Re­cor­dan­do al “Con­de” Co­lef­fi

La Nueva - - SOCIEDAD -

HO­ME­NA­JE. A los 8 años, mi vie­jo em­pe­zó a lle­var­me la can­cha de bás­quet, pa­ra mí fue el co­mien­zo de una pa­sión que nun­ca va a ter­mi­nar. Sa­car una en­tra­da dos o tres días an­tes de un par­ti­do, ha­cer la co­la tres ho­ras an­tes de que la puer­ta de la ca­lle San­ta Fe 51 se abrie­ra y ver có­mo la gen­te co­rría por un lu­gar en la po­pu­lar o la an­ti­gua tri­bu­na pre­fe­ren­cial.

Lar­gas fi­las que en épo­ca de clá­si­cos o pla­yoffs da­ban la vuel­ta a to­da la man­za­na.

Cor­tar pa­pel de dia­rio y lle­var­lo en una bol­sa, in­flar un glo­bo y to­car la enor­me ban­de­ra del Al­bo que ba­ja­ba des­de lo más al­to has­ta el par­quet.

Gri­tar un do­ble del “Lo­co” Mon­te­ne­gro, un tri­ple de Juan Es­pil, una fa­ja del “Che­lo” Ri­chot­ti o sim­ple­men­te ver co­mo Jor­ge Fag­giano, Jo­si Gil y el “Búho” Are­nas se ma­ta­ban por una pe­lo­ta.

Cla­ro, ha­bía ve­ces que no se po­día ir a la can­cha y mu­cho me­nos via­jar pa­ra ver a mi que­ri­do Es­tu­dian­tes. Era en­ton­ces cuan­do uno se afe­rra­ba a la ra­dio y se tras­la­da­ba ima­gi­na­ria­men­te a cual­quier es­ta­dio, era en­ton­ces cuan­do ca­da pa­la­bra, ca­da gri­to, ca­da opi­nión, ca­da sem­blan­za, ha­cían de un par­ti­do una his­to­ria.

Tam­bién las pe­leas y las criticas al “Mono” Ala­gas­tino, los so­bre­nom­bres co­mo “Fai­sán” que siem­pre que­da­rán... ¡Qué re­cuer­dos! Esa voz inigua­la­ble, esa pa­sión in­con­fun­di­ble, esa du­pla de lu­jo jun­to al “Ne­gro” San­tia­go pa­ra lle­var y de­fen­der siem­pre la ban­de­ra de Bahía Blan­ca en ca­da pro­vin­cia, en ca­da ciu­dad, en ca­da ba­ta­lla…

Eter­nas gra­cias al “Con­de” Co­lef­fi, por ser par­te de la me­jor eta­pa que vi­ví den­tro de una can­cha de bás­quet.

Pa­blo Ro­me­ra

Bahía Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.