Pen­na: los ni­ños con tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos ne­ce­si­tan ayu­da

Los ni­ños pa­san lar­gas ho­ras, días y -al­gu­nos- se­ma­nas y me­ses in­ter­na­dos. Pa­ra que su es­ta­día sea más lle­va­de­ra, los mé­di­cos or­ga­ni­zan una cam­pa­ña so­li­da­ria.

La Nueva Domingo - - PORTADA - TO­DOS PO­DE­MOS CO­LA­BO­RAR CON AL­GO Laura Gre­go­riet­ti lgre­go­riet­ti@la­nue­va.com

El Ser­vi­cio de He­ma­toOn­co­lo­gía del Hos­pi­tal Pen­na, in­te­gra­do por los pe­dia­tras Mónica Her­nán­dez Ho­ra­cio Ca­fe­rri y Gi­me­na Gil, brin­da aten­ción a pa­cien­tes con leu­ce­mias, lin­fo­mas, tu­mo­res ce­re­bra­les y otros me­nos fre­cuen­tes, co­mo anemias y púr­pu­ras, tan­to de nues­tra ciu­dad co­mo de la zo­na.

Ellos co­no­cen me­jor que na­die las ho­ras, días y has­ta me­ses que pa­san in­ter­na­dos los "pa­cien­ti­tos" con cán­cer re­ci­bien­do qui­mio­te­ra­pia, por lo que de­ci­die­ron tra­tar de ha­cer­les pa­sar ese tiem­po lo más lle­va­de­ro po­si­ble.

"Ter­mi­na­mos de jun­tar en­tre to­dos el di­ne­ro pa­ra com­prar ju­gue­tes pa­ra el Día del Ni­ño y le di­je a Gi­se­lle, la se­cre­ta­ria del ser­vi­cio de he­ma­to­lo­gía, que si so­bra­ba al­go que lo in­vir­tié­ra­mos en li­bros pa­ra for­mar una bi­blio­te­ca. Los chi­cos pa­san mu­cho tiem­po en esas sa­las in­fun­dién­do­se la qui­mio pa­ra sus tra­ta­mien­tos. Al­gu­nos es­tán una ho­ra, otros 6, mien­tras que otros se tie­nen que que­dar va­rios días pa­ra ha­cer blo­ques de qui­mio y otros per­ma­ne­cen in­ter­na­dos por otros mo­ti­vos que son muy fre­cuen­tes co­mo in­fec­cio­nes, lle­gan­do a es­tar 15 días o me­ses. Por eso ne­ce­si­ta­mos ha­cer que sus días no sean tan pe­sa­dos, que los pue­dan so­bre­lle­var de otra ma­ne­ra", di­jo la he­ma­to-on­có­lo­ga Mónica Her­nán­dez.

Si bien ya co­men­za­ron a lle­gar las do­na­cio­nes de li­bros, el Ser­vi­cio no po­see un lu­gar fí­si­co pa­ra guar­dar­los y con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas pa­ra que el pol­vi­llo no afec­te la sa­lud de los chi­cos que son in­mu­no­com­pro­me­ti­dos.

"Lo ideal se­ría que fue­ran li­bros nue­vos y si son usa­dos, en óp­ti­mas con­di­cio­nes. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos que un car­pin­te­ro nos ha­ga una bi­blio­te­ca con puer­tas pa­ra man­te­ner a los li­bros ale­ja­dos del pol­vo".

El Hos­pi­tal Pen­na, a ni­vel pú­bli­co y el Ita­liano, de ca­rác­ter pri­va­do, son las dos úni­cas ins­ti­tu­cio­nes que tra­tan a pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos pe­diá­tri­cos.

"Acá to­do se ha­ce a pul­món. Es­ta­mos in­ten­tan­do que nos den una sa­la más am­plia, con luz na­tu­ral, por­que don­de es­ta­mos es to­do ce­rra­do, muy pe­que­ño y con la can­ti­dad de chi­cos que se van agre­gan­do a ve­ces se com­pli­ca el te­ma del es­pa­cio. Yo me for­mé en el Ga­rrahan, don­de tie­nen un hos­pi­tal de día im­pe­ca­ble, con sa­la de jue­gos pa­ra que los chi­cos mien­tras es­tán rea­li­zan­do la qui­mio pue­dan es­tar en­tre­te­ni­dos en otra co­sa, pe­ro pa­ra me­jo­rar la par­te edi­li­cia nos fal­ta mu­cho y te­ne­mos que arre­glar­nos con lo que te­ne­mos", des­ta­có emo­cio­na­da.

Ade­más de los li­bros y la bi­blio­te­ca, la gen­te pue­de co­la­bo­rar con otras co­sas sim­ples y que es­tán al al­can­ce de to­dos: al­cohol en gel (por el tras­pa­so de las bac­te­rias), fi­bras, cra­yo­nes, tém­pe­ras, pin­ce­les, acua­re­las, ho­jas y li­bros pa­ra pin­tar. Y pa­ra los más gran­des, al­gu­na no­ve­la ju­ve­nil y los que pue­dan, al­gu­na plays­ta­tion o joys­tick.

"Hay una so­la play pa­ra que jue­guen los chi­cos pe­ro no se pue­de usar por­que los joys­tick es­tán ro­tos. Y esos apa­ra­tos en la sa­la de ais­la­mien­to ayu­dan a que el tiem­po pa­se más rá­pi­do", agre­gó.

"Cues­ta ha­cer­los leer a los más gran­des, pe­ro con­fío en ha­cer­los vol­ver un po­co a las pá­gi­nas de li­bros que tan­to te abren la men­te, mu­cho más que una ta­blet o un ce­lu­lar", des­ta­có Mónica.

Los que pue­dan co­la­bo­rar con al­gu­nas de es­tas co­sas po­drán acer­car­las has­ta la me­sa de en­tra­da del Hos­pi­tal Pen­na, en­tran­do por la puer­ta prin­ci­pal, o lla­mar a Gi­se­lle, la se­cre­ta­ria del ser­vi­cio, al 291-5768439.

PA­BLO PRESTI-LA­NUE­VA.

del ser­vi­cio de He­ma­to-On­co­lo­gía del Hos­pi­tal Pen­na, tra­ba­ja con los tam­bién mé­di­cos Ho­ra­cio Ca­fe­rri y Gi­me­na Gil. Mónica Her­nán­dez,

La pe­que­ña sa­la don­de los ni­ños re­ci­ben la qui­mio­te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.