Na­die arro­ja pie­dras al ár­bol que da fru­tos

La Nueva - - OPINIÓN -

ANIVER­SA­RIO. El 2 de ju­lio de 1974 mue­re en Bue­nos Ai­res el ge­ne­ral Juan Do­min­go Pe­rón, quien su­po le­van­tar “la ban­de­ra so­be­ra­na” caí­da en 1930. Fue la mis­ma ban­de­ra que su­po le­van­tar Yri­go­yen en 1916, caí­da en Ca­se­ros en 1852.

Cuan­do ocu­rrió, des­de to­do el mun­do lle­ga­ron rá­pi­da­me­te los ecos de las reac­cio­nes que ha­bía pro­vo­ca­do la muer­te del ge­ne­ral en los prin­ci­pa­les ór­ga­nos de opi­nión.

“Uno de los hom­bres po­lí­ti­cos más sor­pren­den­tes del si­glo XX”, es la ca­li­fi­ca­ción de la ca­de­na de te­le­vi­sión NBC de los Es­ta­dos Uni­dos. La ca­de­na CBS, del mis­mo país se­ña­la, por su par­te, que “Pe­rón era un lí­der ca­ris­má­ti­co muy ama­do por mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos y, al mis­mo tiem­po, muy com­ba­ti­do por mu­chos en los años cin­cuen­ta. En los años 70, mu­chos de quie­nes ha­bían si­do sus enemi­gos ha­bían de­ja­do de ser­lo”.

Un an­ti­guo ada­gio pe­ruano afir­ma que “na­die arro­ja pie­dras al ár­bol que da fru­tos”.

Vi­cen­te J. Pa­la­dino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.