Cuan­do el tra­ba­jo es te­ra­pia

De ser Ru­bén Donofrio en la TV a su crea­ción tea­tral “El ham­bre de los ar­tis­tas”, el ac­tor Al­ber­to Aja­ka ha­bla de su ac­tua­li­dad.

La Nueva - - APLAUSOS - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

E l ac­tor Al­ber­to Aka­ja, quien con su com­pa­ñía in­de­pen­dien­te Co­lec­ti­vo Es­ca­la­da, en el por­te­ño tea­tro Sar­mien­to, El ham­bre

de los ar­tis­tas, obra que es­cri­bió y di­ri­ge, ad­mi­tió que eli­ge abre­var en te­mas re­la­cio­na­dos co­na su pro­fe­sión por­que "es una for­ma te­ra­péu­ti­ca de en­ten­der to­dos es­tos años de tra­ba­jo".

Aja­ka se hi­zo co­no­ci­do, el año pa­sa­do, por in­ter­pre­tar a Ru­bén Donofrio en la exi­to­sa ti­ra Guapas, de Ca­nal 13.

“No voy a ne­gar que fue un per­so­na­je que pe­gó y se vol­vió po­pu­lar, pe­ro yo lo vi­ví co­mo al­go nor­mal. En reali­dad, creo que se co­nec­ta con esa bue­na ex­pe­rien­cia que te per­mi­te ac­ce­der a otros es­pa­cios de tra­ba­jo. Y en ese pun­to, no pue­do es­tar más que agra­de­ci­do de ha­ber for­ma­do par­te de ese pro­gra­ma y de ha­ber te­ni­do la suer­te de com­po­ner un per­so­na­je que el pú­bli­co qui­so y con el que se iden­ti­fi­có. Esa si­tua­ción es la que nos per­mi­te mu­chas ve­ces a los ac­to­res po­der dis- cer­nir des­pués en­tre tres o cua­tro op­cio­nes y no es­tar obli­ga­do a aga­rrar lo pri­me­ro que ven­ga, por­que ne­ce­si­ta­mos la­bu­rar”, acla­ró. So­bre El ham­bre de los ar

tis­tas, di­jo que "es la ter­ce­ra obra que ha­go so­bre un te­ma que me in­ter­pe­la, que es la vi­da de quie­nes nos de­di­ca­mos a al­gu­na de las ra­mas del ar­te, y pa­ra mí es una ma­ne­ra de com­pren­der qué es lo que ven­go ha­cien­do des­de que de­ci­dí de­di­car­me a ser ac­tor", ex­pli­có el ac­tor que pa­só por En­tre ca­ní­ba­les.

La tri­lo­gía tea­tral rea­li­za­da por Al­ber­to Aja­ka, el ac­tor que pu­so el cuer­po a Ru­bén Donofrio, el sin­di­ca­lis­ta reo y se­duc­tor que in­ter­pre­tó en la ti­ra Guapas (El Tre­ce), es ¡Qué si­ga la mú­si­ca! (2013) so­bre las vi­ci­si­tu­des de una orquesta de cá­ma­ra aho­ga­da en la bu­ro­cra­cia es­ta­tal; El di­rec­tor, la obra, los ac­to­res y el amor (2014); y, aho­ra, El ham­bre de los ar­tis­tas.

So­bre es­ta úl­ti­ma, tam­bién mon­ta­da jun­to al Co­lec­ti­vo Es­ca­la­da pe­ro la pri­me­ra en des­em­bar­car en un cir­cui­to de tea­tro "oficial" es, se­gún pa­la­bras de su au­tor, "una po­li­fo­nía tra­gi­có­mi­ca de do­ce pro­ta­gó­ni­cos".

La tra­ma, so­bre la que el ac­tor pre­fi­rió no abun­dar, cuen­ta la his­to­ria de una an- ti­gua trou­pe de ar­tis­tas de­te­ni­da en al­gún lu­gar del pa­sa­do que via­ja en el tiem­po a tra­vés de un po­zo cie­go. Del otro la­do, más acá en el fu­tu- ro, se en­cuen­tran con un gru­po de arro­gan­tes que bus­can ten­der­les una tram­pa.

"Soy cu­rio­so de los de­rro- te­ros bio­grá­fi­cos, por eso sin que­rer hi­ce una tri­lo­gía so­bre el te­ma, ter­mi­né ha­blan­do siem­pre so­bre es­te uni­ver­so tan par­ti­cu­lar del que

for­mo par­te por­que tra­to de en­ten­der qué es lo que me es­tá pa­san­do", ad­mi­tió.

El ham­bre de los ar­tis­tas es la pri­me­ra pro­pues­ta del gru­po na­ci­do en el off que lle­ga a una sa­la del cir­cui­to de tea­tro lla­ma­do oficial.

"La ma­yor re­le­van­cia que tie­ne eso pa­ra no­so­tros es el suel­do pa­ra los ac­to­res, la po­si­bi­li­dad con­cre­ta de vi­vir un par de me­ses de nues­tro la­bu­ro. Por­que no­so­tros, des­de Co­lec­ti­vo Es­ca­la­da, nun­ca ga­na­mos pla­ta, só­lo nos lle­va­mos al­go sim­bó­li­co", sen­ten­ció el ac­tor que in­ter­pre­tó Mac­beth en el Tea­tro San Mar­tín.

"De to­das for­mas la no­ve­dad no es que el tea­tro emer­gen­te lle­gue a una sa­la oficial sino que lo ha­ga una com­pa­ñía, que es una es­truc­tu­ra muy di­fí­cil de sos­te­ner en el tiem­po jus­ta­men­te por la fal­ta de re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca y la mer­ma de la re­tri­bu­ción sim­bó­li­ca.

"Por su­pues­to, es­tar en una sa­la oficial per­mi­tió que el ni­vel de pro­duc­ción es­tu­vie­ra a la al­tu­ra por­que a pul­món no íba­mos a po­der ha­cer­la a es­ta es­ca­la", sos­tu­vo fi­nal­men­te Al­ber­to "Donofrio" Aja­ka.

TÉ­LAM

TÉ­LAM

Ale­ja­do del per­so­na­je

que lo hi­zo po­pu­lar, Al­ber­to Aja­ka se cen­tra en su pa­sión: el tea­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.