¿Qué ha­ce­mos con Cris­ti­na?

La Nueva - - EL PAÍS -

La pre­gun­ta no es ocio­sa. De he­cho se la han for­mu­la­do en los úl­ti­mos días ha­bi­tan­tes de cuar­te­les del pe­ro­nis­mo no kirch­ne­ris­ta, que sue­len des­gra­nar es­tos y otros in­trín­gu­lis con sus co­le­gas de la Ca­sa Ro­sa­da, res­pec­to al rol de Cris­ti­na Fer­nán­dez en el es­ce­na­rio elec­to­ral que arran­có en Sal­ta y ten­drá su pa­ra­da más bra­va en las PA­SO de agos­to, an­tes de la con­fron­ta­ción ma­yor en las na­cio­na­les de oc­tu­bre. ¿La pre­si­den­ta su­ma vo­tos a sus can­di­da­tos, les res­ta vo­tos, o nin­gu­na de las dos co­sas? ¿Es Cris­ti­na Fer­nán­dez una di­ri­gen­te que es­pan­ta al elec­to­ra­do, sal­vo a aquel que se con­si­de­ra cau­ti­vo o en es­tos tiem­pos lla­ma­do el "cris­ti­nis­mo pu­ro" o "re­cal­ci­tran­te"? Son las pre­gun­tas am­plia­das que, por ra­zo­nes ob­vias, en­cuen­tran res­pues­tas en pri­va­do pe­ro que nun­ca se­rán re­co­no­ci­das en pú­bli­co.

Hay un pri­mer in­di­cio en el cie­rre de la se­gui­di­lla de elec­cio­nes pri­ma­rias o lo­ca­les que se han des­ple­ga­do has­ta aho­ra que dis­pa­ró las alar­mas. Aun­que la pre­sun­ción de que el es­ti­lo so­ber­bio y ex­clu­yen­te de la pre­si­den­ta no es nue­vo en esas me­sas de are­na: to­dos los can­di­da­tos que apo­yó Cris­ti­na Fer­nán­dez per­die­ron. En aquel triun­fo de Juan Ma­nuel Ur­tu­bey en Sal­ta se man­tu­vo dis­tan­te, y en la vic­to­ria rio­ja­na del do­min­go si al­go se co­ló en el pal­co de la vic­to­ria fue la fi­gu­ra de Car­los Me­nem. An­tes, en el Cha­co, Jor­ge Ca­pi­ta­nich ga­nó las in­ter­nas sin el apo­yo ex­plí­ci­to de Cris­ti­na, quien re­cién se subió al ca­rro cuan­do to­das las en­cues­tas au­gu­ra­ban un triun­fo del ex­je­fe de Ga­bi­ne­te. Y Omar Pe­rot­ti, en San­ta Fe, hi­zo una elec­ción im­pe­ca­ble sin que Cris­ti­na ni na­die en su nom­bre ha­ya acu­di­do a apo­yar­lo.

Hay una per­li­ta en el ca­so del de­rro­ta­do can­di­da­to a je­fe de go­bierno por­te­ño del FpV, Ma­riano Re­cal­de. La pre­si­den­ta volcó to­do su apo­yo a esa pos­tu­la­ción, or­de­nó en­co­lum­nar­se sin fi­su­ras a to­do su ga­bi­ne­te de­trás del ti­tu­lar de Ae­ro­lí­neas, y has­ta abu­só de la ca­de­na na­cio­nal pa­ra mos­trar­lo a su la­do. Con­clu­sión: Re­cal­de no só­lo que­dó ter­ce­ro sino que, por pri­me­ra vez en de­mo­cra­cia, de­jó afue­ra de la se- gun­da vuel­ta al pe­ro­nis­mo.

Peor to­da­vía. La pre­si­den­ta es­tu­vo con Re­cal­de el jue­ves del cie­rre de cam­pa­ña en la vi­lla 20 de Lu­gano, una ba­rria­da en la que La Cám­po­ra hi­zo mu­cho clien­te­lis­mo du­ran­te las se­ma­nas an­te­rio­res. Allí Re­cal­de per­dió a ma­nos de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta por ca­si 15 pun­tos de di­fe­ren­cia.

El mis­mo des­tino de de­rro­ta de can­di­da­tos que re­ci­bie­ron el so­no­ro res­pal­do de Cris­ti­na, in­clu­yen­do sus

Hay un pri­mer in­di­cio en el cie­rre de la se­gui­di­lla de elec­cio­nes pri­ma­rias o lo­ca­les que se han des­ple­ga­do has­ta aho­ra que dis­pa­ró las alar­mas.

via­jes per­so­na­les y las ca­de­nas na­cio­na­les, se re­gis­tró en Men­do­za, don­de per­dió el re­pre­sen­tan­te del FpV, Adol­fo Ber­me­jo; en Rio Ne­gro, don­de el res­pal­do al se­na­dor Mi­guel Pi­chet­to no al­can­zó pa­ra evi­tar la de­rro­ta; y en La Pam­pa, don­de la pre­si­den­ta volcó to­do su fa­vor en la fi­gu­ra del kirch­ne­ris­ta Fa­bián Bru­na, que per­dió la in­ter­na por la can­di­da­tu­ra a go­ber­na­dor con el pe­ro­nis­ta his­tó­ri­co Car­los Ver­na.

Un ca­pí­tu­lo apar­te fue lo ocu­rri­do en Cór­do­ba. La pre­si­den­ta ju­gó de­ci­di­da­men­te a fa­vor de Eduar­do Acas­te­llo, a quien co­mo cua­dra mos­tró en ca­de­na na­cio­nal y lo vi­si­tó pa­ra un par de ac­tos. Y tam­bién le pro­ve­yó de un par de en­cues­ta­do­ras na­cio­na­les al ser­vi­cio de la Ca­sa Ro­sa­da que ase­gu­ra­ron que "pe­lea­ba" la go­ber­na­ción con Juan Schia­ret­ti y des­pla­za­ba del se­gun­do pues­to a la alian­za en­tre ra­di­ca­les, el Pro y Luis Juez. Acas­te­llo ter­mi­nó ter­ce­ro a 20 pun­tos del del­fín de De la So­ta y a 10 de Os­car Aguad.

Una con­clu­sión se ha­ce evi­den­te: con los nú­me­ros ofi­cia­les en la mano y des­pro­vis­tos de cual­quier in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca, aque­llos ana­lis­tas pe­ro­nis­tas con­ce­den que no es po­si­ble es­qui­var una lec­tu­ra que es­tá can­ta­da: Cris­ti­na Fer­nán­dez hun­dió, has­ta hoy, a to­dos los can­di­da­tos que apo­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.