Irán abrió un nue­vo ca­mino con el mun­do

El país y las gran­des po­ten­cias con­clu­ye­ron un acuer­do que prác­ti­ca­men­te im­po­si­bi­li­ta a Tehe­rán la cons­truc­ción de una bom­ba ató­mi­ca du­ran­te va­rios años.

La Nueva - - EL MUNDO - Agen­cia AFP-NA

SE LE­VAN­TA­RÍAN LAS SAN­CIO­NES VIE­NA - Irán y las gran­des po­ten­cias con­clu­ye­ron ayer un acuer­do que prác­ti­ca­men­te im­po­si­bi­li­ta a Tehe­rán la cons­truc­ción de una bom­ba ató­mi­ca du­ran­te va­rios años, a cam­bio del le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que aho­ga­ban su economía.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma se con­gra­tu­ló por el acuer­do que da la po­si­bi­li­dad de ir en una nue­va di­rec­ción.

El Reino Unido, Tehe­rán y la Unión Eu­ro­pea tam­bién ce­le­bra­ron un acuer­do his­tó­ri­co, mien­tras que Mos­cú ase­gu­ró que el mun­do ha­bía lan­za­do un gran sus­pi­ro de ali­vio.

Fran­cia espera que con es­te com­pro­mi­so, cier­tas cri­sis en las que Irán es­tá im­pli­ca­do di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te pue­dan re­sol­ver­se más fá­cil­men­te.

Por el con­tra­rio, Is­rael de­nun­ció de in­me­dia­to un error his­tó­ri­co que per­mi­ti­rá a Irán fi­nan­ciar su má­qui­na de te­rror.

Es la pri­me­ra vez que un pac­to a tan al­to ni­vel se pro­du­ce en­tre la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca y Es­ta­dos Uni­dos des­de la rup­tu­ra de sus re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en 1980.

Es­te desen­la­ce su­po­ne un gran éxi­to pa­ra el man­da­ta­rio mo­de­ra­do ira­ní Ha­san Roha­ni, quien ce­le­bró que Dios hi­cie­ra reali­dad las ple­ga­rias de sus ciu­da­da­nos.

Dos se­ma­nas des­pués del anun­cio de la reaper­tu­ra de la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en Cu­ba, el lí­der nor­tea- me­ri­cano se apun­ta un nue­vo tan­to di­plo­má­ti­co al final de su se­gun­do y úl­ti­mo man­da­to.

Pe­ro cui­da­do, ad­vir­tió Oba­ma en una in­ter­ven­ción re­trans­mi­ti­da en directo tam­bién por la te­le­vi­sión ira­ní: el acuer­do es­tá fun­da­do en com­pro­ba­cio­nes, no en la con­fian­za.

El en­ten­di­mien­to fue al­can­za­do tras una ma­ra­tón de ne­go­cia­cio­nes ini­cia­da en sep­tiem­bre de 2013 y cu­ya úl­ti­ma ron­da se ex­ten­dió a lo lar­go los 18 úl­ti­mos días, un final de una du­ra­ción sin pre­ce­den­tes des­de los acuer­dos de Day­ton que pu­sie­ron fin a la gue­rra de Bos­niaHer­ze­go­vi­na en 1995.

Las dis­cu­sio­nes en­tre Irán y el gru­po 5+1 (los paí­ses miem­bros del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU -Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia, Chi­na, Fran­cia y Reino Unido- y Ale­ma­nia) fue­ron pro­lon­ga­das en va­rias oca­sio­nes por las di­ver­gen­cias sol­ven­ta­das in ex­tre­mis.

El pac­to final da con­te­ni­do real a los gran­des prin­ci­pios acor­da­dos en Lau­sa­na en abril: Tehe­rán se com­pro­me­te a re­du­cir su ca­pa­ci­dad nu­clear (dis­mi­nui­rá dos ter­cios las cen­tri­fu­ga­do­ras de ura­nio en 10 años, sus re­ser­vas de ura­nio en­ri­que­ci­do) du­ran­te va­rios años y a per­mi­tir que los ins­pec­to­res de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía Ató­mi­ca reali­cen ins­pec­cio­nes en pro­fun­di­dad de sus ins­ta­la­cio­nes.

El ob­je­ti­vo es ha­cer ca­si im­po­si­ble que Irán pue­da fa­bri­car la bom­ba ató­mi­ca, per­mi­tien­do al mis­mo tiem­po a Tehe­rán, que nie­ga ha­ber­lo in­ten­ta­do en nin­gún mo­men­to, su de­re­cho a desa­rro­llar una in­dus­tria nu­clear ci­vil.

Una vez las ins­ta­la­cio­nes ira­níes sean re­du­ci­das se­gún los tér­mi­nos del pac­to, ha­rá fal­ta un año pa­ra que Tehe­rán vuel­va a te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra fa­bri­car la bom­ba ató­mi­ca, fren­te a los 3 me­ses ac­tua­les.

A cam­bio, las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les adop­ta­das des­de 2006 por EE.UU., la UE y la ONU, se­rán le­van­ta­das pro­gre­si­va­men­te a par­tir de 2016 si Tehe­rán cum­ple con sus com­pro­mi­sos. En ca­so de vio­la­ción, po­drán ser es­ta­ble­ci­das, y esa re­ver­si­bi­li­dad du­ra­rá 15 años. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

REUTERS

Tras 13 años de de­sen­cuen­tros,

el pac­to de Vie­na ne­go­cia­do en­tre las par­tes des­per­tó en la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca una sen­sa­ción de sa­tis­fac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.