La “V” de la vic­to­ria

La Nueva - - OPINIÓN - Por Leó­ni­das Co­la­pin­to

Víc­tor Klem­pe­rer, un fi­ló­lo­go ale­mán de ori­gen ju­dío que vi­vió (en reali­dad so­bre­vi­vió) en la Ale­ma­nia na­zi du­ran­te to­do el pe­río­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, de­jó es­cri­tas sus im­pre­sio­nes de esa épo­ca en su obra LTI No­tiz­buch ei­nes Phi­lo­gen (“LTI. La Len­gua del Ter­cer Reich”, en su edi­ción cas­te­lla­na) (1) En la mis­ma na­rra una con­ver­sa­ción te­ni­da con otro ale­mán a quien iden­ti­fi­ca co­mo Paul K. Co­rría el mes de Di­ciem­bre de 1941: --Les va fa­tal en Áfri­ca --¿Lo re­co­no­cen? Por­que nor­mal­men­te in­for­man so­bre sus vic­to­rias.

--Es que han es­cri­to “Nues­tras tro­pas que lu­chan he­roi­ca­men­te…” He­roi­ca­men­te sue­na a ne­cro­lo­gía, créa­me.

Klem­pe­rer no lo co­men­ta, pe­ro evi­den­te­men­te se es­tá re­fi­rien­do a la de­rro­ta que el in­glés Mont­go­mery in­fli­gió al ejér­ci­to ale­mán, co­man­da­do por el ma­ris­cal Rom­mel, en las are­nas de To­bruk Tiem­po más tar­de, cuan­do ya los vien­tos de la gue­rra se ha­bían vol­ca­do de­ci­di­da­men­te en fa­vor de los alia­dos, la ra­dio oficial de Ber­lín dis­fra­za­ba las con­se­cu­ti­vas de­rro­tas con el re­pe­ti­do slo­gan “re­ti­ra­da es­tra­té­gi­ca”.

El tra­tar de con­ver­tir en vic­to­ria lo que en reali­dad es exac­ta­men­te lo con­tra­rio, es pro­pio de los re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, ar­bi­tra­rios y au­to­ri­ta­rios. De ahí que no de­ba sor­pren­der que las aplas­tan­tes de­rro­tas su­fri­das por los can­di­da­tos kirch­ne­ro-cris­ti­nis­tas en la úl­ti­ma elec­ción no ha­yan si­do re­co­no­ci­das por los se­gui­do­res del FPV. Por el con­tra­rio, el can­di­da­to ofi­cia­lis­ta a la je­fa­tu­ra de Go­bierno en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, en­tre son­ri­sas y aplau­sos, re­va­lo­ri­zó la ob­ten­ción de “un pun­to más” en re­la­ción con la pe­núl­ti­ma elec­ción, ca­llan­do el he­cho que no só­lo ni si­quie­ra ob­tu­vo un se­gun­do pues­to, sino que la di­fe­ren­cia con el pri­me­ro re­sul­tó abis­mal. Li­te­ral­men­te abis­mal. Y, co­mo en tan­tas otras ex­hi­bi­cio­nes car­na­va­les­cas, se pu­do ob­ser­var que no po­cos de sus se­gui­do­res le­van­ta­ran su mano de­re­cha ex­hi­bien­do la “V” de la vic­to­ria. In­dig­na, a los se­res vir­tuo­sos, que es­tos per­so­na­jes uti­li­cen tal sím­bo­lo. No por­que no ha­yan re­sul­ta­do ven­ce­do­res, sino, fun­da­men­tal­men­te, por­que la fa­mo­sa “V” tie­ne un pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do del que no cual­quie­ra tie­ne el de­re­cho de apro­piar­se.

¿Có­mo na­ció el sím­bo­lo de la “V”? Acae­ció, por ra­ra coin­ci­den­cia, tam­bién du­ran­te el año 1941. Y sur­gió de la ins­pi­ra­ción de dos bel­gas asi­la­dos en Lon­dres du­ran­te la ocu­pa­ción de su país por los na­zis: Víc­tor de La­ve­le­ye, que ha­bía si­do miem­bro del Tri­bu­nal de Ape­la­ción de Bruselas en tiem­pos de paz y Nand Geer­sen que has­ta el mo­men­to de la invasión re­vis­ta­ba co­mo pro­fe­sor de ar­te de la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra. Am­bos te­nían su es­pa­cio en la BBC de Lon­dres, des­de don­de aren­ga­ban a sus con­ciu­da­da­nos a com­ba­tir al opre­sor. Y de ellos na­ció, jus­ta­men­te, la idea de la “V”. El 14 de enero de 1941, de La­ve­le­ye lan­zó al pue­blo bel­ga la nue­va con­sig­na. Po­cos días des­pués, aho­ra em­plean­do el idio­ma fla­men­co, lo hi­zo Geer­sens. Y anun­cia­ron: “Bus­ca­mos un signo de una so­la le­tra que con­tu­vie­ra un men­sa­je en fran­cés y en fla­men­co y, de ser fac­ti­ble, tam­bién en in­glés. De ahí que se ha­ya ele­gi­do la V.” (2). Y en­ton­ces le acla­ra­ron a su pue­blo y a los pue­blos del mun­do, a los li­bres y los opri­mi­dos: Es la V por Vic­toi­re y por Vic­tory, tan­to en fran­cés co­mo en in­glés, y tam­bién lo es por el fla­men­co Vrij­heid (Li­ber­tad).

Apre­cia­rá el lec­tor, en­ton­ces, que el sím­bo­lo no im­pli­ca un sim­ple le­van­ta­mien­to de los de­dos ín­di­ce y me­dio con en­co­gi­mien­to de los res­tan­tes so­bre la pal­ma de la mano. Es mu­cho más que eso. Es un can­to a la li­ber­tad, a la vir­tud, a la éti­ca. Al res­pe­to por ele­men­ta­les de­re­chos hu­ma­nos. A la exi­gen­cia de un com­por­ta­mien­to mo­ral. A un aca­ta­mien­to a las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les. Al triun­fo de los que son ca­pa­ces de sos­te­ner un ideal por so­bre la es­tul­ti­cia de los tor­pes. De ahí que quie­nes son ser­vi­do­res de un ré­gi­men que con­cul­ca li­ber­ta­des, atro­pe­lla las ins­ti­tu­cio­nes de la Re­pú­bli­ca, ex­pul­sa jue­ces y fis­ca­les que in­da­gan en las con­duc­tas co­rrup­tas de fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les y de sus so­cios, mien­ten ín­di­ces de po­bre­za e in­di­gen­cia y echan a fun­cio­na­rios que quie­ren de­cir­le la ver­dad al pue­blo, agra­vian con tér­mi­nos soe­ces a los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, pre­ten­dien­do re­du­cir­los al si­len­cio (“¡Ca­lla­te, ato­rran­ta!”, le graz­nó en el re­cin­to par­la­men­ta­rio el dipu­tado ul­tra cam­po­ris­ta a una le­gis­la­do­ra opo­si­to­ra), co­lo­ni­za mi­nis­te­rios y va­ria­das ins­ti­tu­cio­nes con per­so­na­jes no se­lec­cio­na­dos por sus ido­nei­da­des –tan­to mo­ra­les co­mo pro­fe­sio­na­les- sino por su ge­nu­fle­xo arro­di­lla­mien­to an­te quien osó au­to­de­fi­nir­se (ca­de­na na­cio­nal; 29 de Agos­to de 2012) co­mo “la re­en­car­na­ción de un gran ar­qui­tec­to egip­cio” (una ma­ni­fes­ta­ción de ne­ro­nia­na ego­la­tría que re­pug­na al es­pí­ri­tu re­pu­bli­cano), ca­re­cen de au­to­ri­dad mo­ral pa­ra uti­li­zar un sím­bo­lo que na­ció, jus­ta­men­te, pa­ra com­ba­tir ese ti­po de con­duc­tas.

No es­tá de más, en el epí­lo­go de es­ta no­ta, re­cor­dar al fi­ló­so­fo fran­cés del si­glo XVIII en su re­fe­ren­cia a los que ejer­cen el po­der con una con­duc­ta no pre­ci­sa­men­te in­ma­cu­la­da: “No os em­pe­ñéis en ha­cer pre­va­le­cer la au­to­ri­dad so­bre la ra­zón; ca­so con­tra­rio re­sig­naos a que­dar en ri­dícu­lo du­ran­te to­dos los si­glos, por ser im­per­ti­nen­tes; y tam­bién a su­frir el odio pú­bli­co por vues­tras in­jus­ti­cias” (3)

(1) LTI es la si­gla del la­tín Lingua Ter­tii Im­pe­rii (Len­gua del Ter­cer Reich)

(2) Fuen­te: “La Re­vis­ta Bel­ga” (ju­lio de 1944; p.7 y ss.) Se tra­ta de una pu­bli­ca­ción men­sual edi­ta­da por bel­gas en el exi­lio pa­ra pue­blos de ha­bla his­pa­na. El pa­dre de quien es­cri­be es­tas lí­neas, que fue­ra in­te­gran­te de la “Co­mi­sión Ar­gen­ti­na de Ayu­da a los pue­blos que lu­chan con­tra el Na­zi-fas­cis­mo”, re­par­tía la re­vis­ta en Bahía Blan­ca y su zo­na.

(3) Vol­tai­re: Dic­cio­na­rio fi­lo­só­fi­co; “au­to­ri­dad”. Leó­ni­das Co­la­pin­to en Bahía Blan­ca.

“El tra­tar de con­ver­tir en una vic­to­ria lo que en reali­dad es exac­ta­men­te lo con­tra­rio re­sul­ta pro­pio de los re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, ar­bi­tra­rios y au­to­ri­ta­rios”.

voz

es abo­ga­do. Re­si­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.