En su úl­ti­ma gi­ra, Iña­ki Ur­le­za­ga se des­pi­de de Bahía

El gran bai­la­rín Ur­le­za­ga con­clu­yó ano­che la se­gun­da fun­ción en el mar­co de su re­ti­ro de los es­ce­na­rios. Es­ta no­che es la ter­ce­ra y úl­ti­ma jun­to al Ba­llet y la Or­ques­ta.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Ste­lla Ma­ris Sa­lo­món Es­pe­cial pa­ra “La Nue­va.”

El exi­mio bai­la­rín ar­gen­tino Iña­ki Ur­le­za­ga ce­rra­rá es­ta no­che en el Teatro Mu­ni­ci­pal su tri­ple pre­sen­ta­ción en nues­tra ciu­dad. La ci­ta con el me­jor ba­llet del mun­do se­rá a par­tir de las 20, con lo­ca­li­da­des ago­ta­das, y co­men­za­rá a mar­car el re­ti­ro de los es­ce­na­rios del ta­len­to­so ar­tis­ta lue­go de ca­si 30 años de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. “Es el fi­nal desea­do”, di­ce.

Iña­ki se ale­ja de los es­ce­na­rios, al me­nos en su rol de in­tér­pre­te. Es ha­bi­tual que los ar­tis­tas de la dan­za, al igual que los de­por­tis­tas, se re­ti­ren tem­pra­na­men­te. Es que el ins­tru­men­to, tan­to en el ba­llet co­mo en el de­por­te, lo cons­ti­tu­ye el pro­pio cuer­po y el tiem­po y la na­tu­ra­le­za son los en­car­ga­dos de po­ner el lí­mi­te.

Las ru­sas Ga­li­na Ula­no­va, Maia Pli­setz­ka­ya y la cu­ba­na Ali­cia Alon­so, fi­gu­ras des­ta­ca­das del ba­llet del pa­sa­do si­glo, dan­za­ron has­ta los 54, 65 y 75 años, res­pec­ti­va­men­te.

Su per­ma­nen­cia fue sos­te­ni­da por el mag­né­ti­co ta­len­to que po­seían y es­pe­cial­men­te por el fer­vor del pú­bli­co.

El re­ti­ro su­po­ne un ali­vio fí­si­co a la vez que una do­lo­ro­sa de­ci­sión y lo cier­to es que, des­pués de ese hi­to en la ca­rre­ra de un bai­la­rín destacado, co­mien­za un ca­mino - co­reo­gra­fía, do­cen­cia, di­rec­ción - que abre un nue­vo ho­ri­zon­te.

Con tres fun­cio­nes (10,11 y 12 de agos­to en el Teatro Mu­ni­ci­pal), la ter­ce­ra de las cua­les ten­drá lu­gar es­ta no­che a las 20, Iña­ki Ur­le­za­ga se des­pi­de de Bahía Blan­ca.

Vino acom­pa­ña­do por la pri­me­ra bai­la­ri­na Ga­brie­la Al­ber­ti, for­ma­da co­mo él en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te del Teatro Co­lón.

Nues­tro Ba­llet del Sur, di­ri­gi­do por Ri­car­do Alfonso, ha ofre­ci­do su digno mar­co en las tres pre­sen­ta­cio­nes, pro­gra­ma­das por el Mi­nis­te­rio de Ges­tión Cul­tu­ral de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Pre­ci­sa­men­te, la ac­tua­ción del vier­nes - que co­men­ta­re­mos en la pre­sen­te no­ta – con­tó con la pre­sen­cia de au­to­ri­da­des: el mi­nis­tro de Ges­tión Cul­tu­ral, Ale­jan­dro Gómez; el coor­di­na­dor de los Or­ga­nis­mos Ar­tís­ti­cos del Sur, Jo­sé González Ca­sa­li; el in­ten­den­te de Bahía Blan­ca, Héc­tor Gay y el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cul­tu­ral, Ri­car­do Mar­go.

El pro­gra­ma es­tu­vo con­for­ma­do por el se­gun­do ac­to (el de­no­mi­na­do “blan­co”) de un ba­llet ro­mán­ti­co tra­di­cio­nal, “Gi­se­lle” y “Siem­pre Bue­nos Ai­res”, una co­reo­gra­fía que abor­da el “tan­go es­ce­na­rio o es­cé­ni­co”, co­mo se de­no­mi­na a la fu­sión de la dan­za clá­si­ca con el tan­go de sa­lón, que sus­ti­tu­ye al­gu­nos cor­tes por acro­ba­cias y re­mar­ca en­fá­ti­ca­men­te el es­pí­ri­tu de nues­tro “dos por cua­tro”.

El pa­sa­do vier­nes, a teatro col­ma­do - (“lo­ca­li­da­des ago­ta­das” los tres días) - apre­cia­mos en pri­mer tér­mino el Ac­to II de “Gi­se­lle”, obra en dos ac­tos es­tre­na­da en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, con mú­si­ca de Adolph Adam y co­reo­gra­fía de Jean Co­ra­lli, Ju­les Pe­rrot y Ma­rius Pe­ti­pa en re­po­si­ción de Ber­nard Cour­tot de Bou­te­llier.

Los re­que­ri­mien­tos pa­ra la pri­me­ra fi­gu­ra –Al­brecht - son es­pe­cial­men­te ex­pre­si­vi­dad y re­sis­ten­cia, pues­to que la con­sig­na del ar­gu­men­to es “con­de­na­do a bai­lar has­ta mo­rir”. Y en es­ta si­tua­ción per­ma­ne­ce por lar­go tiem­po, has­ta el ama­ne­cer el Prín­ci­pe aco­sa­do por las per­ver­sas Wi­lis. Pe­ro Gi­se­lle con la ofren­da de su in­men­so amor lo­gra ven­cer el de­sig­nio que im­po­ne la ma­lé­fi­ca Rei­na de Wi­lis.

Ga­brie­la Al­ber­ti ela­bo­ró una in­grá­vi­da Gi­se­lle, muy se­gu­ra en los mo­men­tos de com­pro­mi­so téc­ni­co, cuan­do en los “so­los” se le exi­gen ver­ti­gi­no­sos en­la­ces o equi­li­brios sos­te­ni­dos.

Iña­ki Ur­le­za­ga apor­tó a su Al­brecht el sen­ti­mien­to de una pe­na pro­fun­da y cul­pa­ble y sor­teó sin di­fi­cul­tad las de­man­das de tal rol pro­ta­gó­ni­co. Ca­rac­te­rís­ti­ca a des­ta­car es la evi­den­cia de su pu­ra es­cue­la en ca­da evo­lu­ción.

Un apor­te lo­cal sig­ni­fi­ca­ti­vo fue la pre­sen­cia de Ca­ro­li­na Ba­sual­do en Myrt­ha, Rei­na de las Wi­lis.

En las an­tí­po­das de la frá­gil y do­li­da Gi­se­lle apa­re­ce es­ta ai­ro­sa con­tra­fi­gu­ra com­pues­ta por Ba­sual­do, li­via­na en su vue­lo y fuer­te des­de una pos­tu­ra ma­jes­tuo­sa.

So­lis­tas y Cuer­po de Bai­le es­tu­vie­ron en desem­pe­ño apro­pia­do.

EMMANUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.