Rui­dos mo­les­tos

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

ex­ten­sión era ex­ten­si­va al uso de los tim­bres de las bi­ci­cle­tas.

Ha­bía un apar­ta­do es­pe­cial de­di­ca­do a las “pa­to­tas”, pa­ra las cua­les en­tre las 24 y las 7 no se ad­mi­ten gri­tos, con­ver­sa­cio­nes a voz de cue­llo ni afi­cio­na­dos al can­to que quie­ran dar rien­da suel­ta a sus lí­ri­cas ins­pi­ra­cio­nes. Otros pun­tos cla­ve se re­fe­rían a aque­llos ta­lle­res o in­dus­trias que, por im­pe­rio del pro­gre­so de la ciu­dad, ha­bían que­da­do ro­dea­dos de vi­vien­das fa­mi­lia­res y que du­pli­ca­ban la po­ten­cia de sus mo­to­res y ma­qui­na­rias.

Se prohi­bía ade­más un com­po­nen­te del pa­no­ra­ma ur­bano pro­pio de la épo­ca, cual era el de los au­to­mo­to­res que, do­ta­dos de al­to­par­lan­tes, al­ter­na­ban la pro­pa­ga­ción de rá­fa­gas mu­si­ca­les de no más de cua­tro com­pa­ses del tan­go o fox, con re­cla­mes co­mer­cia­les.

“Son dis­po­si­cio­nes que con­tri­bui­rán a que nues­tra ciu­dad re­to­me las ca­rac­te­rís­ti­cas de vi­lla tran­qui­la, ca­ren­te de rui­dos mo­les­tos”, di­jo es­te dia­rio.

La crí­ti­ca era ha­cia el mon­to de las mul­tas a los in­frac­to­res, que no se ha­bía mo­di­fi­ca­do y se­guía sien­do de 19 pe­sos mo­ne­da na­cio­nal, co­mo en 1939. “¡Sa­le de­ma­sia­do ba­ra­to ha­cer rui­do!”, se di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.