5-0 en Ce­rri

San­si­ne­na go­leó y li­de­ra en el Fe­de­ral B

La Nueva - - PORTADA - Ni­co­lás Ba­tis­ta nba­tis­ta@la­nue­va.com

Adap­tar­se a cual­quier ti­po de con­flic­to que se pre­sen­te; una vir­tud que cla­ri­fi­ca el ca­mino del éxi­to. Ese mis­mo por el que ac­tual­men­te tran­si­ta San­si­ne­na en la Zo­na 2 del Fe­de­ral B, don­de es lí­der --in­vic­to-y pa­re­ce que se­rá di­fí­cil de de­rro­car.

El equi­po ce­rren­se ven­ció ayer a Amé­ri­ca (Ge­ne­ral Pi­rán) por 5 a 0, adap­tán­do­se a un cam­po de jue­go cas­ti­ga­do por la llu­via que azo­tó a la re­gión en la jor­na­da do­min­gue­ra. Ade­más, el tri­pe­ro no só­lo con­tó con ese mé­ri­to. Des­de la sol­ven­cia de­fen­si­va, de­mos­tró su efi­ca­cia, ex­plo­tó los es­pa­cios a la per­fec­ción cuan­do los tu­vo y ter­mi­nó fir­man­do su sex­ta vic­to­ria en la com­pe­ten­cia so­bre sie­te pre­sen­ta­cio­nes. Le­tal.

El trá­mi­te ini­cial se tor­nó mo­nó­tono rá­pi­da­men­te, al­go ló­gi­co por el es­ta­do del cam­po de jue­go.

El ba­lón vo­ló mu­cho por el ai­re. Li­na­res y Sche­fer, los crea­ti­vos del lo­cal, la veían pa­sar por en­ci­ma de sus ca­be­zas. San­si­ne­na no do­mi­na­ba y de he­cho, por mo­men­tos, per­dió la te­nen­cia fren­te a un ri­val que ca­re­ció siem­pre del vo­lu­men de jue­go su­fi­cien­te pa­ra crear pe­li­gro. Só­lo in­si­nuó con Giun­ti­ni, quien plan­tea­ba el uno con­tra uno por iz­quier­da, pe­ro sin nin­gún ti­po de com­pa­ñía.

Ayu­da­do por eso y sos­te­ni­do por la so­li­dez de Pon- cet­ta, San­si­ne­na co­men­zó a li­be­rar­se y a ju­gar.

No obs­tan­te, el en­cuen­tro se abrió de la ma­ne­ra que se es­pe­ra­ba: a tra­vés del ba­lón de­te­ni­do.

Sche­fer lan­zó y, tras una se­rie de re­bo­tes, Li­na­res ata­có la se­gun­da pe­lo­ta y la me­tió a la zo­na ca­lien­te, don­de Díaz Ben­der, en so­le­dad, mar­có el 1 a 0. Par­ti­do abier­to.

Des­de allí, to­do pa­re­cía que iba a ser dis­tin­to. Y lo fue.

En­ci­ma, an­tes de re­ti­rar­se a los ves­tua­rios, San­si­ne­na cons­tru­yó el 2-0. Scal­co se adue­ñó de una pe­lo­ta per­di­da en la puer­ta del área, se ar­mó el es­pa­cio y sa­có un re­ma­te ra­san­te, pe­ga­do al pa­lo.

Ya en el com­ple­men­to, con el mar­ca­dor a su fa­vor, el tri­pe­ro ma­ne­jó el rit­mo, ace­le­ran­do cuan­do se lo pro­pu­so.

Así lle­gó la ex­qui­si­ta de­fi­ni­ción de Mc Cou­brey (la pi­có) y los ti­ros de es­qui­na de Sche­fer, que en­con­tra­ron a Scal­co pri­me­ro y Díaz Ben­der des­pués.

Jue­gue don­de jue­gue, San­si­ne­na no de­tie­ne su rit­mo en el Fe­de­ral B, so­lu­cio­na con su fút­bol cual­quier pro­ble­ma que se pre­sen­te y triun­fa. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

En pleno fes­te­jo. Scal­co ce­le­bra uno de sus tan­tos en la tar­de de ayer. Fue­ron los dos pri­me­ros gri­tos del de­lan­te­ro en el certamen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.