Re­cha­za­ron la li­ber­tad con­di­cio­nal a un con­de­na­do por ho­mi­ci­dio

La Cá­ma­ra de Ape­la­ción y Ga­ran­tías en lo Pe­nal con­fir­mó el fa­llo por el que se ne­gó el be­ne­fi­cio a Pa­blo Os­car Acos­ta, sen­ten­cia­do a 15 años de cár­cel por la muer­te de Gas­tón Ta­ra­be­lli, co­me­ti­da en el ba­rrio La­tino.

La Nueva - - SEGURIDA -

OCU­RRIÓ EN MAR­ZO DE 2004 La Cá­ma­ra de Ape­la­ción y Ga­ran­tías en lo Pe­nal con­fir­mó una re­so­lu­ción en la que se ne­gó el be­ne­fi­cio de li­ber­tad con­di­cio­nal a Pa­blo Os­car Acos­ta (32), con­de­na­do a 15 años de cár­cel por el cri­men de Gas­tón Ta­ra­be­lli (17), co­me­ti­do en mar­zo de 2004 en el ba­rrio La­tino.

El fa­llo co­rres­pon­dió a la Sa­la I del cuer­po y con­tó con el vo­to de los ma­gis­tra­dos Pa­blo Her­nán Sou­mou­lou y Gui­ller­mo Giam­be­llu­ca.

De esa for­ma, no hi­cie­ron lu­gar a la ape­la­ción plan­tea­da por el de­fen­sor oficial Ni­co­lás Al­va­rez y ra­ti­fi­ca­ron la decisión del juez de Eje­cu­ción Pe­nal Nº 1, doc­tor Clau­dio Brun.

En la re­so­lu­ción se in­di­có que si bien el pla­zo tem­po­ral se en­cuen­tra reuni­do pa­ra so­li­ci­tar el be­ne­fi­cio, las re­ser­vas plan­tea­das en al­gu­nos in­for­mes y cier­tas cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res ava­lan el re­cha­zo del mis­mo.

Los jue­ces con­sig­na­ron la opi­nión del De­par­ta­men­to Téc­ni­co Cri­mi­no­ló­gi­co de la Uni­dad Pe­nal Nº 4 de Vi­lla Flo­res­ta, en el que se in­di­ca la “in­con­ve­nien­cia” de in­cluir a Pa­blo Acos­ta en el ré­gi­men so­li­ci­ta­do.

Se des­ta­có tam­bién la fu­ga que pro­ta­go­ni­zó en abril de 2011, cuan­do lo­gró es­ca­par de la cár­cel y po­cas ho­ras des­pués fue re­cap­tu­ra­do en una vi­vien­da del ba­rrio Los Al­men­dros.

“Re­sul­ta de­mos­tra­ti­vo de un abu­so de con­fian­za y de la im­po­si­bi­li­dad de sos­te­ner en el tiem­po el sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad, y la pre­sen­cia de re­ser­vas cau­te­la­res sur­gi­das del in­for­me psi­co­ló­gi­co”, se in­di­có en la re­so­lu­ción. 18/4/2011. Esa fe­cha Pa­blo Acos­ta es­ca­pó de la cár­cel de Vi­lla Flo­res­ta. Ad­mi­tió que ha­bía to­ma­do vino con otros in­ter­nos en el Ca­sino de Sub­ofi­cia­les y al sa­car la ba­su­ra vio una puer­ta abier­ta y de­ci­dió es­ca­par y di­ri­gir­se a la ca­sa de un fa­mi­liar. Dis­cul­pas. El pre­fec­to ma­yor Al­ber­to Var­gas, quien por en­ton­ces es­ta­ba al fren­te de la U4, de­cla­ró que el de­te­ni­do “nos pi­dió dis­cul­pas, di­jo que fue un mo­men­to de de­bi­li­dad, que por cir­cuns­tan­cias per­so­na­les de­ci­dió to­mar esa ac­ti­tud".

Res­pec­to de es­to úl­ti­mo, los pro­fe­sio­na­les que eva­lua­ron al de­te­ni­do ha­lla­ron en su es­truc­tu­ra psí­qui­ca “es­ca­sos re­cur­sos pa­ra arri­bar a pro­ce­sos de abs­trac­ción y sín­te­sis, obs­ta­cu­li­zan­do ello su ca­pa­ci­dad re­fle­xi­va”.

De­ter­mi­na­ron ade­más la pre­sen­cia de una per­so­na­li­dad “ten­dien­te a la ac­ción, lo que fa­ci­li­ta­ría la irrup­ción de com­po­nen­tes hos­ti­les y agre­si­vos en si­tua­cio­nes per­ci­bi­das co­mo ame­na­zan­tes”.

Por otra par­te, sos­tu­vie­ron que no se acre­di­tó un víncu­lo en­tre el de­te­ni­do y la per­so­na que lo re­ci­bi­ría, la que nun­ca lo vi­si­tó en el pe­nal, no se ha­lló un in­for­me so­cio- am­bien­tal, y só­lo se sa­be que es pa­re­ja de su her­ma­na.

Por es­tas ra­zo­nes los jue­ces en­ten­die­ron que no hay ra­zón pa­ra apar­tar­se de lo sos­te­ni­do en los in­for­mes ela­bo­ra­dos por las au­to­ri­da­des del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio y con­fir­ma­ron el fa­llo en el que se re­cha­zó la li­ber­tad con­di­cio­nal so­li­ci­ta­da por el su­je­to.

De­sa­rro­llo del jui­cio

El 10 de abril de 2007, el Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1, in­te­gra­do por los jue­ces Ma­rio Lin­dor Bur­gos, En­ri­que Jo­sé Mon­ti­ro­ni y Hu­go Al­ber­to De Ro­sa, con­de­nó a Acos­ta por los de­li­tos de “ho­mi­ci­dio, le­sio­nes le­ves, abu- so de ar­ma y te­nen­cia ile­gí­ti­ma de ar­ma de gue­rra”.

Fue ha­lla­do cul­pa­ble del he­cho ocu­rri­do el 26 de mar­zo de 2004, en la ve­re­da lin­dan­te a la vi­vien­da de Lu­go­nes 59, cuan­do Ta­ra­be­lli re­ci­bió un dis­pa­ro en la ca­be­za con un re­vól­ver ca­li­bre 38.

En esas mis­mas cir­cuns­tan­cias, Jo­sé Luis Fi­gue­roa, alle­ga­do a la víc­ti­ma fa­tal, fue gol­pea­do con el ar­ma, re­sul­tan­do con le­sio­nes, y tam­bién se efec­tua­ron dos dis­pa­ros cer­ca su­yo.

La au­to­ría de Acos­ta no fue ma­te­ria de dis­cu­sión, ya que la mis­ma de­fen­sa del acu­sa­do la ad­mi­tió, aun­que ase­gu­ró que no ac­tuó con do­lo, si- no que se tra­tó de un ac­to me­ra­men­te ac­ci­den­tal.

Al me­nos tres tes­ti­mo­nios ra­ti­fi­ca­ron de­ta­lles del he­cho: que Ta­ra­be­lli no es­ta­ba ar­ma­do, que sa­lió en de­fen­sa de Fi­gue­roa y que el dis­pa­ro le­tal fue di­ri­gi­do ha­cia la víc­ti­ma.

El 29 de enero de 2019 ven­ce­rá la sen­ten­cia im­pues­ta al impu­tado, quien se en­cuen­tra de­te­ni­do des­de el 31 de mar­zo de 2004 y ha­ce dos años se le otor­gó una re­duc­ción de se­sen­ta días en la con­de­na apli­ca­da por los jue­ces bahien­ses. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

En abril de 2007

el Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1 con­de­nó a Pa­blo Acos­ta por el cri­men ocu­rri­do en el ba­rrio La­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.