Ecua­dor: mi­les de fie­les sa­lu­da­ron a Fran­cis­co

Fran­cis­co arri­bó ayer a Qui­to, don­de tam­bién de­jó su sello y su men­sa­je: “La aten­ción a las mi­no­rías más vul­ne­ra­bles es la deu­da que tie­ne Amé­ri­ca La­ti­na”, di­jo.

La Nueva - - EL PAÍS - HIS­TÓ­RI­CO VIA­JE POR SU­DA­MÉ­RI­CA Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Cien­tos de mi­les de fie­les se con­cen­tra­ron ayer en las ca­lles de Qui­to pa­ra sa­lu­dar al Pa­pa Fran­cis­co, que se que­da­rá has­ta el 8 de ju­lio en Ecua­dor, en el mar­co de su vi­si­ta a Su­da­mé­ri­ca que tam­bién in­clui­rá a Bo­li­via y Pa­ra­guay.

“Aquí te ama­mos Fran­cis­co”, re­zó uno de los tan­tos men­sa­jes que los fe­li­gre­ses, la ma­yo­ría con ban­de­ras de Ecua­dor, le de­ja­ron al pon­tí­fi­ce du­ran­te su re­co­rri­do a bor­do del pa­pa­mó­vil, un jeep mo­de­lo Wran­gler Sport blan­co adap­ta­do que lo lle­vó des­de las cer­ca­nías del ae­ro­puer­to has­ta la Nun­cia­tu­ra don­de es­ta­rá alo­ja­do.

“No to­dos los días lle­ga un per­so­na­je tan gran­de co­mo el Pa­pa. Es la se­gun­da opor­tu­ni­dad que te­ne­mos es­te pri­vi­le­gio”, di­jo Ma­nuel Cas­tro, na­ci­do en Qui­to, al re­cor­dar la vi­si­ta de San Juan Pa­blo II en 1985.

“Sien­to la emo­ción de al­go es­pi­ri­tual, al­go que es­tá den­tro del ser hu­mano y que has­ta la per­so­na me­nos cre­yen­te lo sien­te pa­ra re­no­var su co­ra­zón y es­pí­ri­tu”, aña­dió.

So­bre có­mo vi­ve su ciu­dad na­tal la vi­si­ta del pon­tí­fi­ce, el hom­bre re­sal­tó el “am­bien­te fes­ti­vo” y ex­pli­có que “to­do el mun­do em­pe­zó a arre­glar su ho­gar o lo­cal pa­ra de­jar una me­jor ima­gen an­te la can­ti­dad de tu­ris­tas”.

El men­sa­je de Ber­go­glio

El ar­gen­tino afir­mó que “la aten­ción a las mi­no­rías más vul­ne­ra­bles es la deu­da que to­da­vía tie­ne Amé­ri­ca La­ti­na”, al lle­gar a Qui­to y par­ti­ci­par jun­to al pre­si­den­te Rafael Co­rrea de una ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da en la que agra­de­ció a Dios por vol­ver a vi­si­tar la re­gión.

En mo­men­tos en los que Ecua­dor vi­ve en­fren­ta­mien­tos en­tre sec­to­res opo­si­to­res y ofi­cia­lis­tas, el San­to Pa­dre acon­se­jó “en­con­trar en el Evan­ge­lio las cla­ves pa­ra afron­tar los desafíos ac­tua­les, va­lo­ran­do las di­fe­ren­cias, fo­men­tan­do el diá­lo­go y la par­ti­ci­pa­ción sin ex­clu­sio­nes”.

Esa es la for­ma “pa­ra que los lo­gros en pro­gre­so y de­sa­rro­llo que se es­tán con­si­guien­do se con­so­li­den y ga­ran­ti­cen un fu­tu­ro me­jor pa­ra to­dos”, di­jo en el pri­mer dis­cur­so de su via­je.

Por otra par­te, el Pa­pa agra­de­ció a Dios por ha­ber­le “per­mi­ti­do vol­ver a Amé­ri­ca La­ti­na y es­tar en es­ta her­mo­sa tie­rra del Ecua­dor” y re­cor­dó que vi­si­tó el país en dis­tin­tas oca­sio­nes en el pa­sa­do por mo­ti­vos pas­to­ra­les.

“Co­mien­zo con ilu­sión y es­pe­ran­za los días que te­ne­mos por de­lan­te”, aña­dió y lla­mó a “no per­der la ca­pa­ci­dad de pro­te­ger lo pe­que­ño y lo sen­ci­llo, de cui­dar de los ni­ños y an­cia­nos, que son la me­mo­ria de su pue­blo. De con­fiar en la ju­ven­tud, y de ma­ra­vi­llar­se por la no­ble­za de su gen­te y la be­lle­za sin­gu­lar de su país”.

Jor­ge Ber­go­glio con­ti­nua­rá su agenda hoy cuan­do via­ja­rá a Gua­ya­quil pa­ra vi­si­tar el San­tua­rio del Se­ñor de la Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia, el se­gun­do tem­plo más gran­de de la ciu­dad, y ofi­ciar su pri­me­ra mi­sa cam­pal en el Par­que Samanes.

REUTERS

“No to­dos los días

lle­ga un per­so­na­je tan gran­de co­mo el Pa­pa”, se­ña­ló uno de los afor­tu­na­dos ecua­to­ria­nos que pu­do lle­gar a sa­lu­dar a Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.