En un fa­llo po­lé­mi­co, la Cor­te Su­pre­ma re­co­no­ció el de­re­cho a la muer­te dig­na

Fue en el ca­so de un neu­quino que lle­va­ba 20 años in­vá­li­do y sin co­no­ci­mien­to. No se tra­ta de eu­ta­na­sia, por cuan­to el fa­llo so­lo per­mi­te des­co­nec­tar me­dios ar­ti­fi­cia­les de su­per­vi­ven­cia sin su­mi­nis­trar dro­gas que pro­vo­quen la muer­te.

La Nueva - - PORTADA -

La Cor­te Su­pre­ma re­co­no­ció ayer el de­re­cho de to­do pa­cien­te a de­ci­dir su "muer­te dig­na", al re­sol­ver en un ca­so don­de un hom­bre se en­cuen­tra en es­ta­do irrver­si­ble des­de ha­ce 20 años.

La decisión del má­xi­mo tri­bu­nal se ba­só en el ca­so de Mar­ce­lo Diez, quien se en­cuen­tra con "in­ter­ven­ción te­ra­péu­ti­ca" des­de 1995 a raíz de un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en la pro­vin­cia de Neu­quén.

Al re­sol­ver, la Cor­te tu­vo en cuen­ta que su es­ta­do es irre­ver­si­ble y que sus fa­mi­lia­res ates­ti­gua­ron por él a su vo­lun­tad de aco­ger­se a una "muer­te dig­na".

El pri­me­ro

El te­ma es de una enor­me tras­cen­den­cia pues­to que se tra­ta del pri­mer ca­so ju­rí­di­co en re­sol­ver­se en to­da la re­gión y só­lo hay un an­te­ce­den­te que cons­ta en la co­mu­ni­dad Eu­ro­pea.

A sus 30 años, el 23 de oc­tu­bre de 1994, Mar­ce­lo Diez su­frió un ac­ci­den­te con su mo­to cuan­do fue atro­pe­lla­do por un au­to en la ru­ta 22 y des­de en­ton­ces que­dó pos­tra­do en una ca­ma, y su fa­mi­lia, sus her­ma­nas (una que vi­ve en Ecua­dor y la otra en la Ca­pi­tal Fe­de­ral) ini­cia­ron el pe­di­do an­te la Jus­ti­cia pa­ra re­cla­mar su muer­te dig­na.

A raíz del ac­ci­den­te, el hom­bre su­frió pér­di­da de co­no­ci­mien­to, po­li­trau­ma­tis­mos gra­ves y epi­lep­sia pos­trau­má­ti­ca, y fue in­ter­na­do en el ins­ti­tu­to Lun­cec de Neu­quén, lue­go de pa­sar por la Fun­da­ción Fa­va­lo­ro.

Pe­ti­ción ex­pre­sa

Jus­ta­men­te, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia tu­vo en cuen­ta pa­ra fa­llar a fa­vor que cons­ta una pe­ti­ción ex­pre­sa del pa­cien­te, por me­dio del tes­ti­mo­nio de su her­ma­na, de que­rer te­ner una muer­te dig­na y que le fue trans­mi­ti­do des­de an­tes que tu­vie­ra lu­gar el ac­ci­den­te.

El ca­so ge­ne­ró mu­chas idas y vuel­tas en la Jus­ti­cia: en una pri­me­ra ins­tan­cia se re­cha­zó el pe­di­do de la fa­mi­lia y lo pro­pio hi­zo la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes de Neu­quén, en tan­to que el Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de esa pro­vin­cia de­ci­dió re­ver­tir la si­tua­ción.

Pe­ro no to­do ter­mi­nó ahí, sino que el de­fen­sor oficial de Mar­ce­lo ape­ló el fa­llo an­te la Cor­te Su­pre­ma, su­ma­da a la opo­si­ción que ex­pre­sa­ron tan­to la igle­sia co­mo la pro­pia clí­ni­ca don­de in­ter­na­ron a Diez.

Fun­da­men­tos

La Cor­te tu­vo en cuen­ta en pri­me­ra­lu­gar que ex­per­tos del Cuer­po Mé­di­co Fo­ren­se y del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de la Fun­da­ción Fa­va­lo­ro con­clu­ye­ron que el es­ta­do de Diez es irre­ver­si­ble e in­cu­ra­ble.

En su fa­llo, fir­ma­do por los jue­ces Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, Juan Car­los Ma­que­da y Ele­na High­ton (Car­los Fayt no vo­tó por es­tar en desacuer­do), la Cor­te acla­ró que "la decisión de acep­tar o re­cha­zar un tra­ta­mien­to mé­di­co cons­ti­tu­ye un ejer­ci­cio de la au­to­de­ter­mi­na­ción que asis­te a to­da per­so­na por im­pe­rio cons­ti­tu­cio­nal".

El te­ma es de una enor­me tras­cen­den­cia, pues­to que se tra­ta del pri­mer ca­so ju­rí­di­co en re­sol­ver­se en to­da la re­gión.

No es eu­ta­na­sia

Ade­más, la Cor­te acla­ró que el fa­llo no per­mi­te una di­fe­ren­cia­ción en­tre "vi­da dig­nas e in­dig­na de ser vi­vi­das" ni tam­po­co que ha­ya res­tric­ción del "de­re­cho de ac­ce­der a las pres­ta­cio­nes mé­di­cas o so­cia­les des­ti­na- das a ga­ran­ti­zar su ca­li­dad de vi­da".

Al re­sol­ver en el ca­so de Diez, los jue­ces tu­vie­ron en cuen­ta que no se es­tá en pre­sen­cia de un ca­so de eu­ta­na­sia, ya que esa im­pli­ca que al pa­cien­te se le su­mi­nis­tre al- gu­na sus­tan­cia pa­ra cau­sar la muer­te, en tan­to que la prác­ti­ca en es­te ca­so es de­jar de man­te­ner­lo ar­ti­fi­cial­men­te con vi­da me­dian­te la pro­vi­sión de fár­ma­cos.

Los jue­ces de la Cor­te pi­die­ron que la muer­te dig­na se lle­ve a ca­bo ba­jo "re­cau­dos ne­ce­sa­rios pa­ra el ade­cua­do con­trol y ali­vio de un even­tual su­fri­mien­to del pa­cien­te". Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Des­de ha­ce vein­te años, Mar­ce­lo Diez (arr.), es­tá in­mó­vil. Aho­ra tie­ne el de­re­cho a mo­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.