El de­sa­rro­llo, en la agenda

La Nueva - - OPINIÓN - por Al­ber­to As­seff Al­ber­to As­seff es dipu­tado na­cio­nal de UNIR-Fren­te Re­no­va­dor.

La ten­den­cia es a abor­dar lo que pre­sun­ta­men­te le im­por­ta a la gen­te, re­le­gan­do to­do lo que sea es­tra­té­gi­co. Su­pues­ta­men­te esos asun­tos de lar­go alien­to son le­ja­nos pa­ra el elec­to­ra­do. Así, se ha­bla de se­gu­ri­dad, pe­ro no de sus cau­sas; de asig­na­ción uni­ver­sal por hi­jo, pe­ro no del pro­ce­so de de­gra­da­ción so­cial que su­fre el país; de po­bre­za, pe­ro no de la ig­no­ran­cia cre­cien­te a la que se es­tá su­mer­gien­do a nues­tra po­bla­ción; de los ma­gros ha­be­res de los ju­bi­la­dos, pe­ro no del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co que en­gro­sa­ría el tra­ba­jo re­gis­tra­do y abul­ta­ría los in­gre­sos de la ANSES.

Ha­ce más de dos años que el sec­tor pri­va­do no crea em­pleo. El tra­ba­jo no re­gis­tra­do su­pera el 30% del es­ta­men­to eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­vo ¿Có­mo, en­ton­ces, me­jo­rar los mí­se­ros ha­be­res del 90% de los ju­bi­la­dos que per­ci­ben el mí­ni­mo? Pa­ra col­mo, la ANSES enaje­na sus me­jo­res ac­cio­nes y sus te­nen­cias do­la­ri­za­das en des­me­dro de la so­li­dez de la Ga­ran­tía de Sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma.

La Ar­gen­ti­na cier­ta­men­te exi­ge in­cre­men­tar su ín­di­ce de na­ta­li­dad y una es­tra­te­gia in­mi­gra­to­ria que re­fuer­ce su lá­bil y re­la­ti­va­men­te en­ve­je­ci­da de­mo­gra­fía. Em­pe­ro, ¿la vía pa­ra au­men­tar los na­ci­mien­tos es que las ni­ñas de 12 años ten­gan hi­jos? El jus­to ins­tru­men­to de la AUH de­be­ría afi­nar sus re­glas pa­ra des­es­ti­mu­lar es­tos alum­bra­mien­tos, ob­via­men­te edu­can­do pa­ra que no exis­tan re­la­cio­nes car­na­les y em­ba­ra­zos pre­ma­tu­ros. En su­ma, una po­lío­ca asis­ten­cial que po­si­bi­li­te su­pe­rar la pro­mis­cui­dad, esa cueva don­de anidan to­das las ace­chan­zas que pos­te­rior­men­te se tra­du­cen en tan­tos ma­les so­cia­les.

¿Por qué la agenda elec­to­ral no tra­ta acer­ca de la vio­len­cia so­cial as­cen­den­te? ¿Có­mo se ex­pli­ca que no se ha­ble si­quie­ra una fra­se res­pec­to del for­ta­le­ci­mien­to de la fa­mi­lia? ¿Se­rá que se cree que fa­mi­lia y de­sa­rro­llo es­tán des­vin­cu­la­dos? ¿Que no exis­te li­ga­zón en­tre de­li­to y au­sen­cia de ho­gar?

El te­ma­rio elec­to­ral tam­po­co tie­ne de­ma­sia­das pro­pues­tas en lo ati­nen­te a des­cen­tra­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va.

De in­fra­es­truc­tu­ra –ca­mi­nos, puer­tos, ener­gía, puen­tes- se ex­te­rio­ri­za po­quí­si­mo y so­bre to­do no se ex­po­nen ni si­quie­ra pro­me­sas. No se di­ce ni se com­pro­me­te, por ca­so, que se ha­rán tan­tos mi­les de ki­ló­me­tros de au­to­vías o que se plas­ma­rá el tú­nel de ba­ja al­tu­ra al Pa­cí­fi­co por Men­do­za ¿Cuán­to cues­tan los ca­mio­nes ha­cien­do co­la pa­ra des­car­gar en los puer­tos ca­da vez más in­su­fi­cien­tes?

De otra co­sa que no se di­ce ni pa­la­bra es de pro­duc­ti­vi­dad. Tér­mino em­bru­ja­do co­mo po­cos, ve­da­do pa­ra la lo­cu­ción elec­to­ral. No obs­tan­te, o me­jo­ra­mos nues­tra pro­duc­ti­vi­dad –ecua­ción que tie­ne en la lo­gís­ti­ca un fac­tor pre­pon­de­ran­te– o nues­tra economía no po­drá des­pa­rra­mar pros­pe­ri­dad.

De in­fla­ción ape­nas se di­ce que car­co­me los sa­la­rios, pe­ro po­co se ex­pli­ci­ta có­mo com­ba­tir­la e in­clu­si­ve hay más voces que la san­ti­fi­can que las que la con­de­nan. Su­pues­ta­men­te la in­fla­ción s el cos­to que nos fac­tu­ra un al­to con­su­mo. Se gam­be­tea la ver­dad: una economía in­fla­cio­na­ria es una en­fer­ma cró­ni­ca que exi­ge tra­ta­mien­to muy se­rio y sos­te­ni­do.

De py­mes ape­nas se las re­cuer­da cuan­do emer­ge, la­ce­ran­te, la cri­sis de las pe­ras y man­za­nas en el Valle del río Ne­gro o la de los oli­va­res de La Rio­ja y otras pro­vin­cias. No se en­fa­ti­za que las más gran­des eco­no­mías –co­mo la ale­ma­na– se sus­ten­tan en más de 60% de su PBI ge­ne­ra­do por las pe­que­ñas em­pre­sas y su red ¿Dón­de es­tá el plan pa­ra que se le­van­ten un mi­llón de py­mes en una dé­ca­da?

Te­ne­mos 95 pla­nes so­cia­les –se­ría ho­ra pa­ra que se sin­te­ti­cen en dos o tres mu­cho más efec­ti­vos co­mo ayu­da y más sen­ci­llos de ma­ne­jar y con­tro­lar-, pe­ro por ejem­plo en el men­cio­na­do dis­tri­to de Flo­ren­cio Va­re­la su Par­que In­dus­trial no po­see ni una so­la in­dus­tria ra­di­ca­da ¿Con­tra­sen­ti­do? ¡Cla­ro que sí! Nues­tra Ar­gen­ti­na es un sin­fín de sin­ra­zo­nes, prin­ci­pian­do que te­nien­do an­chu­ro­sos re­cur­sos pa­de­ce­mos in­fi­ni­tas ca­ren­cias.

Ha­blar de li­ber­tad de co­mer­cio im­pli­ca una ful­mi­nan­te ame­na­za: ser ta­cha­do de de­mo­li­be­ral del no­ven­ta. Co­mo quien es­cri­be na­da tu­vo que ver con esa dé­ca­da pue­de en­fa­ti­zar que ja­más sal­dre­mos ade­lan­te sin li­ber­ta­des, in­clu­si­ve la de co­mer­ciar. No só­lo por­que tie­nen ran­go cons­ti­tu­cio­nal, sino por­que sin ellas no hay fu­tu­ro. Nues­tro Mer­co­sur tie­ne tra­ta­dos de ac­ce­so li­bre a 11 mer­ca­dos. Chile –que no per­te­ne­ce a nues­tro acuer­do– dis­po­ne de 56 ¿Sig­ni­fi­ca que Chile su­peró sus des­equi­li­brios so­cio-eco­nó­mi­cos? ¡Cla­ro que no, pe­ro va en buen ca­mino mien­tras no­so­tros per­di­mos el rum­bo!

En la agenda elec­to­ral no se ana­li­za el rol del Es­ta­do, sal­vo pa­ra re­fren­dar lo que vie­ne ha­cién­do­se en es­tos do­ce años. Da­ría la im­pre­sión que exis­te inep­cia pa­ra des­lin­dar con­trol más re­gu­la­ción de in­ter­ven­cio­nis­mo más as­fi­xia. Sin em­bar­go, se­ría teó­ri­ca­men­te sen­ci­llí­si­mo: que­re­mos un Es­ta­do tan ca­paz y efi­cien­te que es­té en to­das par­tes, pe­ro que no se sien­ta ni se vea. Que su mano sea tan jus­ta co­mo in­vi­si­ble, en con­tras­te con el ac­tual Es­ta­do que in­ter­vie­ne y se me­te en to­do, pe­ro se le es­cu­rren la co­rrup­ción, los des­víos de fon­dos, la ido­nei­dad pa­ra ac­ce­der a sus fun­cio­nes, la des­na­tu­ra­li­za­ción de los pla­nes so­cia­les, la ca­li­dad edu­ca­ti­va, el tra­ba­jo re­gis­tra­do, el Có­di­go Pe­nal – le­tra ca­si muer­ta pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de los de­li­tos-, la dis­ci­pli­na so­cial, las in­ver­sio­nes de ries­go –se le fu­gan, a pe­sar de ce­pos, tra­bas y has­ta la Gen­dar­me­ría en la City, mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pro­duc­to de nues­tro tra­ba­jo– y mu­chí­si­mo más.

La es­tra­te­gia –es­to es, las po­lí­ti­cas de me­diano y lar­go pla­zo que son di­rec­tri­ces pa­ra las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas– tie­ne más dé­fi­cit que el mo­nu­men­tal des­ba­lan­ce fis­cal de más de 81 mil mi­llo­nes de pe­sos de lo que va de 2015.

Es­tas lí­neas son apun­tes que as­pi­ran a agran­dar la agenda so­bre la hi­pó­te­sis de que las ‘ur­gen­cias’ se so­lu­cio­nan con me­di­das de fon­do y no con par­ches.

“Ha­ce más de dos años que el sec­tor pri­va­do no crea em­pleo. El tra­ba­jo no re­gis­tra­do su­pera el 30 por cien­to del es­ta­men­to ac­ti­vo ¿Có­mo, en­ton­ces, me­jo­rar los mí­se­ros ha­be­res de los ju­bi­la­dos?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.