“Me des­per­té con un re­vól­ver en la ca­be­za”, di­jo la víc­ti­ma de un asal­to

Ma­ría Mer­ce­des Ca­be­zas des­can­sa­ba cuan­do dos de­lin­cuen­tes la sor­pren­die­ron en la vi­vien­da de ca­lle Un­diano al 1700. Fue ma­nia­ta­da jun­to a una en­fer­me­ra que cui­da de sus hi­jos (es­ta úl­ti­ma re­ci­bió al­gu­nos gol­pes).

La Nueva - - SEGURIDAD - EN EL BA­RRIO SAN MAR­TÍN Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla vi­vió una mu­jer y una en­fer­me­ra en una vi­vien­da del ba­rrio San Mar­tín –-dos me­no­res dor­mían y no ad­vir­tie­ron la si­tua­ción--, víc­ti­mas de dos mal­he­cho­res que las sor­pren­die­ron, gol­pea­ron y ma­nia­ta­ron pa­ra apo­de­rar­se de di­ne­ro, una can­ti­dad im­por­tan­te de ar­tícu­los elec­tró­ni­cos, jo­yas y otros ele­men­tos que car­ga­ron en el au­to­mó­vil de la fa­mi­lia.

Se­gún in­for­mó ayer la dam­ni­fi­ca­da, el vio­len­to epi­so­dio tu­vo lu­gar al­re­de­dor de las 11.45 del sá­ba­do, en el do­mi­ci­lio de la ca­lle Un­diano 1778, don­de re­si­de Ma­ría Mer­ce­des Ca­be­zas, su es­po­so –-que no se en­con­tra­ba esa no­che-- y sus dos hi­jos me­no­res de edad.

Los ni­ños pa­de­cen una dis­ca­pa­ci­dad por lo que ne­ce­si­tan la aten­ción per­ma­nen­te de una en­fer­me­ra, pre­ci­sa­men­te fue quien re­sul­tó blan­co de los de­lin­cuen­tes que le apli­ca­ron va­rios gol­pes.

“Es­ta­ba dur­mien­do en mi ha­bi­ta­ción, la en­fer­me­ra es­ta­ba cui­dan­do a los chi­cos, y lo úni­co que re­cuer­do es que al des­per­tar te­nía un re­vól­ver en la ca­be­za. Fue una lo­cu­ra, una sen­sa­ción de im­pu­ni­dad te­rri­ble”, ma­ni­fes­tó Ca­be­zas, vi­si­ble­men­te cons­ter­na­da por la odi­sea.

Agre­gó que “lo úni­co que ten­go en cla­ro es que eran dos per­so­nas, pe­ro no los pu­de ver por­que en to­do mo­men­to me aga­rra­ron la ca­be­za pa­ra evi­tar que le­van­ta­ra la vis­ta. Mi es­po­so la­men­ta­ble­men­te no es­ta­ba”.

Di­jo que los la­dro­nes “nos ma­nia­ta­ron a mi y a la en­fer­me­ra, aun­que ella su­frió va­rios gol­pes en la ca­be­za”.

Y des­ta­có la mu­jer que pe­se a la vio­len­cia que ejer­cie- ron los des­co­no­ci­dos “mis hi­jos no es­cu­cha­ron na­da de lo que pa­só por­que es­ta­ban dur­mien­do en otro sec­tor de la ca­sa. Ade­más, en­ten­die­ron mi men­sa­je cuan­do les pe­dí que no les hi­cie­ran na­da por­que pa­de­cen una dis­ca­pa­ci­dad”.

Tras acla­rar que “acá hu­bo una ta­rea de in­te­li­gen­cia, fue to­do muy or­ga­ni­za­do”, la víc­ti­ma re­co­no­ció que “fue una pe­sa­di­lla, y lo peor de to­do era que no sa­bía­mos có­mo po­día ter­mi­nar”.

Lue­go de­ta­lló que los asal­tan­tes se apo­de­ra­ron de una su­ma no pre­ci­sa­da de di­ne­ro que te­nían aho­rra­da, un te­le­vi­sor, un re­pro­duc­tor de DVD, un ra­dio­gra­ba­dor, al­ha­jas de oro, di­ver­sa do­cu­men­ta­ción, tar­je­tas de cré­di­to, te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y una no­te­book.

El bo­tín lo car­ga­ron en el vehícu­lo de la fa­mi­lia, un

Fiat Sie­na, que lue­go la po­li­cía ha­lló aban­do­na­do en la es­qui­na de ave­ni­da La Pla­ta y For­tín Car­hué.

“El co­che apa­re­ció en me­nos de una ho­ra, pe­ro va­cío, las co­sas ya no es­ta­ban en su in­te­rior. Es­tos mu­cha­chos (por los la­dro­nes) se lle­va­ron una co­pia de las lla­ves del au­to y de la ca­sa. Aho­ra ten­dre­mos que bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra que es­ta si­tua­ción no se re­pi­ta”, ma­ni­fes­tó Ca­be­zas.

“Lo peor fue que nos apun­ta­ron y hu­bo gol­pes; la ver­dad la pa­sa­mos bas­tan­te mal. Cuan­do nos pu­di­mos desatar lla­ma­mos al 911”, ex­pre­só la mu­jer, quien pa­ra ter­mi­nar di­jo que “es­te es un gol­pe más que nos pa­sa en la vi­da y lo su­pe­ra­re­mos”.

FACUNDO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

La vi­vien­da de Un­diano al 1700,

don­de de­lin­cuen­tes ar­ma­dos re­du­je­ron a dos mu­je­res y ro­ba­ron di­ver­sos efec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.