Sín­to­mas que se pre­sen­tan

La Nueva - - SOCIEDAD -

La Pso­ria­sis se ma­ni­fies­ta por: pla­cas de piel en­ro­je­ci­da, bien de­li­mi­ta­das y cu­bier­tas de es­ca­mas blan­que­ci­nas. Ade­más de uñas con cam­bios de co­lor y gro­sor. Se pre­sen­ta ge­ne­ral­men­te en la zo­na de los co­dos, ro­di­llas y cue­ro ca­be­llu­do, en­tre otras. Los pa­cien­tes con pso­ria­sis pue­den sos­pe­char de la pre­sen­cia de ar­tri­tis pso­riá­si­ca cuan­do sien­ten do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes, se des­pier­tan a la no­che por el do­lor en la es­pal­da y sien­ten rí­gi­das las ma­nos por más de 30 mi­nu­tos a la ma­ña­na. au­to­in­mu­nes, en el ca­so de la Pso­ria­sis, la in­fla­ma­ción se con­cen­tra en la piel don­de se desa­rro­llan pla­cas es­ca­mo­sas ro­jas y blan­cas, en­tre otras ma­ni­fes­ta­cio­nes, mien­tras que en la ar­tri­tis pso­riá­si­ca, el da­ño se ma­ni­fies­ta en las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Los sín­to­mas de am­bas afec­cio­nes no son per­ma­nen­tes; apa­re­cen y des­apa­re­cen, va­rían de una per­so­na a otra e in­clu­so, cam­bian de lu­gar en la mis­ma per­so­na con el tiem­po.

Las téc­ni­cas de diag­nós­ti­co por imá­ge­nes per­mi­ten ha­llar tem­pra­na­men­te los sig­nos que de­no­tan la pre­sen­cia de ar­tri­tis pso­riá­si­ca.

El es­pe­cia­lis­ta co­men­tó que “en­tre las téc­ni­cas con las que con­ta­mos pa­ra acer­car­nos a un diag­nós­ti­co pre­ci­so, se en­cuen­tran: la ra­dio­gra­fía, la to­mo­gra­fía compu­tada, la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca y la eco­gra­fía”.

“Es­ta úl­ti­ma, per­mi­te un diag­nós­ti­co pre­ci­so y se­gu­ro, no tie­ne efec­tos ad­ver­sos por ser no in­va­si­va y pue­de usar­se tam­bién en chi­cos y em­ba­ra­za­das sin nin­gún ries­go. Cuan­do es uti­li­za­da por mé­di­cos reuma­tó­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos que orien­tan su bús­que­da ha­cia la de­tec­ción de las le­sio­nes ca­rac­te­rís­ti­cas de las en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas, se con­vier­te en una he­rra­mien­ta que com­ple­men­ta la con­sul­ta y per­mi­te un diag­nós­ti­co pre­coz y rá­pi­do que con­lle­va al ini­cio in­me­dia­to del tra­ta­mien­to ade­cua­do y un con­trol evo­lu­ti­vo”, in­di­có.

El tra­ba­jo con­jun­to en­tre pro­fe­sio­na­les de di­fe­ren­tes áreas me­jo­ra la evo­lu­ción, el pro­nós­ti­co y la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes que pa­de­cen es­tas en­fer­me­da­des. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.