Mu­ji­ca no aban­do­na la es­ce­na

La Nueva - - OPINIÓN - Por Emi­lio J. Cár­de­nas

La re­cien­te pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca del Uru­guay ejer­ci­da por par­te de Jo­sé (“Pe­pe”) Mu­ji­ca se­rá re­cor­da­da co­mo “con­for­mis­ta”, por­que cier­ta­men­te no fue “re­for­mis­ta”. Pa­ra na­da.

Qui­zás con una úni­ca y de­ba­ti­ble ex­cep­ción: la in­só­li­ta le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na. Uru­guay, re­cor­de­mos, es el pri­mer país del mun­do que ha le­ga­li­za­do el co­mer­cio de esa dro­ga y Mu­ji­ca, a su vez, es el pri­mer pre­si­den­te que cre­yó que esa era una decisión ab­so­lu­ta­men­te es­tra­té­gi­ca, im­pres­cin­di­ble, im­pos­ter­ga­ble y cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de su país. Lo que es, por lo me­nos, muy dis­cu­ti­ble. Du­do­so ho­nor el su­yo.

Mu­ji­ca se­rá, ade­más, re­cor­da­do por aque­lla des­di­cha­da fra­se con la que, en su mo­men­to, pre­ten­die­ra jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble. Es­to es, la ver­gon­zo­sa ge­nu­fle­xión an­te Hu­go Chá­vez con la que los miem­bros del Mer­co­sur de­ci­die­ron, en Men­do­za, la ile­gal sus­pen­sión de Pa­ra­guay de esa or­ga­ni­za­ción y de Unasur pa­ra así per­mi­tir el in­gre­so de Ve­ne­zue­la a am­bas or­ga­ni­za­cio­nes, que ha­bía es­ta­do blo­quea­do has­ta en­ton­ces por Pa­ra­guay, que en­ten­día -con to­da ra­zón- que Ve­ne­zue­la no era -ya en­ton­ces- una de­mo­cra­cia. Co­mo no lo es to­da­vía hoy. Esa fra­se, que vul­ne­ra de fren­te to­da la tra­di­ción de res­pe­to a la ley que es -y ha si­do- pro­pia del Uru­guay, fue: “Lo po­lí­ti­co tie­ne prio­ri­dad por so­bre lo ju­rí­di­co”. Una ver­da­de­ra bar­ba­ri­dad, pe­se a ha­ber si­do pro­nun­cia­da con el des­par­pa­jo y la in­con­cien­cia pro­pios del ex­je­fe gue­rri­lle­ro orien­tal.

Fi­na­li­za­da que fue­ra su pre­si­den­cia, Mu­ji­ca ha pre­ten­di­do, pe­se a ello, se­guir ins­ta­la­do en el cen­tro del es­ce­na­rio po­lí­ti­co de su país. Sin ma­yor for­tu­na, cabe se­ña­lar. Tam­bién lo ha pre­ten­di­do su be­li­co­sa es­po­sa, la se­na­do­ra Lu­cía To­po­lansky, que bus­có in­me­dia­ta­men­te ser ele­gi­da al­cal­de­sa de Mon­te­vi­deo, re­ci­bien­do una du­ra re­pul­sa por par­te de los vo­tan­tes. Ocu­rre que, en su ce­rra­zón, do­ña Lu­cía cier­ta­men­te ca­re­ce de simpatía y de ca­ris­ma. Y eso es vi­si­ble, aun­que ella qui­zás no lo ad­vier­ta.

Pa­ra ser ob­ser­va­do y es­cu­cha­do (y lla­mar la aten­ción) Mu­ji­ca ins­ta­la aho­ra te­mas que no con­si­de­ró cuan­do fue­ra pre­si­den­te. Por­que son “des­es­ta­bi­li­za­do­res” res­pec­to del ma­ne­jo de la economía.

Por ejem­plo, la ne­ce­si­dad de re­for­mar la Cons­ti­tu­ción de su país en el ca­pí­tu­lo del de­re­cho de pro­pie­dad, pa­ra de­bi­li­tar­lo por cier­to. Los in­ver­so­res, in­ter­nos y ex­tran­je­ros an­te ello se in­tran­qui­li­zan. Con ra­zón, por su­pues­to.

Lo ha­ce pi­ca­do apa­ren­te­men­te por­que la Su­pre­ma Cor­te de su país, co­mo era de su­po­ner, ha de­cla­ra­do la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del Im­pues­to a la Con­cen­tra­ción de In­mue­bles Ru­ra­les que fue­ra dic­ta­do ba­jo la ges­tión de Mu­ji­ca.

Ocu­rre que Mu­ji­ca des­ti­la sus pro­fun­dos re­sen­ti­mien­tos al sos­te­ner que “la Cons­ti­tu­ción pa­re­ce he­cha por es­tan­cie­ros”. Increíble ex­pre­sión de odio ha­cia al sec­tor to­da­vía más im­por­tan­te de la economía uru­gua­ya.

Ha­bla­mos del ar­tícu­lo 32 de la Car­ta Mag­na orien­tal, que dis­po­ne que el de­re­cho de pro­pie­dad es­tá su­je­to a lo que dis­pon­gan las le­yes por ra­zo­nes de in­te­rés ge­ne­ral.

Cuan­do la economía del Uru­guay se de­bi­li­ta, in­tro­du­cir esa dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca es to­tal­men­te inopor­tuno. Su país ne­ce­si­ta atraer, no es­pan­tar, a los in­ver­so­res. Y la pro­pues­ta de Mu­ji­ca obra na­tu­ral­men­te a la ma­ne­ra de inú­til “es­pan­ta­pá­ja­ros”. Una pe­na. Ella se­rá aho­ra de­ba­ti­da en el seno del Fren­te Am­plio, don­de al­gu­nos la aplau­den y otros –más prag­má­ti­cos- la til­dan de in­ne­ce­sa­ria.

Mu­ji­ca, en bus­ca de la no­to­rie­dad ya ex­tra­via­da, es­tá ge­ne­ran­do dis­cu­sio­nes que Uru­guay no pa­re­ce ne­ce­si­tar en mo­men­tos en que sus ur­gen­cias son otras, muy dis­tin­tas. De con­te­ni­do eco­nó­mi­co y co­mer­cial, fun­da­men­tal­men­te.

“Fi­na­li­za­da su pre­si­den­cia, Jo­sé Mu­ji­ca ha pre­ten­di­do, pe­se a ello, se­guir ins­ta­la­do en el cen­tro del es­ce­na­rio po­lí­ti­co de su país. Sin ma­yor for­tu­na, cabe se­ña­lar”.

Emi­lio J. Cár­de­nas es ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal del gru­po Agenda In­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.