Ar­ma en mano, un su­je­to asal­tó un co­mer­cio en el ba­rrio Uni­ver­si­ta­rio

Ca­si 500 pe­sos de la re­cau­da­ción lo­gró lle­var­se un de­lin­cuen­te que irrum­pió en el lo­cal ubi­ca­do en la es­qui­na de Al­va­ra­do y 1º de Mar­zo. El su­je­to con­tó con el apo­yo de un cóm­pli­ce pa­ra dar­se a la fu­ga en mo­to­ci­cle­ta.

La Nueva - - SEGURIDAD -

“ES­TA­BA MUY APU­RA­DO POR IR­SE” “Te­nía un ar­ma, un re­vól­ver. Es­ta­ba muy apu­ra­do. pe­día car­te­ras y lo que se lle­vó fue to­do lo que ha­bía en la ca­ja, que era po­co. Era uno so­lo, pe­ro afue­ra lo es­pe­ra­ba otro en una mo­to”.

Ama­ble­men­te, pe­ro mi­dien­do mu­cho sus res­pues­tas, Ana­lía Ma­dri­gal brin­dó de­ta­lles del asal­to re­gis­tra­do en el lo­cal que fun­cio­na en la in­ter­sec­ción de Al­va­ra­do y 1º de Mar­zo, en el ba­rrio Uni­ver­si­ta­rio.

El epi­so­dio ocu­rrió al­re­de- dor de las 21 del lu­nes, “cuan­do es­tá­ba­mos ce­rran­do”, co­men­tó la mu­jer y agre­gó que “nos ha­bían ro­ba­do ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro en es­te ne­go­cio es la pri­me­ra vez”.

“Ha­bía­mos cua­tro per­so­nas en el ne­go­cio --dos mu­je­res y dos hom­bres-- cuan­do in­gre­só un mu­cha­cho jo­ven, de unos 25 años, al­to, gran­do­te, con an­ti­pa­rras y ca­pu­cha, por lo que te­nía la ca­ra me­dio ta­pa­da”, de­ta­lló la co­mer­cian­te a un cro­nis­ta de

“Te­nía un ar­ma”, ase­ve­ró la víc­ti­ma e hi­zo el ges­to in­di­ca­ti­vo que lo lle­va­ba a la al-

Nue­va." "La

tu­ra de la cin­tu­ra, so­bre el la­do de­re­cho.

“Yo no lo vi, pe­ro las otras per­so­nas me lo con­fir­ma­ron. Él (por el de­lin­cuen­te) le ex­hi­bió el ar­ma a un alle­ga­do que es­ta­ba acá (se­ña­lan­do en sec­tor pró­xi­mo a la puer­ta) y los dos clien­tes tam­bién lo vie­ron”, ase­gu­ró.

An­te la in­sis­ten­te exi­gen­cia del la­drón, fue la pro­pia mu­jer quien le en­tre­gó el di­ne­ro que con­te­nía la ca­ja re­gis­tra­do­ra.

“Aga­rré lo que te­nía y se lo di. Yo mis­ma abrí la ca­ja... Se ha­brá lle­va­do 400 o 500 pe­sos”, es­ti­mó Ana­lía, quien Fue bre­ve. La co­mer­cian­te Ana­lía Ma­dri­gal des­ta­có que el de­lin­cuen­te que la asal­tó te­nía mu­cho apu­ro en re­ti­rar­se del lu­gar. “En­tró y di­jo que era un ro­bo, pe­ro es­ta­ba su­ma­men­te apu­ra­do, ner­vio­so. A no­so­tros se nos hi­zo lar­go, pe­ro fue cues­tión se se­gun­dos que es­tu­vo acá aden­tro" y agre­gó que "ha­bía­mos cua­tro per­so­nas en el ne­go­cio --dos mu­je­res y dos hom­bres-- cuan­do in­gre­só”. re­cor­dó que el mal­vi­vien­te tam­bién “pe­día car­te­ras y es­ta­ba muy apu­ra­do por ir­se”.

Con el bo­tín en su po­der, el asal­tan­te se ale­jó del lu­gar en com­pa­ñía de un cóm­pli­ce en una mo­to­ci­cle­ta.

“Se fue­ron por ca­lle Co­lom­bia (en sen­ti­do des­cen­den­te de la nu­me­ra­ción ca­tas­tral) y por lo que sa­be­mos la mo­to no te­nía lu­ces”, de­ta­lló la mu­jer.

El co­mer­cio es­tá ubi­ca­do al la­do del ca­nal Mal­do­na­do y su­ma mu­chos años de ac­ti­vi­dad co­mer­cial.

“Ha­ce un mon­tón de años que es­ta­mos acá, pe­ro cam- bia­mos de ru­bro y con es­te al­ma­cén gour­met lle­va­mos dos años más o me­nos”, con­clu­yó la dam­ni­fi­ca­da.

Una al­can­cía

Po­cas per­te­nen­cias, aun­que de in­con­men­su­ra­ble va­lor sen­ti­men­tal pa­ra su pro­pie­ta­ria, ro­ba­ron de­lin­cuen­tes que in­gre­sa­ron por la fuer­za en una vi­vien­da del ba­rrio Be­lla Vis­ta.

El he­cho se re­gis­tró a las 15 de an­te­ayer, en el do­mi­ci­lio de ca­lle Co­ro­nel Suá­rez 576, don­de re­si­de Ma­ría Mar­ga­ri­ta González (77), quien an­tes del ro­bo se ha­bía ido a la ca­sa de su tía.

Los la­dro­nes se apo­de­ra­ron de una al­can­cía con mo­ne­das de 25 y 50 cen­ta­vos que es­ta­ba en un pla­car, y un tren eléc­tri­co de ju­gue­te nue­vo que lo ha­bía com­pra­do pa­ra su nie­to.

“No se lle­va­ron prác­ti­ca­men­te na­da. Bus­ca­ban di­ne­ro y pro­vo­ca­ron mu­cho des­or­den aden­tro de mi ca­sa. Yo ha­bía ido a vi­si­tar a mi tía, que es vie­ji­ta, fui a ha­cer­le los man­da­dos. Cuan­do vol­ví en­con­tré to­do re­vuel­to. Has­ta die­ron el vuel­ta el col­chón y ti­ra­ron to­da la ro­pa y los pa­pe­les que te­nía aco­mo­da­dos en va­li­ji­tas”, aco­tó la dam­ni­fi­ca­da a es­te dia­rio.

“Na­da más bus­ca­ban pla­ta, pe­ro nun­ca ten­go por­que uso la tar­je­ta de dé­bi­to pa­ra pa­gar las com­pras y evi­tar es­te ti­po de he­chos. Es­toy se­gu­ra de que fue­ron chi­cos que en­tra­ron por esa ven­ta­na del cos­ta­do, por­que ahí las plan­tas es­tán ro­tas”, men­cio­nó la mu­jer. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

“Nos ha­bían ro­ba­do

ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro en es­te ne­go­cio es la pri­me­ra vez”, sos­tu­vo Ana­lía Ma­dri­gal, víc­ti­ma del he­cho de in­se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.