El sín­dro­me de Es­to­col­mo

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ro­ber­to Fer­mín Ber­tos­si

No ha­brá lle­ga­do el tiem­po de in­te­rro­gar­nos in­di­vi­dual y co­lec­ti­va­men­te, con to­do el de­te­ni­mien­to, la in­tros­pec­ción y el rea­lis­mo que sean ne­ce­sa­rios, si, en tér­mi­nos de ciu­da­da­nía, de de­mo­cra­cia, de po­lí­ti­ca, de economía, de usos y con­su­mos, etc., de al­gún mo­do, ca­da uno y ca­da cual no se en­cuen­tra atra­pa­do, al­can­za­do o con­ta­gia­do por es­te sín­dro­me?

El sín­dro­me de Es­to­col­mo es una reac­ción pa­to­ló­gi­ca cu­yas víc­ti­mas desa­rro­llan una re­la­ción de com­pli­ci­dad y has­ta víncu­los afec­ti­vos con quie­nes los han tor­tu­ra­do, da­ña­do, ro­ba­do, men­ti­do y per­ju­di­ca­do, una y otra vez: dic­ta­do­res, ti­ra­nue­los, po­lí­ti­cos, eco­no­mis­tas, opi­nó­lo­gos y co­rrup­tos de to­da la­ya.

Las víc­ti­mas que ex­pe­ri­men­tan ese sín­dro­me desa­rro­llan tí­pi­ca­men­te dos ti­pos de reac­ción an­te múl­ti­ples y di­ver­sas si­tua­cio­nes ve­ja­to­rias: 1) por una par­te, ex­pre­san de al­gu­na ma­ne­ra sen­ti­mien­tos, ac­ti­tu­des y de­ci­sio­nes fa­vo­ra­bles a sus vic­ti­ma­rios (go­ber­nan­tes, opi­nó­lo­gos, etc.); 2) anidan mie­do e ira con­tra las au­to­ri­da­des, lo que ex­pli­ca y pre­di­ce que pue­dan ne­gar o de­fen­der lo ma­ni­fies­ta­men­te ad­ver­so a su pro­pio bie­nes­tar.

¿Aca­so no es­cu­cha­mos res­pec­to de po­lí­ti­cos o me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que “na­die los vo­tó”, “na­die les cree”, “na­die los lee”, “na­die los es­cu­cha”, etc.? ¿Que los po­lí­ti­cos “no sa­ben na­da y se ro­ban to­do”, que “to­dos son igual­men­te co­rrup­tos” o -¡y en cuán­tos ca­sos!- “in­gre­só a la po­lí­ti­ca sin una mo­ne­da y fí­je­se aho­ra”.

Los pa­de­cien­tes de di­cho sín­dro­me se vie­nen acos­tum­bran­do a acep­tar pa­si­va­men­te una cons­tan­te in­tru­sión sen­so­rial y con­fis­ca­cio­nes pa­tri­mo­nia­les (más im­pues­tos y ta­ri­fas pa­ra me­nos y peo­res ser­vi­cios, más re­ten­cio­nes pa­ra peo­res in­fra­es­truc­tu­ras, más po­pu­lis­mo y pri­vi­le­gios pa­ra me­nos de­sa­rro­llo hu­mano ciu­da­dano tan­to co­mo na­da de na­da en ma­te­ria de eco­no­mías re­gio­na­les, etc.).

Tan tre­men­da ac­ti­tud pa­si­va ter­mi­na sien­do una ser­vi­dum­bre men­tal, una ver­da­de­ra es­cla­vi­tud, así co­mo la con­fi­gu­ra­ción de es­can­da­lo­sos des­po­jos en el or­den pa­tri­mo­nial, to­do lo cual vie­ne pos­ter­gan­do bie­nes­tar, sa­cri­fi­cios com­par­ti­dos, bien co­mún y paz so­cial.

¿Quié­nes tran­sa­ron dig­ni­dad y jú­bi­lo por as­cuas en los ha­be­res de ju­bi­la­dos, maes­tros ru­ra­les, etc.? ¿Quié­nes se que­da­ron con tan­tí­si­mo di­ne­ro ajeno? ¿Quié­nes se guar­dan en sus bol­si­llos vir­tua­les de pa­raí­sos fis­ca­les, los di­ne­ros pú­bli­cos de la co­rrup­ción en las li­ci­ta­cio­nes? ¿Quié­nes lle­van a la ra­dio o a la te­le­vi­sión a esos su­je­tos que han con­tri­bui­do a la mi­se­ria de sus se­me­jan­tes tra­tán­do­les co­mo se­ño­res?

¡És­ta es la gran obs­ce­ni­dad! ¿Có­mo va­mos a po­der re­cu­pe­rar la Pa­tria, los va­lo­res o edu­car si en es­ta con­fu­sión ya no se sa­be si la gen­te es co­no­ci­da por “cum­plir con su de­ber” o por co­rrup­ta? ¿Aca­so no es un cri­men que a mi­llo­nes de per­so­nas -cul­po­sa o do­lo­sa­men­te em­po­bre­ci­das­se les qui­te aún lo po­co que les co­rres­pon­de? ¿Cuán­tos es­cán­da­los he­mos pre­sen­cia­do, y to­do si­gue igual, nin­guno de esos va pre­so?

Igual­men­te, mu­cha gen­te sa­be que cier­tos po­lí­ti­cos, me­dios y pe­rio­dis­tas le mien­ten, pe­ro pa­re­ce una ola de tal mag­ni­tud co­mo que ya no se la pu­die­ra im­pe­dir ni re­ver­tir. Nos re­fe­ri­mos a esos su­je­tos (su­per­es­pon­so­rea­dos por los vic­ti­ma­rios de los con­su­mis­tas) que cual pseu­do­me­teo­ró­lo­gos pro­me­ten o afir­man a tam­bor ba­tien­te ver­da­de­ras “cer­te­zas” y lue­go, sin par­pa­deo ni bal­bu­ceos, ex­pli­can des­ca­ra­da­men­te por­que sus afir­ma­cio­nes no lle­ga­ron si­quie­ra a sub­ca­te­go­ría de con­je­tu­ras, de­nun­cian­do in­va­ria­ble­men­te que sus afir­ma­cio­nes fue­ron sa­ca­das de con­tex­to…

So­lo la en­car­na­ción de es­te sín­dro­me de Es­to­col­mo pue­de ex­pli­car y pre­de­cir es­ce­na­rios en los que una ma­sa re­afir­ma­rá a mo­rir que na­die los vo­tó pe­ro “vol­ve­rán” a vo­tar­los; que na­die les cre­yó pe­ro “vol­ve­rán” a creer­les, que na­die los le­yó pe­ro “vol­ve­rán” a leer­los, que na­die los es­cu­chó pe­ro “vol­ve­rán” a es­cu­char­los. In­fec­ta­dos por un sín­dro­me en­re­ve­sa­do, cu­ya fa­ta­li­dad (no fa­ta­lis­mo) pa­re­ce re­gir­nos has­ta hoy, sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad.

Mien­tras tan­to, nos ur­ge in­ter­pre­tar di­chos tras­tor­nos pa­ra que, man­co­mu­na­da­men­te, lo­gre­mos ir sa­nan­do, cu­ran­do y li­be­ran­do de los mis­mos a de­ma­sia­dos ar­gen­ti­nos ya que, co­mo ve­ni­mos ob­ser­van­do con to­do es­tu­por y neu­tra­li­dad, di­chas mi­nus­va­lías vie­nen aque­jan­do agu­da, cró­ni­ca y pro­lon­ga­da­men­te a nues­tra so­cie­dad ci­vil.

Fi­nal­men­te, an­te la po­si­bi­li­dad cier­ta de una afec­ta­ción de la ciu­da­da­nía por es­te sín­dro­me, en mo­do al­guno po­de­mos pos­ter­gar la me­jor y ma­yor re­cu­pe­ra­ción de las es­truc­tu­ras ciu­da­da­nas cog­ni­ti­vas, psi­co­ló­gi­cas y psi­quiá­tri­cas per­so­na­les del con­jun­to en­fer­mo de la ci­vi­li­dad ar­gen­ti­na.

So­lo la en­car­na­ción de es­te sín­dro­me pue­de ex­pli­car es­ce­na­rios en los que una ma­sa afir­ma­rá que na­die los vo­tó pe­ro “vol­ve­rán” a vo­tar­los; que na­die les cre­yó pe­ro “vol­ve­rán” a creer­les.

Ro­ber­to Fer­mín Ber­tos­si es in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas y So­cia­les, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.