Omar Sha­rif

A los 83 años fa­lle­ció un mi­to del ci­ne

La Nueva - - PORTADA - Agen­cia EFE

Par­ti­ci­pó en más de un cen­te­nar de pe­lí­cu­las en una ca­rre­ra que du­ró más de 60 años, pe­ro Omar Sha­rif pa­sa­rá a la his­to­ria por un úni­co pa­pel, el del pa­sio­nal y sen­si­ble Yu­ri de Doc­tor Zhi­va­go, al que pres­tó la in­ten­si­dad de una mi­ra­da con la que cau­ti­vó den­tro y fue­ra de la pan­ta­lla.

Sus ojos os­cu­ros, su por­te ele­gan­te y una son­ri­sa eter­na hi­cie­ron de Sha­rif, fa­lle­ci­do ayer a los 83 años, una estrella en el sen­ti­do clá­si­co de un Holly­wood que ya no exis­te, con una vi­da lle­na de gla­mour, de ro­man­ces, de jue­go y de ex­ce­sos no siem­pre con­te­ni­dos.

Un fí­si­co des­ta­ca­ble que le abrió las puer­tas del ci­ne de su Egipto na­tal, don­de tu­vo un éxi­to tem­prano des­de que de­bu­ta­ra con ape­nas 22 años en Shay­tan al-Sah­ra, de Yous­sef Chahi­ne, tras gra­duar­se en Ma­te­má­ti­cas y Fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad de El Cai­ro. Más de una vein­te­na de pe­lí­cu­las en ape­nas ocho años lo con­vir­tie­ron en el ac­tor de mo­da de Egipto has­ta que Da­vid Lean vio una foto su­ya cuan­do bus­ca­ba ac­to­res ára­bes pa­ra Law­ren­ce de Ara­bia (1962).

Su por­te lo con­ven­ció de for­ma ins­tan­tá­nea pa­ra con­tra­tar­lo y aun­que en prin­ci­pio iba a te­ner un pe­que­ño pa­pel, el di­rec­tor de­ci­dió dar­le a él uno de los per­so­na­jes más im­por­tan­tes, el del lí­der ára­be Shé­rif Ali ibn el Kha­rish.

Por es­te pa­pel con­si­guió su úni­ca no­mi­na­ción al Os­car, pe­ro lo más im­por­tan­te es que fue su tram­po­lín in­ter­na­cio­nal. Jue­go y be­bi­da. Des­pil­fa­rró au­tén­ti­cas for­tu­nas en ca­si­nos de me­dio mun­do. Re­co­no­ció ha­ber be­bi­do sin in­te­rrup­ción du­ran­te 48 ho­ras jun­to a Pe­ter O'Too­le du­ran­te el ro­da­je de Law­ren­ce de Ara­bia. Pla­ce­res en una vi­da po­co con­ven­cio­nal.

Sin em­bar­go, el ac­tor nun­ca es­tu­vo sa­tis­fe­cho de su tra­ba­jo en la pe­lí­cu­la. En una en­tre­vis­ta por el 50 aniver­sa­rio de su es­treno, Sha­rif afir­mó: "Es un gran fil­me pe­ro yo no es­toy muy bien".

El éxi­to de la pe­lí­cu­la per­mi­tió a Lean aco­me­ter un pro­yec­to gran­dio­so en to­dos sus as­pec­tos: la adap­ta­ción al ci­ne de la no­ve­la de Bo­ris Pas­ter­nak, Doc­tor Zhi­va­go.

Des­de el pri­mer mo­men­to de­ci­dió que Sha­rif se­ría el pro­ta­go­nis­ta, el doc­tor Yu­ri An­dre­ye­vich Zhi­va­go.

Un pa­pel que pu­do ha­cer cuan­do la Co­lum­bia, pro­duc­to­ra con la que te­nía un con­tra­to en ex­clu­si­va de cin­co años, se lo "pres­tó" a la MGM, por tan so­lo 15.000 dó­la­res, co­mo re­cor­da­ba el ac­tor con hu­mor en 1999 en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia.

Yu­ri te­nía una gran lu­cha in­ter­na en­tre el de­ber que re­pre­sen­ta­ba Ton­ya (Ge­ral­di­ne Cha­plin) y el de­seo que era La­ra (Julie Ch­ris­tie). Sha­rif su­po in­ter­pre­tar­lo con de­li­ca­de­za y la in­ten­si­dad que siem­pre po­nía en sus per­so­na­jes, dos ca­rac­te­rís­ti­cas que se amol­da­ban muy bien con la no­ve­la de Pas­ter­nak y con el pre­cio­sis­ta es­ti­lo de Lean, quien hi­zo de la be­lle­za un per­so­na­je más de la pe­lí­cu­la.

La ma­ra­vi­llo­sa mú­si­ca de Mau­ri­ce Ja­rre se aso­ció des­de ese mo­men­to a los ojos de Sha­rif y Ch­ris­tie, for­man­do un re­cuer­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co que po­cos más pue­den igua­lar en be­lle­za.

Un pa­pel que su­pu­so el pun­to cul­mi­nan­te de una ca­rre­ra que ape­nas em­pe­za­ba, pe­ro que no vol­vió a al­can­zar una co­ta tan al­ta.

Con 33 años, Sha­rif se en­con­tró en un pun­to de in­fle­xión tan­to pro­fe­sio­nal co­mo per­so­nal, ya que du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la se se­pa­ró del amor de su vi­da, co­mo re­co­no­ce­ría años des­pués, la ac­triz egip­cia Fa­ten Ha­ma­ma, con quien tu­vo un hi­jo, Ta­rek.

El ac­tor ase­gu­ró siem­pre que se ha­bía se­pa­ra­do de Ha­ma­ma por­que se veía in­ca­paz de ser­le fiel y la que­ría de­ma­sia­do pa­ra en­ga­ñar­la.

A par­tir de ese mo­men­to se sin­tió li­bre pa­ra te­ner nu­me­ro­sos ro­man­ces y res­pon­der al es­te­reo­ti­po de ga­lán que re­pi­tió mu­chas ve­ces a lo lar­go de su ca­rre­ra.

Una vi­da de­di­ca­da a vi­vir in­ten­sa­men­te y al ci­ne, aun­que nun­ca se vio a sí mis­mo co­mo una ce­le­bri­dad. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Jun­to a Julie Ch­ris­tie,

en el fil­me que lo hi­zo re­co­no­ci­do mun­dial­men­te, pe­ro que su­pu­so su úl­ti­mo gran tra­ba­jo pa­ra el ci­ne mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.