“Me con­fié”, di­jo un ju­bi­la­do asal­ta­do

Os­val­do Ro­jas fue víc­ti­ma de dos su­je­tos que lo des­po­ja­ron de 200 pe­sos y jo­yas en su ca­sa de Es­pa­ña 31.

La Nueva - - SEGURIDAD -

Os­val­do Ro­jas tie­ne 78 años, es ju­bi­la­do, y can­ta tan­go. La ama­bi­li­dad de sus pa­la­bras y el tra­to cor­dial re­ve­lan un ca­rác­ter for­ja­do en una so­cie­dad de otros tiem­pos, con pre­cep­tos di­fe­ren­tes y res­pe­to por los ma­yo­res.

“Me con­fié”, ad­mi­tió la víc­ti­ma po­co des­pués de que ayer al me­dio­día un chi­co de en­tre ocho y diez años ac­tua­ra co­mo “car­na­da”, pa­ra en­ga­ñar­la y lo­grar que abrie­ra la puer­ta del de­par­ta­men­to in­terno que ocu­pa en la ca­lle Es­pa­ña 31.

En ese mo­men­to in­gre­só un hom­bre que lo ame­na­zó con una na­va­ja y lo con­du­jo ha­cia su dor­mi­to­rio, don­de lo ama­rró de pies y ma­nos y se apo­de­ró de unos 200 pe­sos en efec­ti­vos y al­gu­nas jo­yas de va­lor.

“Lo­gra­ron en­trar al pa­si­llo y el pi­be me di­jo que ve­nía a en­tre­gar la fac­tu­ra de la luz. Abrí la puer­ta y se me man­dó el que era más gran­de”, ex

Nue­va. pli­có el hom­bre a La

Co­men­tó que el ma­yor ten­dría unos 30 años y que an­tes de dar­se a la fu­ga aban­do­nó el ar­ma blan­ca que uti­li­zó pa­ra ame­na­zar­lo.

“Me pe­día pla­ta y yo les de­cía que no te­nía, por­que soy ju­bi­la­do y vi­vo de mi suel­do. Vie­ron al­gu­nos ca­se­tes que gra­bé con tan­gos y por ahí pen­sa­ron que po­día ha­ber al­go más, pe­ro voy sa­can­do el di­ne­ro que ne­ce­si­to pa­ra ma­ne­jar­me”.

Os­val­do ad­mi­tió que sin­tió te­mor por la for­ma en que pu­die­ra reac­cio­nar el la­drón, por lo que le se­ña­ló al­gu­nos ele­men­tos que po­día to­mar.

Así el su­je­to se apo­de­ró de dos ani­llos de oro, una ca­de­na del mis­mo me­tal pre­cio­so, tres re­lo­jes y dos ge­me­los de pla­ta.

“Gra­cias a Dios y la vir­gen no me pe­ga­ron. Por ahí can­to de vez en cuan­do, allá a lo le­jos, pe­ro no ten­go gui­ta. Pen­sa­ba que me po­dían dar un ca­che­ta­zo o pe­gar­me, por­que uno no sa­be có­mo pue­den ac­tuar”.

El dam­ni­fi­ca­do di­jo que los mal­vi­vien­tes per­ma­ne­cie­ron al­re­de­dor de diez mi­nu­tos en el lu­gar y que lo ata­ron con los cor­do­nes de las za­pa­ti­llas y la co­rrea de un ma­le­tín.

“Mi hi­jo vi­ve ade­lan­te, pen­sé que po­día lle­gar y se iba a ar­mar un lío bár­ba­ro. Les di lo que te­nía, por­que no veía otra es­ca­pa­to­ria. Lo úni­co que que­ría es que se fue­ran”, ad­mi­tió la víc­ti­ma.

Po­co des­pués que los in­tru­sos se die­ran a la fu­ga, el hom­bre lo­gró li­be­rar­se y dar avi­so al 911.

Un mó­vil del Co­man­do de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria lle­gó has­ta el lu­gar y los efec­ti­vos se en­tre­vis­ta­ron con el dam­ni­fi­ca­do, quien les re­la­tó lo su­ce­di­do. Du­ran­te la tar­de ra­di­có la de­nun­cia pe­nal en la co­mi­sa­ría Pri­me­ra.

Pa­ra fi­na­li­zar, Os­val­do se­ña­ló que lo su­ce­di­do de­ja se­cue­las y un al­to gra­do de in­dig­na­ción.

“Es bra­vo lo que pa­só. Lo peor que te que­da es la im­po­ten­cia por to­do es­to. Es­tas per­so­nas en­ci­ma te tra­tan mal, pe­ro no por­que me pe­ga­ran, sino por­que me de­cían cual­quier co­sa”. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

JUAN CO­RRAL-LA NUE­VA.

La po­li­cía lle­gó

a la vi­vien­da de la víc­ti­ma po­co des­pués de que die­ra avi­so al 911.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.