Ber­lín lu­cha por la con­ti­nui­dad de sus huer­tos ur­ba­nos

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Ma­rie Ju­lien

Los huer­tos ur­ba­nos de Oeyn­hau­sen, is­lo­tes de na­tu­ra­le­za al ai­re li­bre en Ber­lín, lu­chan por no des­apa­re­cer ba­jo las ex­ca­va­do­ras, un pe­li­gro pa­ra mu­chos de es­tos oa­sis ver­des en una ciu­dad to­ma­da por los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios.

A la en­tra­da de es­tos huer­tos ur­ba­nos de Oeyn­hau­sen, al sur oes­te de Ber­lín, don­de las ra­nas croan a la som­bra de los ár­bo­les fru­ta­les y los go­rrio­nes re­vo­lo­tean so­bre las za­naho­rias y las le­chu­gas, tam­bién han bro­ta­do las pan­car­tas que pi­den la "no des­truc­ción de los huer­tos".

Dos ter­cios de los 131.000 me­tros cua­dra­dos de es­ta "co­lo­nia" de jar­di­nes se ce­die­ron en 2008 a un fon­do que pre­ten­de aho­ra re­ven­der­los a un pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio o, si se le im­pi­de, re­cla­mar mi­llo­nes de eu­ros de in­dem­ni­za­ción.

Los cul­ti­va­do­res de los huer­tos le han de­cla­ra­do la gue­rra y exi­gen que el lu­gar no sea edi­fi­ca­ble.

"Ac­tual­men­te es un te­rreno pa­ra cons- truir", re­pli­có Bern­hard Haass, el abo­ga­do del fon­do Lo­rac, ata­can­do a los "fa­bu­lo­sos pri­vi­le­gios" de los que se be­ne­fi­cian los cul­ti­va­do­res en uno de los ba­rrios más co­ti­za­dos

A unos mi­nu­tos de los trans­por­tes pú­bli­cos y de la au­to­pis­ta, es­te apa­ci­ble lu­gar "es­tá pre­des­ti­na­do pa­ra vi­vien­das", in­sis­tió Henrik Thom­sen, un res­pon­sa­ble de la pro­mo­to­ra Groth, a la que se ha ad­ju­di­ca­do la com­pra.

"Ber­lín ne­ce­si­ta vi­vien­das, por lo que hay que de­ci­dir­se, ¿o sal­va­mos los huer­tos o cons­trui­mos 700 apar­ta­men­tos?", ma­ni­fes­tó.

Se­gún el Se­na­do de Ber­lín, la ciu­dad ne­ce­si­ta de 10 a 15.000 nue­vas vi­vien­das por año, pe­ro los ber­li­ne­ses de­fien­den con uñas y dien­tes sus es­pa­cios ver­des. En 2014, pa­ra­ron la cons­truc­ción de edi­fi­cios en el an­ti­guo ae­ro­puer­to de Tem­pel­hof, si­tua­do en el mis­mo Ber­lín y trans­for­ma­do en par­que.

Re­fe­rén­dum ciu­da­dano, pe­ri­ta­je, interpelación de po­lí­ti­cos, los cul­ti­va­do­res de Oeyn­hau­sen mul­ti­pli­can sus ini­cia­ti­vas. "Si no hu­bié­ra­mos lu­cha­do, las ex­ca­va­do­ras ya es­ta­rían aquí", es­ti­mó Hol­ger Jost, un ju­bi­la­do de 63 años.

An­te las ca­jas de aho­rros va­cías de la ca­pi­tal ale­ma­na y an­te una cre­cien­te pre­sión in­mo­bi­lia­ria, "es­tos con­flic­tos van a ser ca­da vez más fre­cuen­tes", con­si­de­ró Ste­fan Grun­dei, res­pon­sa­ble de la fe­de­ra­ción de huer­tos co­mu­ni­ta­rios BDG.

Con 67.000 par­ce­las, Ber­lín es la ciu­dad ale­ma­na más ri­ca en huer­tos. Pe­ro "pa­re­ce que la can­ti­dad va a ba­jar", pre­ci­só Grun­dei. Ya en 2010, una co­lo­nia cer­ca de la ele­gan­te ave­ni­da Ku­damm se con­vir­tió en un es­pa­cio pa­ra lofts.

Si, fren­te a una po­bla­ción ca­da vez más en­ve­je­ci­da, al­gu­nas re­gio­nes de Ale­ma­nia ape­nas en­cuen­tran cul­ti­va­do­res pa­ra sus par­ce­las, en la ca­pi­tal se han he­cho has­ta co­las. In­clu­so du­ran­te años.

Asig­na­dos por una du­ra­ción ili­mi­ta­da, só­lo el 5,2% de los huer­tos cam­bia de due­ño ca­da año. Des­pués de la re­com­pra ini­cial de ár­bo­les y equi­pa­mien­tos ya pre­sen­tes, un huer­to cues­ta al­re­de­dor de un eu­ro al día, re­don­deó Tho­mas Wag­ner, de la fe­de­ra­ción BDG. "Las ver­du­ras no son só­lo pa­ra los pri­vi­le­gia­dos", in­sis­tió.

La me­dia de edad de los cul­ti­va­do­res es to­da­vía de 60 años, pe­ro em­pie­za a dis­mi­nuir con la lle­ga­da de fa­mi­lias, de­seo­sas de po­ner a sus hi­jos en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Hol­ger Jost qui­so ha­ce nue­ve años un huer­to con la es­pe­ran­za de que su hi­jo se in­tere­sa­se por el cul­ti­vo de ver­du­ras. El ni­ño cre­ció, pe­ro el pa­dre si­gue apre­cian­do tan­to co­mo an­tes sus 300 m² de huer­ta. Al igual que Al­ban Bec­ker, pre­si­den­te de la aso­cia­ción de Oeyn­hau­sen, que al­qui­la "la gran opor­tu­ni­dad de re­la­ja­ción" que dan es­tos es­pa­cios.

"Las huer­tas jue­gan un im­por­tan­te pa­pel en Ber­lín", per­mi­tien­do un es­pa­cio de vi­da, in­clu­so de su­per­vi­ven­cia, a los pe­ti­rro­jos, co­ne­jos, zo­rros... y bo­ca­na­das de ai­re a la ciu­dad pa­ra re­fres­car­se en ve­rano, reite­ró.

Aun­que en su ba­ta­lla pa­ra so­bre­vi­vir, los huer­tos ur­ba­nos de­ben tam­bién ha­cer un es­fuer­zo. Tie­nen que "apor­tar al­go po­si­ti­vo al con­jun­to de la so­cie­dad", con­si­de­ró Ste­fan Grun­dei, y li­be­rar­se de la per­sis­ten­te ima­gen de es­pa­cio en­ce­rra­do en rí­gi­das nor­mas, po­bla­dos de vie­jos ma­niá­ti­cos que cri­ti­can los par­te­rres del ve­cino.

En Oeyn­hau­se, las ala­me­das es­tán abier­tas pa­ra los pa­sean­tes, el res­tau­ran­te y su te­rra­za tam­bién y car­te­les edu­ca­ti­vos en­se­ñan los se­cre­tos de la na­tu­ra­le­za. Los ex­ce­den­tes de fru­tas y ver­du­ras cul­ti­va­das se co­lo­can de­lan­te del huer­to. Só­lo hay que ser­vir­se.

Se­gún el Se­na­do de Ber­lín, la ciu­dad ne­ce­si­ta la con­cre­ción de 10.000 a 15.000 nue­vas vi­vien­das por año, pe­ro los ber­li­ne­ses de­fien­den con uñas y dien­tes sus es­pa­cios ver­des.

Ma­rie Ju­lien AFP-NA.

es pe­rio­dis­ta de la agen­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.