In­ten­ta pro­du­cir blo­ques y bal­do­sas con plás­ti­co re­ci­cla­do y a me­nor cos­to

Tras que­dar­se sin tra­ba­jo, Ru­bén En­ri­ques, un ve­cino de In­ge­nie­ro Whi­te, in­ten­ta po­ner en mar­cha la pro­duc­ción de bal­do­sas y blo­ques uti­li­zan­do plás­ti­co re­ci­cla­do.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Pa­blo An­drés Al­va­rez pal­va­rez@la­nue­va.com

Ru­bén En­ri­ques es­tá acos­tum­bra­do a pe­lear­la de aba­jo. Na­ci­do en In­ge­nie­ro Whi­te y cria­do en el bu­le­var Juan B. Jus­to, don­de ac­tual­men­te es­tá ra­di­ca­do jun­to a su fa­mi­lia, tras que­dar des­em­plea­do ideó un pro­yec­to cons­truc­ción sus­ten­ta­ble, eco­ló­gi­co y so­li­da­rio.

“Se tra­ta de la fa­bri­ca­ción de bal­do­sas y blo­ques a par­tir del plás­ti­co re­ci­cla­do”, cuen­ta en su hu­mil­de vi­vien­da de Jor­ge Can­ning 3047, a dos cua­dras de la can­cha de Hu­ra­cán.

Un año atrás, Ru­bén tra­ba­ja­ba en un em­pren­di­mien­to que se de­di­ca­ba a los cer­cos re­cu­pe­ra­bles.

“Pe­ro por la cri­sis el tra­ba­jo mer­mó y que­dé des­em­plea­do. El pa­trón, pa­ra no de­jar­me ti­ra­do, me prestó la má­qui­na vi­bra­do­ra, el trom­po y un par de mol­des. Con eso em­pe­cé a pro­du­cir bal­do­sas de con­cre­to”.

Miem­bro de la So­cie­dad de Fo­men­to del ba­rrio, en­con­tró en “Co­có” Dis­té­fano y en el de­le­ga­do mu­ni­ci­pal Ru­bén Cal­dez la in­cen­ti­va­ción ne­ce­sa­ria pa­ra bus­car­le una vuel­ta eco­ló­gi­ca y sus­ten­ta­ble a su tra­ba­jo.

“Ru­bén me tra­jo una bol­sa con plás­ti­co tri­tu­ra­do de la EcoP­lan­ta de Ce­rri y em­pe­cé a ex­pe­ri­men­tar. Y la ver­dad que fun­cio­na, por­que es más li­viano y abarata mu­cho los cos­tos. Y prác­ti­ca­men­te tie­ne la mis­ma útil que el con­cre­to”, se­ña­ló En­ri­ques.

Ideal pa­ra pla­zas y pa­seos, Ru­bén se­ña­la que mez­cla el plás­ti­co con ce­men­to, aho­rrán­do­se la are­ni­lla y las pie­dras, y lue­go lo de­ja fra­guar en los mol­des por es­pa­cio de tres días.

“Ade­más de los bal­do­so­nes, pu­de ha­cer blo­ques, que pue­den ser­vir pa­ra la cons­truc­ción de ca­sas pa­ra gen­te ca­ren­cia­da”.

Los bal­do­so­nes los pin­ta con acei­te de co­ci­na usa­do, que pi­de en al­gu­nas ro­ti­se­rías.

“Lo mez­clo con ga­soil y que­dan pa­re­jos y bri­llan­tes”, re­mar­có.

En su úl­ti­ma vi­si­ta a In­ge­nie­ro Whi­te, el in­ten­den­te Héc­tor Gay lo in­cen­ti­vó a con­ti­nuar su em­pren­di­mien­to.

“Me ofre­cie­ron ir a tra­ba­jar a la EcoP­lan­ta pa­ra fa­bri­car y usar­los en , pe­ro mi in­ten­ción es po­der ad­qui­rir la má­qui­na tri­tu­ra­do­ra e in­cre­men­tar la pro­duc­ción”.

Su in­ten­ción de que­rer pro­du­cir en su pro­pio es­pa­cio se de­be, di­ce En­ri­ques, al ob­je­ti­vo de ayu­dar a su ba­rria­da.

“Mi pro­yec­to es com­prar­le el plás­ti­co a la gen­te del ba­rrio, pa­ra que pue­da ga­nar unos pe­sos y pa­ra que co­mien­ce a con­cien­ti­zar­se so­bre la im­por­tan­cia de la se­pa­ra­ción de re­si­duos en ori­gen. Y, ade­más, si el tra­ba­jo cre­ce, po­der ge­ne­rar fuen­tes de tra­ba­jo”, aña­dió.

La má­qui­na tie­ne un cos- to de al­re­de­dor de 60 mil pe­sos.

“Yo no quie­ro que me re­ga­len na­da, sino que pue­da te­ner ac­ce­so a un cré­di­to que iría pa­gan­do con la ven­ta de es­tos pro­duc­tos. Mu­cha gen­te me vino a ver, pe­ro no ten­go stock pa­ra ven­der. Por aho­ra só­lo ten­go la idea”.

“La ver­dad que fun­cio­na, por­que es más li­viano y abarata mu­cho los cos­tos. Y prác­ti­ca­men­te tie­ne la mis­ma útil que el con­cre­to”, se­ña­ló En­ri­ques.

Ru­bén En­ri­ques ha­lló una al­ter­na­ti­va eco­ló­gi­ca pa­ra la cons­truc­ción.

Los bal­do­so­nes pue­den ser uti­li­za­dos en es­pa­cios pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.