Un sím­bo­lo que se cae a pe­da­zos

La Nueva - - OPINIÓN -

“DE­PLO­RA­BLE”. ESA fue la pa­la­bra ele­gi­da por la pe­rio­dis­ta de es­te dia­rio que, en su edi­ción del pa­sa­do miér­co­les 8 de ju­lio, des­cri­bió el es­ta­do en el que se en­cuen­tran las ins­ta­la­cio­nes de la Es­cue­la Nº 2, de Viey­tes 51, bien his­tó­ri­co de re­le­van­cia pro­vin­cial. EL EDI­FI­CIO ado­le­ce de to­dos los ma­les pro­pios de una obra con 86 años inin­te­rrum­pi­dos de uso -fue ha­bi­li­ta­da en el ci­clo lec­ti­vo de 1929-, a la cual con­cu­rren más de tres mil alum­nos pa­ra re­ci­bir cla­ses en los cua­tro es­ta­ble­ci­mien­tos que fun­cio­nan en el lu­gar en los ni­ve­les pri­ma­rio, me­dio y su­pe­rior, y que ha ca­re­ci­do his­tó­ri­ca­men­te de man­te­ni­mien­to y ade­cua­ción. CUAN­DO, HA­CE seis me­ses, el go­ber­na­dor Da­niel Scio­li lle­gó a nues­tra ciu­dad pa­ra inau­gu­rar los cur­sos de la Es­cue­la de Po­li­cía lo­cal, un hom­bre de es­ta ca­sa le plan­teó de ma­ne­ra per­so­nal, co­mo exa­lumno que es de esa es­cue­la, su preo­cu­pa­ción y tris­te­za por el pé­si­mo es­ta­do del in­mue­ble. EL MAN­DA­TA­RIO pa­re­ció in­tere­sar­se, pi­dió a un co­la­bo­ra­dor que to­ma­ra no­ta del pe­di­do y ma­ni­fes­tó que “se ocu­pa­ría” del mis­mo. CO­MO ESA, han si­do de­ce­nas las oca­sio­nes en que des­de la Pro­vin­cia se anun­cia­ron obras, se pre­sen­ta­ron pla­nos y se ele­va­ron pre­su­pues­tos sin que nun­ca se ha­ya lo­gra­do na­da, más allá de arre­glos me­no­res. NA­DA MÁS pres­tar aten­ción al es­ta­do de la fa­cha­da del edi­fi­cio al­can­za pa­ra to­mar di­men­sión de có­mo se en­cuen­tra el res­to de las ins­ta­la­cio­nes. SE DI­CE, con acier­to, que la ar­qui­tec­tu­ra es un li­bro es­cri­to en pie­dra. Una ma­ne­ra de leer la his­to­ria de un lu­gar, por cuan­to ca­da obra es con­se­cuen­cia de una épo­ca y es­tá ma­ni­fes­tan­do un mo­men­to, una si­tua­ción eco­nó­mi­ca, una vo­lun­tad so­cial. LA ES­CUE­LA Nº 2, na­ci­da co­mo Cen­te­na­rio y re­bau­ti­za­da Va­len­tín Ver­ga­ra, fue una obra que im­pul­só pre­ci­sa­men­te Ver­ga­ra, sien­do dipu­tado pri­me­ro y go­ber­na­dor de la pro­vin­cia des­pués. FUE CON­TEM­PO­RÁ­NEA de la cons­truc­ción de los nue­vos edi­fi­cios de las es­cue­las nú­me­ros 3 y 5, y con­tun­den­te de­mos­tra­ción de la vo­lun­tad por me­jo­rar las con­di­cio­nes edu­ca­ti­vas, ge­ne­ran­do es­pa­cios acor­des y des­ti­nan­do fon­dos pú­bli­cos a for­ta­le­cer­los. CA­SI UN si­glo des­pués, el mis­mo Es­ta­do no dis­po­ne de di­ne­ro si­quie­ra pa­ra ta­reas de man­te­ni­mien­to. CO­MO SI edu­car hu­bie­se si­do en­ten­di­do co­mo re­le­van­te pa­ra aque­llos y desecha­ble pa­ra es­tos.

La Es­cue­la Nº 2 ado­le­ce de to­dos los ma­les pro­pios de una obra con 86 años de uso: fue ha­bi­li­ta­da en el ini­cio del ci­clo lec­ti­vo de 1929.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.