El diag­nós­ti­co tem­prano siem­pre re­sul­ta lo me­jor

Cán­cer de ca­be­za y cue­llo por vi­rus del HPV: es pre­ci­so te­ner en cuen­ta los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go.

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

Los es­pe­cia­lis­tas in­vi­ta­ron a po­ner el fo­co en el cán­cer de ca­be­za y cue­llo, una con­di­ción que se pre­sen­ta en la bo­ca, la­rin­ge o fa­rin­ge y que de­tec­ta­da a tiem­po ofre­ce un me­jor pro­nós­ti­co.

Sin em­bar­go, la­men­ta­ble­men­te, mu­chas ve­ces sue­le diag­nos­ti­car­se en for­ma tar­día, pre­sen­tan­do una evo­lu­ción más com­ple­ja. A ni­vel mun­dial, se re­por­tan unos 650.000 ca­sos nue­vos ca­da año y mue­ren más de 350.000 per­so­nas por su cau­sa.

El ta­ba­quis­mo y el con­su­mo en ex­ce­so de al­cohol cons­ti­tu­yen los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go de la en­fer­me­dad y la com­bi­na­ción de am­bos po­ten­cia ese ries­go.

El vi­rus de pa­pi­lo­ma hu­mano com­ple­ta los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go pa­ra desa­rro­llar es­te ti­po de tu­mo­res,so­bre to­do en oro­fa­rin­ge (par­te de la gar­gan­ta ubi­ca­da de­trás de la ca­vi­dad oral).

Lla­ma­ti­va­men­te, en los úl­ti­mos años se es­tá vien­do una dis­mi­nu­ción de los ca­sos ori­gi­na­dos por el ta­ba­quis­mo y/o de al­coho­lis­mo, po­si­ble­men­te atri­bui­dos a una dis­mi­nu­ción de su con­su­mo por una ma­yor con­cien­ti­za­ción so­bre el da­ño que pro­du­cen.

En con­tra­par­ti­da, se evi­den­cia un in­cre­men­to en los pa­cien­tes que lo con­tra­je­ron de­bi­do al vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (HPV).

És­te, por lo ge­ne­ral, se trans­mi­te me­dian­te re­la­cio­nes se­xua­les ora­les sin pro­tec­ción.

Si bien en Amé­ri­ca La­ti­na so­lo cer­ca del 25% de los ca­sos son cau­sa­dos por el vi­rus del HPV, es­te va­lor se en­cuen­tra en au­men­to, aun­que se­gu­ra­men­te es­té le­jos to­da­vía de los que se pre­sen­tan en Nor­tea­mé­ri­ca y al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa, don­de es res­pon­sa­ble de más del 70% de los ca­sos de cán­cer de ca­be­za y cue­llo.

“His­tó­ri­ca­men­te, se tra­tó de una con­di­ción más pre­va­len­te en los va­ro­nes: por ca­da 10 de ellos que lo pa­de­cían, 1 mu­jer te­nía la en­fer­me­dad. Sin em­bar­go, y con­for­me al cre­ci­mien­to del ta­ba­quis­mo fe­me­nino, que se fue dan­do des­de la dé­ca­da del ‘60, es­ta re­la­ción se fue equi­pa­ran­do y hoy prác­ti­ca­men­te se ha igua­la­do la pre­va­len­cia en am­bos se­xos”, co­men­tó la doc­to­ra Patricia Mas­qui­jo Bi­sio, odon­tó­lo­ga, res­pon­sa­ble de Es­to­ma­to­lo­gía de la Uni­dad Fun­cio­nal de Tu­mo­res de Ca­be­za y Cue­llo del Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía Án­gel H. Rof­fo - UBA.

El lla­ma­do a la ac­ción se en­mar­ca el Día Mun­dial Con­tra el Cán­cer de Ca­be­za y Cue­llo, que se con­me­mo­ró el 27 de ju­lio, y re­pre­sen­ta una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra au­men­tar la con­cien­ti­za­ción acer­ca de la im­por­tan­cia de la con­sul­ta al es­pe­cia­lis­ta an­te los sín­to­mas que de­be­rían des­per­tar sos­pe­chas y a con­tro­lar los há­bi­tos que pue­den pre­dis­po­ner su apa­ri­ción.

En­tre otras ma­ni­fes­ta­cio­nes, el cán­cer de ca­be­za y cue­llo sue­le pre­sen­tar dis­fo­nías pro­lon­ga­das, di­fi­cul­tad pa­ra tra­gar, úl­ce­ras en la bo­ca que no ci­ca­tri­zan lue­go de 5 días, do­lor, san­gra­do de en­cías, gan­glios in­fla­ma­dos en el cue­llo y man­chas blan­cas, ro­jas o par­das en la mu­co­sa.

Afor­tu­na­da­men­te, cer­ca de 9 de ca­da 10 ca­sos pue­den ser de­tec­ta­dos sim­ple­men­te con la exa­mi­na­ción de la bo­ca por par­te del es­pe­cia­lis­ta. Del to­tal de diag­nós­ti­cos de cán­cer de ca­be­za y cue­llo,el 44% (4 de ca­da 10) co­rres­pon­den a la bo­ca, 33% se si­túan en la la­rin­ge y el 23% res­tan­te en la fa­rin­ge.

“Uno de los prin­ci­pa­les alia­dos del diag­nós­ti­co tem­prano del cán­cer de bo­ca es el odon­tó­lo­go: se tra­ta del con­tac­to más fre­cuen­te en­tre un pro­fe­sio­nal de la sa­lud que pue­de re­co­no­cer la pa­to­lo­gía y la bo­ca de las per­so­nas afec­ta­das. Por es­te mo­ti­vo, es fun­da­men­tal que ellos co­noz­can la con­di­ción pa­ra po­der sos­pe­char­la y de­ri­var al pa­cien­te con el es­pe­cia­lis­ta”, ma­ni­fes­tó Mar­ce­la Rzep­kaVal­san­gia­co­mo, je­fa del Ser­vi­cio de Odon­to­lo­gía del Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía Án­gel H. Rof­fo - UBA.

Exis­ten di­ver­sas ins­tan­cias que sue­len re­tra­sar el diag­nós­ti­co del cán­cer de ca­be­za y cue­llo. En pri­mer lu­gar, co­mo los sín­to­mas son bas­tan­te ines­pe­cí­fi­cos, los pa­cien­tes sue­len mi­ni­mi­zar­los y no con­sul­tar con su mé­di­co has­ta que se ha per­di­do un tiem­po va­lio­so. Por ejem­plo, una dis­fo­nía que du­ra más de 15 días. Por otra par­te, en al­gu­nos ca­sos los pa­cien­tes sí acu­den al es­pe­cia­lis­ta y és­te no siem­pre iden­ti­fi­ca la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.