Abor­to: “El pro­to­co­lo es­tá con­tra la vi­da”

El ar­zo­bis­po de San Juan, mon­se­ñor Al­fon­so Del­ga­do, con­si­de­ró que el re­gla­men­to vio­la la Cons­ti­tu­ción.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

El ar­zo­bis­po de San Juan, mon­se­ñor Al­fon­so Del­ga­do, con­si­de­ró que el pro­to­co­lo pa­ra la rea­li­za­ción de abor­tos no pu­ni­bles di­fun­di­do por el mi­nis­te­rio de Sa­lud contradice dis­po­si­cio­nes de ma­yor ran­go y vio­la la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal.

Pe­se a que el je­fe de Ga­bi­ne­te, Aní­bal Fer­nán­dez, de­cla­ró que el abor­to no es­ta­ba en la agenda, el pre­la­do juz­gó que el pro­to­co­lo "es bien cla­ro y pre­ten­de arra­sar con la ley, la Cons­ti­tu­ción y los De­re­chos Hu­ma­nos.

"Es­te pro­to­co­lo aten­ta con­tra el pri­mer de­re­cho hu­mano, el de­re­cho a la vi­da. En es­te ca­so, se tra­ta de la vi­da del ser más inocen­te e iner­me: el ni­ño por na­cer, que ya tie­ne do­cu­men­to de iden­ti­dad pro­pio, su ADN. Si se apli­ca­ra, el ni­ño por na­cer se­gui­ría con su de­re­cho a he­re­dar, pe­ro no ten­dría de­re­cho a na­cer. Es un ab­sur­do de con­se­cuen­cias muy gra­ves", ma­ni­fes­tó el ar­zo­bis­po.

Pa­ra mon­se­ñor Del­ga­do, el pro­to­co­lo apro­ba­do por el go­bierno na­cio­nal tam­bién vio­la el de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal a la ob­je­ción de con­cien­cia de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud.

"Es otro de­re­cho hu­mano bá­si­co de cual­quier per­so­na fren­te a ac­cio­nes que lo quie­ran obli­gar a vio­lar su con­cien­cia y sus con­vic­cio­nes", ob­ser­vó.

El ar­zo­bis­po san­jua­nino tam­bién pu­so el fo­co en las con­se­cuen­cias fí­si­cas y psí­qui­cas de las mu­je­res que pa­sa­ron por la ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca de un abor­to.

"¡Los si­có­lo­gos en­tien­den lo di­fí­cil que es cu­rar el pro­fun­do do­lor del al­ma de es­tas per­so­nas cuan­do lle­gan a to­mar con­cien­cia de lo que han he­cho con­tra la vi­da de un ser hu­mano!", di­jo el sa­cer­do­te.

Mon­se­ñor Del­ga­do tam­bién ex­pre­só: "Si al­guien reali­zó o par­ti­ci­pó en la muer­te de un ni­ño por na­cer, les pi­do que no pier­dan la es­pe­ran­za de la mi­se­ri­cor­dia de Dios.

"El ca­mino es el en­cuen­tro con la ver­dad y el per­dón de Dios, y con­ver­tir esa he­ri­da en ayu­da efi­caz pa­ra que otros ni­ños ame­na­za­dos pue­dan lle­gar a vi­vir, trans­mi­tien­do la ex­pe­rien­cia do­lo­ro­sa a otras mu­je­res y tra­ba­jan­do por la vi­da de los más vul­ne­ra­bles", ma­ni­fes­tó.

De­re­chos

De acuer­do a la nor­ma­ti­va vi­gen­te, en Ar­gen­ti­na to­da mu­jer, ni­ña, ado­les­cen­te y, en ge­ne­ral, to­da per­so­na con ca­pa­ci­dad de ges­tar, tie­ne de­re­cho a so­li­ci­tar una in­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo que cur­sa se­gún los mis­mos es­tán­da­res de ca­li­dad que el res­to de los ser­vi­cios de sa­lud. Es­to es cuan­do el em­ba­ra­zo re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra la vi­da de la mu­jer y es­te pe­li­gro no pue­da ser evi­ta­do Avan­ce. La se­ma­na pa­sa­da el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción ha­bía pu­bli­ca­do en su web el pro­to­co­lo ac­tua­li­za­do y los cam­bios fue­ron cri­ti­ca­dos por la Igle­sia Ca­tó­li­ca. ANP e ILE. En par­ti­cu­lar cues­tio­na­ron que en lu­gar de ha­blar de abor­to no pu­ni­ble (ANP) se ha­ga re­fe­ren­cia a la in­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo (ILE) y que se ex­clu­ya la ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal. Ci­fras. El mi­nis­te­rio de Sa­lud con­si­de­ra que en la Ar­gen­ti­na se rea­li­zan en­tre 370 y 522 mil in­te­rrup­cio­nes de em­ba­ra­zos por año, pe­ro acla­ra que es­tas ci­fras son es­ti­ma­ti­vas ya que, por tra­tar­se de una prác­ti­ca clan­des­ti­na, no se dis­po­ne de da­tos pre­ci­sos. por otros me­dios.

Si el em­ba­ra­zo re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra la sa­lud de la mu­jer y es­te pe­li­gro no pue­da ser evi­ta­do por otros me­dios (el con­cep­to de sa­lud in­vo­lu­cra el as­pec­to fí­si­co, psí­qui­co, men­tal y emo­cio­nal), o cuan­do el em­ba­ra­zo pro­vie­ne de una vio­la­ción, lo cual ob­via­men­te in­clu­ye a la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual o men­tal. Pa­ra ha­cer­lo efec­ti­vo só­lo se so­li­ci­ta una de­cla­ra­ción ju­ra­da de la víc­ti­ma o su re­pre­sen­tan­te le­gal don­de afir­me que el em­ba­ra­zo es pro­duc­to de ella.

Por es­to, se su­bra­ya que "pa­ra la rea­li­za­ción de una ILE nun­ca es exi­gi­ble la de­nun­cia po­li­cial o ju­di­cial de vio­la­ción". Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

RE­VIS­TA-AMAU­TA.ORG

Des­de la Igle­sia Ca­tó­li­ca sos­tie­nen que “es un ab­sur­do de con­se­cuen­cias muy gra­ves".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.