Un de­ba­te que no pa­re­ce te­ner fin

La Nueva - - OPINIÓN - Co­nec­ta­te a la­nue­va.com/opi­nion se­gui­nos vía Twitter en @la­nue­va­web

Se­gún di­chos de los fa­mi­lia­res de Mar­ce­lo Diez, es­te ha­bía ma­ni­fes­ta­do su de­seo de no so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes “ar­ti­fi­cia­les”.

MIEN­TRAS LA Cor­te Su­pre­ma vo­ta­ba el de­re­cho o no de una per­so­na a de­ci­dir te­ner una “muer­te dig­na”, en res­pues­ta al ca­so de Mar­ce­lo Diez, quien lle­va­ba 20 años en es­ta­do irre­ver­si­ble lue­go de ha­ber su­fri­do un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co, el su­pues­to be­ne­fi­cia­rio de ese pe­di­do mu­rió an­tes de que el fa­llo pu­die­se apli­car­se. DE ACUER­DO con di­chos de los fa­mi­lia­res de Diez, es­te ha­bía ma­ni­fes­ta­do, an­tes de su­frir el ac­ci­den­te que lo afec­tó de ma­ne­ra fa­tal, su idea de no so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes “ar­ti­fi­cia­les”, sin una po­si­bi­li­dad cier­ta de re­cu­pe­ra­ción y atra­pan­do en esa te­le­ra­ña de su­fri­mien­to y de­s­es­pe­ran­za a to­dos sus fa­mi­lia­res. DE ACUER­DO con al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes, la muer­te dig­na de­sig­na el de­re­cho de to­da per­so­na que pa­de­ce una en­fer­me­dad irre­ver­si­ble y que se ha­lla en un es­ta­do ter­mi­nal, re­cha­zar pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos in­va­si­vos, de hi­dra­ta­ción, ali­men­ta­ción y has­ta de re­ani­ma­ción ar­ti­fi­cial, por en­ten­der a los mis­mos co­mo des­pro­por­cio­na­dos en re­la­ción a la pers­pec­ti­va de me­jo­ra y ge­ne­rar más do­lor y pa­de­ci­mien­to. LA SI­TUA­CIÓN de Diez per­mi­tió ade­más se­ña­lar la di­fe­ren­cia en­tre muer­te dig­na y eu­ta­na­sia, pa­la­bra que de­ri­va del grie­go y sig­ni­fi­ca “bue­na muer­te”. LA SE­GUN­DA es la ac­ción que “ace­le­ra la muer­te de un pa­cien­te desahu­cia­do, con o sin su con­sen­ti­mien­to, con la in­ten­ción de evi­tar su­fri­mien­to y do­lor”. LA OTRA voz que sue­na en es­tos ca­sos es la de la Igle­sia, que sos­tie­ne que Dios se opo­ne a es­te ti­po de prác­ti­cas, a par­tir de al­gu­nas ex­pre­sio­nes de la Bi­blia. EN EL Sal­mo 68:20: “Nues­tro Dios ha de sal­var­nos, y de el Se­ñor es el li­brar de la muer­te.” ECLE­SIAS­TÉS 8:8: “No hay hom­bre que ten­ga po­tes­tad so­bre el es­pí­ri­tu pa­ra re­te­ner el es­pí­ri­tu, ni po­tes­tad so­bre el día de la muer­te...”. RE­SUL­TA COM­PLE­JA la ma­te­ria, y el he­cho de que la Jus­ti­cia sea quien de­ci­da so­bre el de­re­cho a có­mo mo­rir de una per­so­na en cir­cuns­tan­cias lí­mi­tes la com­ple­ji­za to­da­vía más. LA REALI­DAD in­di­ca ade­más que, ca­da día, mi­les de en­fer­mos ter­mi­na­les mue­ren a par­tir de la apli­ca­ción de se­dan­tes y cal­man­tes que in­du­cen al sue­ño eterno. TAN NA­TU­RAL co­mo es la vi­da de­bie­ra ser la muer­te, “ese lu­gar de ol­vi­do y paz”, se­gún la definió Ho­ra­cio Qui­ro­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.