Hi­ja de...

Ma­le­na Guinz­burg tam­bién da ri­sa

La Nueva - - PORTADA -

Ma­le­na Guinz­burg, ac­triz y no­ta­ble ex­po­nen­te del stand up en la Ar­gen­ti­na, que la se­ma­na pa­sa­da es­tre­nó, en el Pa­seo La Pla­za, su show Pu­cha, jun­to a Die­go Scott, Pa­blo Fá­bre­gas y Fer­nan­do San­jiao, ba­jo di­rec­ción de Die­go Rein­hold, ad­mi­tió que pa­ra ella “no exis­te nin­gún te­ma so­bre el que no se pue­da ha­cer hu­mor”.

“El úni­co lí­mi­te es que si vas a reír­te de al­gu­na te­má­ti­ca me­dio den­sa, el chis­te es­té bien cons­trui­do, que lo pue­das de­fen­der des­de un lu­gar de ver­dad por­que si no se con­vier­te en una fal­ta de res­pe­to y yo no quie­ro es­cu­char­me ha­blan­do des­de ese lu­gar”, in­di­có Guinz­burg.

“No reivin­di­co el ape­lli­do, no sien­to eso; es un ho­nor que me di­gan que me pa­rez­co, pe­ro no soy él: mi vie­jo era muy gran­de”, acla­ra en­se­gui­da, so­bre la fa­ma y el he­cho de ser “la hi­ja de” Jor­ge Guinz­burg.

Des­pués del éxi­to de #Mas­can­che­ro, que en­tre 2013 y 2014 fue vis­to por más de 80 mil es­pec­ta­do­res, Pu

cha lle­gó pa­ra de­cir al­go so­bre “los dog­mas, las gue­rras re­li­gio­sas, los aten­ta­dos te­rro­ris­tas, los des­cu­bri­mien­tos de la cien­cia y los fras­cos de mer­me­la­da que no po­de­mos abrir.

“Nos gus­tó el nom­bre por­que ha­bla de la crí­ti­ca inac­ti­va, la que­ja sin sen­ti­do: 'Pu­cha, el mun­do se es­tá que­dan­do sin agua'; ' Ni una me­nos, pu­cha' y la idea es bur­lar­nos un po­co de esa ac­ti­tud”, in­di­có la hi­ja del le­gen­da­rio hu­mo­ris­ta que es

tu­vo al fren­te de La bi­blia y el

ca­le­fón.

“Lue­go, en el ar­ma­do y con Scott co­mo pre­sen­ta­dor, qui­si­mos reír­nos un po­co de las char­las Ted y las neu­ro­cien­cias que es­tán tan de mo­da hoy”, agre­gó.

Lue­go, en­tre ca­da se­pa­ra­dor a car­go de Scott, el trío su­ma a sus per­so­na­lí­si­mos mo­nó­lo­gos dis­tin­tos re­cur-

sos co­mo in­te­rac­cio­nes au­dio­vi­sua­les, tea­tro ne­gro y mú­si­ca or­ques­ta­dos por el pro­lí­fi­co Die­go Rein­hold.

“Ca­da vez que ten­go que ha­cer un mo­nó­lo­go nue­vo sien­to que ya di­je to­do lo que te­nía pa­ra de­cir, que ya fui gra­cio­sa, que no se me va a ocu­rrir na­da nue­vo, que no ten­go na­da pa­ra dar, que has­ta acá lle­gue y que mu­chas gra­cias bue­nas no­ches”, con­fe­só la ac­triz en­tre ri­sas.

“Pe­ro ade­más no re­pe­tir­me es muy di­fí­cil por­que la ma­te­ria pri­ma del stand up es uno mis­mo y los te­mas que te cru­zan son siem­pre más o me­nos los mis­mos: yo me doy siem­pre con un ca­ño, me di­vier­te y es lo que me sa­le, pe­ro acá es­toy tra­tan­do de ir­me pa­ra otro la­do”, di­jo la ac­triz que ad­mi­tió ha­cer te­ra­pia “des­de to­da la vi­da”.

“Por ejem­plo, en una par­te ha­blo de las di­fe­ren­cias en­tre las mo­de­los y las gor­das y no po­ner­me a mí de ejem­plo me cos­tó mu­cho, pe­ro ne­ce­si­to ver qué otras co­sas ten­go pa­ra de­cir”, con­tó.

Y pre­ci­sa­men­te esas in­se­gu­ri­da­des que ope­ran co­mo ver­da­de­ros ta­la­dros neu­má­ti­cos en su ca­be­za, Ma­le­na las tra­du­ce de la si­guien­te ma­ne­ra: “Yo pien­so que mi mo­nó­lo­go es ma­lí­si­mo, que ellos tres son los me­jo­res del mun­do y yo una por­que­ría, que me tie­nen ahí de lás­ti­ma por­que ya no les da echar­me. Soy una por­que­ría con­mi­go mis­ma”.

Con­sul­ta­da so­bre el de­seo de na­ve­gar por las aguas de la ac­tua­ción más “tra­di­cio­nal”, Guinz­burg ad­mi­tió que le cues­ta no caer en el hu­mor.

"Es­tu­ve gra­ban­do tres ca­pí­tu­los de una se­rie pa­ra Te­le­vi­sión Di­gi­tal y mi per­so­na­je era gra­cio­so, pe­ro el di­rec­tor to­do el tiem­po me de­cía 'ha­ce­lo un po­co más chi­qui­to'.

"Es­toy acos­tum­bra­da to­do el tiem­po a la co­sa exa­ge­ra­da, his­trió­ni­ca y me gus­tó el de­sa­fío de ha­cer un per­so­na­je. Me di­vier­te po­ner­me un ves­tua­rio, que me den un tex­to. ¡Yo ya no quie­ro es­cri­bir­me más!”, in­di­có.

“Se da un cam­bio ge­ne­ral a ni­vel de stand up, hay ca­da vez más es­tan­da­pe­ros y en el pro­me­dio tam­bién va a ha­ber más mu­je­res. Igual yo sien­to que to­da­vía fal­ta un po­qui­to con el te­ma de la mu­jer, to­da­vía es­tá el que di­ce que una mu­jer no le ha­ce reír y va con ese pre­jui­cio. Igual­men­te, no me sien­to una tí­pi­ca `mi­ni­ta´ en un mon­tón de co­sas. Mi hu­mor es me­dio mas­cu­lino, ten­go mo­nó­lo­gos don­de ha­blo que con mi ex yo era más el `cha­bón´ que él”, sub­ra­yó la co­me­dian­te.

El año pa­sa­do fue in­ten­so en su ca­rre­ra. Ade­más de su par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de Jor­ge La­na­ta, es­tu­vo ha­cien­do gi­ras y ra­dio.

TÉ­LAM

"Es­toy acos­tum­bra­da to­do el tiem­po a la co­sa exa­ge­ra­da", se­ña­ló Ma­le­na Guinz­burg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.