“No es na­da dis­tin­to a lo que se ve en cual­quier no­ti­cie­ro”

Cris­tián Gu­lino, pro­pie­ta­rio de la dis­tri­bui­do­ra asal­ta­da por un gru­po co­man­do, se re­fi­rió al su­ce­so, sin ocul­tar su im­po­ten­cia. “Por suer­te no le pe­ga­ron a na­die”, di­jo el dam­ni­fi­ca­do.

La Nueva - - SEGURIDAD -

fir­ma de­no­mi­na­da La Ven­di­mia, ubi­ca­da en Do­na­do 1450, en el ba­rrio San Mar­tín.

Los de­lin­cuen­tes ame­na­za­ron a una do­ce­na de em­plea­dos pa­ra apo­de­rar­se del di­ne­ro, si­tua­ción que en al­gún mo­men­to has­ta hi­zo du­dar so­bre la con­ti­nui­dad de la em­pre­sa en el lu­gar.

“Ya lo eva­lua­mos hoy (por ayer) tem­pra­ni­to, por­que no es la pri­me­ra vez. Acá hay que tra­ba­jar y arries­gar mu­cho. De to­dos mo­dos, se­gui­mos. Va­mos a to­mar al­gu­nas me­di­das de se­gu­ri­dad; pe­ro, por más que las to­me­mos, si quie­ren te asal­tan. Pe­ro, re­pi­to, es­to que nos pa­só a no­so­tros no es na­da dis­tin­to a lo que se ve en cual­quier no­ti­cie­ro”, con­si­de­ró Gu­lino.

El hom­bre tie­ne so­bra­dos mo­ti­vos pa­ra in­dig­nar­se.

“Acá ha­ce seis me­ses que es­ta­mos, y en ese tiem­po ya te­ne­mos dos ro­bos. Y di­go más, por uno de los ro­bos ha- De­seo. “Acá son mu­chos y, la­men­ta­ble­men­te, yo no es­toy nun­ca. A mí no me to­ca nun­ca, por­que via­jo. En­ton­ces uno ya no jue­ga con su cuer­po, lo es­tá ha­cien­do con sa­lud de otros... Ni ha­blar que me gus­ta­ría ha­ber es­ta­do; yo pue­do de­cir que sí, pe­ro los mo­men­tos hay que vi­vir­los. No sé co­mo reac­cio­na­ría si ten­go ade­lan­te un ti­po con un ar­ma”, ase­gu­ró el dam­ni­fi­ca­do. Un ca­so más. “Es­to ocu­rre en to­do el país. Acá los te­ne­mos a dia­rio. Ha­ce un ra­ti­to hu­bo un he­cho en una con­ce­sio­na­ria de au­tos. Y ha­ce dos fi­nes de se­ma­na le pa­só lo mis­mo al que nos al­qui­ló el gal­pón a no­so­tros. Lo ata­ron y le pe­ga­ron”. ce un mes me lla­mó el de­lin­cuen­te y me ofre­ció tres­cien­tos pe­sos pa­ra que­dar so­bre­seí­do en la cau­sa, co­sa que ob­via­men­te no acep­té”.

Agre­gó que “el vier­nes pa­sa­do lle­gó de via­je y me en­cuen­tro que es­tá so­bre­sei­do y la cau­sa ce­rra­da. En­ton­ces, es­to es un chis­te”.

En es­te se­gun­do ro­bo Gu­lino es­ta­ba en Gonzales Cha­ves, y to­mó co­no­ci­mien­to de lo su­ce­di­do por alle­ga­dos.

“No sa­be­mos si son seis, sie­te u ocho. Apa­ren­te­men­te, son sie­te; tres fue­ron pa­ra allá (ha­cien­do re­fe­ren­cia al gal­pón), cua­tro en­tra­ron acá (por la ofi­ci­na) y re­du­je­ron al per­so­nal de la mis­ma ma­ne­ra. No sé si es­ta­ban to­dos ar­ma­dos; los prin­ci­pa­les, sí; los que pe­ga­ban, sí. Y no sa­ben si uno que­dó en la ca­mio­ne­ta. No los pu­die­ron con­tar por­que ni bien en­tra­ron los ti­ra­ron al pi­so y no pu­die­ron mi­rar más”.

El em­pre­sa­rio só­lo men­cio­nó que “se lle­va­ron di­ne­ro y ce­lu­la­res” y si bien re­co­no­ció que “el mon­to es im­por­tan­te”, no pre­ci­só la can­ti­dad.

“No gol­pea­ron a na­die. Sí, los ti­ra­ron al pi­so, los em­pu­ja­ron”, di­jo Gu­lino so­bre la ac­ti­tud de los de­lin­cuen­tes, a la vez de men­cio­nar que “no po­de­mos pre­ci­sar­lo pe­ro, apa­ren­te­men­te, hu­bo dos dis­pa­ros al ai­re”.

Gu­lino re­co­no­ció que “ya no me sor­pren­de” es­te ti­po de si­tua­ción, y por ello “lo pri­me­ro que pre­gun­tás es si las­ti­ma­ron a al­guien, esa es la pre­gun­ta del mi­llón. Uno sa­be que la pla­ta va y vie­ne. Gra­cias a Dios, la par­te eco­nó­mi­ca no nos ha­ce de­cir si se­guir o no. Sí el he­cho que un día nos las­ti­men o nos ma­ten a al­guien". Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Dos he­chos

de in­se­gu­ri­dad re­gis­tró la fir­ma ubi­ca­da en la zo­na de Do­na­do al 1400 en los úl­ti­mos seis me­ses. Su due­ño es­tá can­sa­do de la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.