El oes­te ca­ta­mar­que­ño pre­sen­ta un pai­sa­je úni­co pa­ra dis­fru­tar.

El oes­te ca­ta­mar­que­ño, don­de se con­cen­tran al­gu­nos de los pi­cos más al­tos de Amé­ri­ca, ofre­ce uno de los re­co­rri­dos más fa­mo­sos.

La Nueva Domingo - - DOMINGO - So­nia Re­ni­son

La pro­vin­cia de Ca­ta­mar­ca en el nor­te ar­gen­tino, ofre­ce los se­cre­tos an­ces­tra­les de una tie­rra que di­bu­ja la “Ru­ta de los Seis mi­les”, por los pi­cos más al­tos del te­rri­to­rio y un sin­fín de atrac­ti­vos en­tre la his­to­ria, la ar­queo­lo­gía y los pon­chos.

Es en el oes­te ca­ta­mar­que­ño don­de se con­cen­tran al­gu­nos de los pi­cos más al­tos de Amé­ri­ca, uno de los cua­les, ofre­ce uno de los re­co­rri­dos más fa­mo­so, el Bal­cón del Pis­sis, un vol­cán de 6882 msnm, y al que se ac­ce­de con guía es­pe­cia­li­za­do.

Tan só­lo el ca­mino que con­du­ce a es­ta re­gión por la Ru­ta Na­cio­nal 60, el pai­sa­je ofre­ce los co­lo­res de los mi­ne­ra­les de las mon­ta­ñas en com­bi­na­cio­nes ple­nas de ver­des, ocres y ro­sa­dos que se ad­mi­ran en la Que­bra­da de Las An­gos­tu­ras.

Des­de Fiam­ba­lá y Ti­no­gas­ta se lle­ga has­ta Chi­le, don­de ade­más en el Pa­ra­je Las Cor­ta­de­ras, exis­te un ho­tel so­li­ta­rio con di­se­ño ex­clu­si­vo y con to­das las co­mo­di­da­des a don­de re­ca­lan los via­je­ros y tu­ris­tas que em­pren­den es­tas tra­ve­sías.

Es­tas dos lo­ca­li­da­des es- tán uni­das por un re­co­rri­do his­tó­ri­co que des­plie­ga la Ru­ta del Ado­be, en cin­cuen­ta ki­ló­me­tros don­de la ar­qui­tec­tu­ra colonial se ad­mi­ra en edi­fi­cios re­cons­trui­dos y em­ble­má­ti­cos.

El ado­be se con­fec­cio­na con ba­rro, pa­ja y es­tiér­col y los mu­ros al­can­zan has­ta un me­tro de an­cho y se pue­den co­no­cer en es­te cir­cui­to tu­rís­ti­co don­de des­de ora­to­rios has­ta an­ti­guas ca­so­nas con­tie­nen la his­to­ria de tres si­glos.

En el pa­ra­je Ani­lla­co (ho­mó­ni­mo del pue­blo rio­jano), la Igle­sia Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio tie­ne has­ta el atrio de ado­be y en la en­tra­da de Fiam­ba­lá se en­cuen­tra otra Igle­sia que es mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal, jun­to a la Bo­de­ga Don Die­go.

En Ti­no­gas­ta, exis­te un au­to­cam­ping con pis­ci­na de gran­des di­men­sio­nes y que en­tre otros atrac­ti­vos pa­ra la fa­mi­lia tie­ne un la­be­rin­to di­se­ña­do en un ca­ña­ve­ral y un pue­blo en ado­be he­cho en mi­nia­tu­ra.

La cu­rio­si­dad de es­te pue­blo en mi­nia­tu­ra es que la Igle­sia re­za el Pa­dre Nues­tro en Qui­chua.

En la ci­ma de la mon­ta­ña, es­tá el Com­ple­jo Ter­mal La Agua­di­ta que dis­fru­tan lo­ca­les y tu­ris­tas de la re­gión mien­tras que en la ve­ci­na Fiam­ba­lá, la ofer­ta ter­mal es co­no­ci­da a ni­vel in­ter­na­cio- nal por des­ple­gar ca­tor­ce pi­le­to­nes que acom­pa­ñan el des­ni­vel de la mon­ta­ña con dis­tin­tas tem­pe­ra­tu­ras.

En el cen­tro del pue­blo, una de las ca­so­nas más an­ti­guas es la Ca­so­na Del Pino que per­te­ne­ció a un ex presidente ar­gen­tino de la dé­ca­da del 30 hoy con­ver­ti­da en hos­pe­da­je y ro­dea­da de cul­ti­vos de oli­vos y vi­des.

Los vi­nos ca­ta­mar­que­ños in­te­gran el nue­vo ma­pa vi­ti­vi­ní­co­la ar­gen­tino y en es­pe­cial, en la Fin­ca Las Re­ta­mas, el men­do­cino Car­los Ari­zu, uno de los ape­lli­dos pio­ne­ros en el desa­rro­llo del vino, ofre­ce ca­da abril, una co­se­cha ma­nual a la luz de la lu­na con la que se ela­bo­ra el vino "Ple­ni­lu­nio", de uva Bio­di­ná­mi­ca, es de­cir, sin adi­ta­men­tos, más que or­gá­ni­ca.

La co­se­cha es un clá­si­co y se con­vir­tió en una fies­ta po­pu­lar con espectáculos mu­si­ca­les y ce­le­bra­ción de la Pa­cha­ma­ma.

Cer­ca, las du­nas de Ta­tón to­ma­ron di­men­sión du­ran­te seis edi­cio­nes del rally Da­kar que pa­só por aquí.

Son un pai­sa­je úni­co con al­tu­ras de has­ta se­sen­ta me- tros de un de­sier­to de are­nas blan­cas es­pe­cial pa­ra prac­ti­car sam­board, el des­li­za­mien­to con una ta­bla por la pen­dien­te de los mé­da­nos.

Ca­pi­tal

La fi­so­no­mía de San Fer­nan­do per­mi­te desa­rro­llar di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, des­de pa­seos co­mer­cia­les y vi­si­tas cul­tu­ra­les has­ta ac­ti­vi­da­des co­mo trek­king, pes­ca y moun­tain bi­ke.

Ade­más con­ser­va di­ver­sos cir­cui­tos re­li­gio­sos, his­tó­ri­cos y ar­queo­ló­gi­cos.

La ciu­dad res­guar­da edi­fi­cios con un gran va­lor his­tó­ri­co que sur­gie­ron en el pro­ce­so de ur­ba­nis­mo de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.