An­te 650 mil fie­les, el Pa­pa pon­de­ró el rol de la fa­mi­lia

El Pa­pa ha­bló en Gua­ya­quil (Ecua­dor) an­te cien­tos de mi­les de per­so­nas so­bre las bo­das de Ca­ná. Tam­bién elo­gió a Ma­ría: "No es una ma­dre re­cla­ma­do­ra", di­jo.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El Pa­pa reunió ayer, en Gua­ya­quil a unos 650.000 fie­les ba­jo un sol abra­sa­dor y re­cla­mó más ayu­da y ser­vi­cios so­cia­les pa­ra las fa­mi­lias aque­ja­das de pro­ble­mas, en la pri­me­ra mi­sa cam­pal de su gi­ra por Su­da­mé­ri­ca. La li­tur­gia du­ró ca­si dos ho­ras.

El pa­pa Fran­cis­co afir­mó que la fa­mi­lia de­be ser ayu­da­da y que es­to no de­be en­ten­der­se co­mo "una for­ma de li­mos­na", sino que es una ver­da­de­ra "deu­da so­cial res­pec­to a es­ta ins­ti­tu­ción", du­ran­te su ho­mi­lía en la mi­sa que ofi­ció en Gua­ya­quil (Ecua­dor).

"La fa­mi­lia cons­ti­tu­ye la gran ri­que­za so­cial que otras ins­ti­tu­cio­nes no pue­den sus­ti­tuir, que de­be ser ayu­da­da y po­ten­cia­da, pa­ra no per­der nun­ca el jus­to sen­ti­do de los ser­vi­cios que la so­cie­dad pres­ta a los ciu­da­da­nos", di­jo en su alo­cu­ción en el par­que de los Samanes an­te cien­tos de mi­les de per­so­nas.

En efec­to, agre­gó, "no son una for­ma de li­mos­na, sino una ver­da­de­ra deu­da so­cial res­pec­to a la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar, que tan­to apor­ta al bien co­mún de to­dos".

Fran­cis­co hi­zo re­fe­ren­cia a su ho­mi­lía en la ex­pla­na­da de es­te enor­me par­que de Gua­ya­quil a la lec­tu­ra so­bre el pa­sa­je de la Bi­blia de las bo­das de Ca­ná, cuan­do Je­sús ha­ce el mi­la­gro de con­ver­tir el agua en vino, pa­ra ha­blar de la im­por­tan­cia y de­fen­sa de la fa­mi­lia.

"Las bo­das de Ca­ná se re­pi­ten con ca­da ge­ne­ra­ción, con ca­da fa­mi­lia, con ca­da uno de no­so­tros y nues­tros in­ten­tos por ha­cer que nues­tro co­ra­zón lo­gre asen­tar­se en amo­res du­ra­de­ros, fe­cun­dos y ale­gres", di­jo.

Y uti­li­zó la me­tá­fo­ra de fal­ta de vino pa­ra ha­blar de cuan­do en la fa­mi­lia "no hay tra­ba­jo", o hay "en­fer­me­da­des" o "en las si­tua­cio­nes pro­ble­má­ti­cas" que las fa­mi­lias atra­vie­san.

"Cuán­tos jó­ve­nes se dan cuen­ta que en su ca­sa no hay ese vino. Cuán­ta mu­jer so­la y en­tris­te­ci­da se pre­gun­ta cuán­do el amor se fue, se es­cu­rrió de su vi­da. Cuán­tos an­cia­nos se sien­ten de­ja­dos fue­ra de la fies­ta de sus fa­mi­lias, arrin­co­na­dos y ya sin be­ber del amor co­ti­diano".

Des­ta­có que la fa­mi­lia "es una es­cue­la don­de la ora­ción tam­bién nos re­cuer­da que hay un no­so­tros".

Tam­bién se­ña­ló que en fa­mi­lia se apren­de a ser ser­vi­do­res y a no "des­car­tar" a na­die y "se apren­de a pe­dir per­mi­so sin ava­sa­llar" y a de­cir "gra­cias co­mo ex­pre­sión de una sen­ti­da va­lo­ra­ción de las co­sas que re­ci­bi­mos" y "a do­mi­nar la agre­si­vi­dad o la vo­ra­ci­dad y a pe­dir per­dón cuan­do ha­ce­mos al­gún da­ño o nos pe­lea­mos".

Fran­cis­co tam­bién elo­gió la fi­gu­ra de Ma­ría en aque­lla oca­sión de las bo­das de Ca­ná y ase­gu­ró que "no es una ma­dre re­cla­ma­do­ra, no es una sue­gra que vi­gi­la pa­ra so­la­zar­se de nues­tras im­pe­ri­cias, erro­res o des­aten­cio­nes. ¡Ma­ría es ma­dre!: Ahí es­tá, aten­ta y so­lí­ci­ta".

Cuán­tos an­cia­nos se sien­ten de­ja­dos fue­ra de la fies­ta de sus fa­mi­lias, arrin­co­na­dos y ya sin be­ber del amor co­ti­diano". FRAN­CIS­CO PA­PA

REUTERS

REUTERS

"La fa­mi­lia cons­ti­tu­ye la gran ri­que­za so­cial que otras ins­ti­tu­cio­nes no pue­den sus­ti­tuir", di­jo el Pa­pa ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.