Fran­cis­co, siem­pre Fran­cis­co

La Nueva - - OPINIÓN - Por Hu­go E. Gri­mal­di

El Go­bierno es­tá ob­se­sio­na­do por to­do lo que el Pa­pa Fran­cis­co di­ce y es­cri­be y se sien­te per­ma­nen­te­men­te alu­di­do. To­do lo pa­sa de­ba­jo de una lu­pa, ya que al­gu­nos en el entorno pre­si­den­cial su­po­nen que Jor­ge Ber­go­glio ha vuel­to por sus fue­ros, que les es­tá dispu­tan­do el po­der y sa­ben que pue­den ha­cer po­co, de­bi­do a que el per­so­na­je, por su di­men­sión, les re­sul­ta inasi­ble.

Du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na, el ofi­cia­lis­mo se per­si­guió mu­cho más por­que, en me­dio de la gi­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na de Fran­cis­co, se su­ce­die­ron dis­cur­sos, ho­mi­lías, te­le­gra­mas y ges­tos, y en­ton­ces más que to­mar no­ta de los “qué” pa­pa­les, no pa­ra­ron de pre­gun­tar­se “por qué” di­jo tal co­sa, “por qué” el avión so­bre­vo­ló te­rri­to­rio ar­gen­tino o “por qué” la Igle­sia lo­cal hi­zo tal otra. Pa­ra­noia pu­ra, pro­pia de los tiem­pos elec­to­ra­les.

En es­te jue­go de in­se­gu­ri­da­des, des­de Oli­vos se fes­te­jó cuan­do el Pa­pa di­jo lo que se in­ter­pre­tó co­mo pro­fe­sión de fe po­pu­lis­ta, a la ho­ra de cri­ti­car el sis­te­ma eco­nó­mi­co glo­bal. En es­te as­pec­to, a la ca­be­za kirch­ne­ris­ta (y aún mu­cho más a la del cris­ti­cam­po­ris­mo) le cues­ta en­ten­der el sig­ni­fi­ca­do de la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia, al­go que al jus­ti­cia­lis­mo clá­si­co le sue­na más cer­cano a la ter­ce­ra po­si­ción de Juan Pe­rón y a su ali­nea­mien­to so­cial-cris­tiano, jus­ta­men­te en lí­nea con las ba­ses de Guar­dia de Hie­rro, aque­llas con la que sim­pa­ti­za­ba el ac­tual Pa­pa en los años 70.

Pe­ro, más allá de al­gu­nas loas in­tere­sa­das, des­de Oli­vos tam­bién se lo anate­ma­ti­za a dia­rio a Fran­cis­co, ya que el Go­bierno ha vuel­to a pen­sar que ca­da vez que él ha­bla tra­ta de con­di­cio­nar al Go­bierno de su país con men­sa­jes ci­fra­dos y tam­bién cuan­do cree que ha man­da­do a sus cu­ras a ata­car­lo.

Es­tos re­pa­ros sur­gie­ron cla­ra­men­te tras el dis­cur­so del ar­zo­bis­po de Tu­cu­mán el 9 de ju­lio, en el que el pre­la­do de­rrum­bó la te­sis kirch­ne­ris­ta de la va­li­dez del vo­to co­mo fun­da­men­to úni­co de la de­mo­cra­cia, aquel fa­mo­so 54% que sus­ten­ta­ba el “va­mos por to­do”. “De qué plu­ra­lis­mo y de­mo­cra­cia se ha­bla? ¿De la de un dis­cur­so úni­co y ex­clu­yen­te que con­vier­te au­to­má­ti­ca­men­te en enemi­go al que con to­do de­re­cho dis­cre­pa?”, di­jo mon­se­ñor Al­fre­do Zec­ca.

Las bron­cas aho­ra se­gu­ra­men­te se van a po­ten­ciar, tras la pu­bli­ca­ción de un avi­so que no re­sal­ta de­ma­sia­do en el dia­rio del sá­ba­do, pe­se a al­gu­nos to­ques de co­lor ce­les­te, en el que se anun­cia que, el pró­xi­mo miér­co­les, la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (UCA) di­fun­di­rá los ín­di­ces de po­bre­za e in­di­gen­cia del Ba­ró­me­tro de la Deu­da So­cial Ar­gen­ti­na.

El tex­to de la pu­bli­ci­dad lla­ma mu­cho más la aten­ción, ya que con pa­la­bras cui- da­do­sa­men­te ele­gi­das, la UCA an­ti­ci­pa que la pre­sen­ta­ción se re­fe­ri­rá a las de­sigual­da­des “per­sis­ten­tes” y a las “de­silu­sio­nes” re­gis­tra­das en tér­mi­nos de de­sa­rro­llo hu­mano e in­te­gra­ción so­cial. Aun­que el tex­to alu­de tam­bién a los “pro­gre­sos” y a las “ilu­sio­nes” es evi­den­te que el tra­ba­jo va a mar­car in­du­bi­ta­ble­men­te que el de­te­rio­ro de la so­cie­dad per­du­ra y que es eso lo que de­cep­cio­na. Así, no hay re­la­to que aguan­te.

Vi­si­bi­li­zar la po­bre­za es uno de los cu­cos que más en­cres­pan al Go­bierno a dos pun­tas, por­que des­nu­da sus men­ti­ras es­ta­dís­ti­cas y ade­más ha­ce tri­zas su épi­ca de la in­clu­sión.

Cuan­do el Pa­pa di­jo en San­ta Cruz de la Sie­rra “¡bas­ta de des­car­tes!”, cla­ma­ba por los po­bres ex­clui­dos y, en ese sen­ti­do, no es que el Pa­pa ata­ca de nue­vo con es­te In­for­me, sino que es la Igle­sia ar­gen­ti­na la que to­ca la mis­ma mú­si­ca: la UCA es­tá co­man­da­da por mon­se­ñor Víc­tor Ma­nuel Fer­nán­dez, uno de los teó­lo­gos de con­sul­ta ha­bi­tual de Fran­cis­co. Otro tan­to ocu­rrió con lo que di­jo Zec­ca, quien, cuan­do so­li­ci­ta­ba diá­lo­go pa­ra dar­le ma­yor ple­ni­tud a la de­mo­cra­cia, tam­bién se es­ta­ba que­jan­do por el “des­car­te” del otro 46%.

La ne­ce­si­dad de con­ti­nuar con el mo­de­lo ha lle­va­do a Cris­ti­na a de­cir el jue­ves, en Tu­cu­mán, que “no nos va­mos a mo­ver ni un mi­lí­me­tro del lu­gar en el que es­te­mos”, evi­den­te­men­te en una sin­to­nía de ri­gi­dez que no es la que acon­se­ja la Igle­sia. A lo su­mo, im­pul­só una fuer­te ac­ción ca­te­qui­za­do­ra de sus se­gui­do­res fue­ra de las vi­ru­len­cias con un “no hay que eno­jar­se con el que pien­sa di­fe­ren­te. Hay que ar­gu­men­tar las ve­ces que sean ne­ce­sa­rias pa­ra con­ven­cer”, acon­se­jó, es­ta vez más cer­ca de la con­fron­ta­ción ama­ble que del diá­lo­go.

Mien­tras el Go­bierno si­gue en­ce­rra­do en es­te jue­go de aje­drez con la Igle­sia y su ac­tual je­fe, los opo­si­to­res po­co ha­cen pa­ra ir mar­can­do di­fe­ren­cias, preo­cu­pa­dos co­mo es­tán por lle­gar bien sa­lu­da­bles a las elec­cio­nes, an­tes que mos­trar­se co­mo men­sa­je­ros de ma­las no­ti­cias. Has­ta aho­ra, nin­guno de ellos, to­mó la pos­ta de los men­sa­jes pa­pa­les, ni si­quie­ra con la pi­car­día de su­bir­se al dis­cur­so de Fran­cis­co.

“Vi­si­bi­li­zar la po­bre­za es uno de los cu­cos que más en­cres­pan al Go­bierno a dos pun­tas, por­que des­nu­da sus men­ti­ras es­ta­dís­ti­cas y ade­más ha­ce tri­zas su épi­ca de la in­clu­sión”.

Hu­go E. Gri­mal­di agen­cia DyN.

es pe­rio­dis­ta de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.