Olim­po

Ose­lla ajus­ta de­ta­lles pa­ra vi­si­tar al Ro­jo

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Gon­za­lo An­to­nio Mar­tí­nez gmar­ti­nez@la­nue­va.com

Pa­ra la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, "los duen­des se apo­de­ran de las ca­sas aje­nas, ha­cien­do tra­ve­su­ras y cau­san­do tras­torno y es­truen­do a su pa­so".

A la ho­ra de tras­la­dar es­ta de­fi­ni­ción a la reali­dad fut­bo­lís­ti­ca, más pre­ci­sa­men­te al mun­do real de Olim­po, es in­ne­ga­ble la ne­ce­si­dad de con­tar con un ju­ga­dor que sea ca­paz de cau­sar una "re­vo­lu­ción" con la pe­lo­ta en los pies, y fren­te a la mi­ra­da de los ju­ga­do­res ri­va­les.

Elías Bo­rre­go, el “Duen­de”, lle­gó el sá­ba­do a la ciu­dad y co­men­zó a entrenar el lu­nes a la par de sus com­pa­ñe­ros pa­ra, ¿por qué no?, ser ese ju­ga­dor dis­tin­to que pide tan­to el equi­po co­mo el en­tre­na­dor Die­go Ose­lla.

“Pu­de des­can­sar el fin de se­ma­na, así que arran­qué con to­das las ga­nas”, fue­ron sus pri­me­ras pa­la­bras.

El vo­lan­te de 24 años, na­ci­do en Ca­pi­tal Fe­de­ral, no co­no­cía la ciu­dad, pe­ro su pri­me­ra im­pre­sión fue más que bue­na.

“Pa­re­ce muy tran­qui­la. Me gus­tó mu­cho, es un lu­gar más am­plio y com­ple­to que Per­ga­mino”, dis­pa­ró.

--¿Quién es el cul­pa­ble de que hoy es­tés acá?

--Mi lle­ga­da fue a tra­vés de Ose­lla. Me lla­mó y me di­jo que que­ría con­tar con­mi­go. No lo du­dé ni un se­gun­do. Des­de el pri­mer lla­ma­do sen­tí que no po­día de­jar pa­sar es­ta po­si­bi­li­dad, por­que siem­pre bus­qué la chan­ce de ju­gar en Pri­me­ra.

--Es un de­sa­fío im­por­tan- te el sal­to de ca­te­go­ría...

--Co­mo en to­dos la­dos hay que pa­gar el de­re­cho de pi­so. Hay gran­des ju­ga­do­res, y la adap­ta­ción a la ca­te­go­ría no se­rá fá­cil. Sin em­bar­go, soy cons­cien­te de eso y voy a tra­ba­jar pa­ra es­tar a la al­tu­ra y lo­grar su­pe­rar­me día a día.

“El gru­po me tra­tó muy bien. Se no­ta que son bue­nas per­so­nas, así que con el co­rrer de los días nos va­mos a co­no­cer mu­cho más y lo­gra- ré en­trar en con­fian­za”.

--¿Qué le po­dés apor­tar a es­te equi­po?

--Lo que se pue­de ver en los vi­deos. Sé las cua­li­da­des que ten­go y pue­do apor­tar buen pa­se y des­equi­li­brio en el mano a mano. Es­pe­ro adap­tar­me rá­pi­do.

--¿Cuá­les son tus me­tas a ni­vel in­di­vi­dual?

--Es co­mo to­do tra­ba­jo nue­vo. Pa­ra po­der ayu­dar y ren­dir al má­xi­mo pri­me­ro hay que sen­tir­se có­mo­do y, a su vez, es­tar bien fí­si­ca­men­te. En mi ca­so, es­toy men­ta­li­za­do en po­der in­te­grar­me es­ta se­ma­na por­que ven­go a tra­ba­jar y no quie­ro mi­rar des­de afue­ra...

Es­tá cla­ro. Olim­po con­su­mó la lle­ga­da de un "Duen­de" que quie­re de­jar de ser una sim­ple le­yen­da mi­to­ló­gi­ca.

Cuan­do Die­go (Ose­lla) me lla­mó ni lo du­dé. Siem­pre so­ñé con te­ner es­ta chan­ce en Pri­me­ra di­vi­sión". ELÍAS JO­SUÉ BO­RRE­GO SE­GUN­DO RE­FUER­ZO DE OLIM­PO.

JUAN CO­RRAL-LA NUE­VA

Bue­na re­la­ción.

Elías Bo­rre­go jun­to a su fiel com­pa­ñe­ra: la pe­lo­ta. El vo­lan­te en­tre­na con el plan­tel des­de el lu­nes pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.