Re­di­vo: “En­ten­dí, ¿por qué otros van a po­der y yo no?”

En pleno re­ce­so, Lu­cio tra­ba­ja en si­len­cio. Es pu­ro sa­cri­fi­cio. Cum­plió la ter­ce­ra tem­po­ra­da en la eli­te.

La Nueva - - DEPORTES - Fer­nan­do Ro­drí­guez fe­ro­dri­guez@la­nue­va.com Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El que quie­re ve­nir a la tar­de, es op­cio­nal”, le in­di­có Pe­pe Sán­chez a los ju­ve­ni­les que ha­bían par­ti­ci­pa­do en la prác­ti­ca ma­tu­ti­na de ayer.

Lu­cio Re­di­vo fue el pri­me­ro en lle­gar por la tar­de al Po­li­de­por­ti­vo Mu­ni­ci­pal, don­de en­tre­nó jun­to al pi­be Facundo Cor­va­lán, re­cién lle­ga­do des­de Ju­nín, San­tia­go Vau­let y Ariel Ra­mos -¿Por qué vi­nis­te? -Por­que es una for­ma de man­te­ner el rit­mo. Es­toy tra­tan­do de entrenar a full, sin can­sar­me. Apar­te, es in­creí- ble lo que nos es­tá exi­gien­do. Soy un agra­de­ci­do de la opor­tu­ni­dad que nos da al­guien que lo­gró to­do.

-Al­gu­na vez me con­tas­te que cuan­do ibas al gim­na­sio tus com­pa­ñe­ros vol­vían del bo­li­che. ¿Es un pre­mio lo que es­tás vi­vien­do?

-Se pue­de de­cir que es un pre­mio al sa­cri­fi­cio. Uno de­be apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que te dan pa­ra ser me­jor. Si que­rés ser pro­fe­sio­nal, te­nés que res­pe­tar el des­can­so, la ali­men­ta­ción y el en­tre­na­mien­to. Eso de­be cum­plir­se a la per­fec­ción. Ob­via­men­te me fal­tan me­jo­rar un mon­tón de co­sas, co­mo la pe­ne­tra­ción, el drib­bling, la de­fen­sa, ayu­dar a es­tar más aten­to y el ti­ro.

-¿Qué es­tás me­jo­ran­do al la­do de Pe­pe?

-Un po­co de to­do. Es­toy en­tre­nan­do mu­chos mo­vi­mien­tos pa­ra no per­der rit­mo, an­ti­ci­par­me, re­ci­bir rá­pi­do y ju­gar sin pa­rar. Ade­más, es­toy ha­cien­do mu­chos ejer­ci­cios de ti­ro y de con­cen­tra­ción.

-¿En qué as­pec­tos ma­du­ras­te?

-¡En un mon­tón! La pri­me­ra tem­po­ra­da que en­tre­né no po­día ni ar­mar el ti­ro, los veía a to­dos enor­mes, y pen­sa­ba “no pue­do ju­gar”.

-¿Cuán­to in­flu­yó eso pa­ra ayu­dar­te a me­jo­rar?

-An­tes que na­da tra­té de cam­biar ese pen­sa­mien­to. Lle­ga­ba a ca­sa y de­cía: “no pue­do ju­gar, no pue­do ar­mar el ti­ro”. En­ton­ces, iba an­tes a en­tre­na­mien­to y me que­da­ba des­pués de ho­ra. Creo que ma­du­ré en eso y en­ten­dí: “¿por qué otros van a po­der y yo no?”. Al me­nos te­nés que que­dar­te con­for­me con que lo in­ten­tas­te. Y si no en­tre­nás no lo sa­bés. Si bien la al­tu­ra ayu­da un mon­tón, es­te jue­go es pa­ra in­te­li­gen­tes, hay que ser vi­vo. -¿Te­nés re­fe­ren­tes? -Siem­pre me fi­jé en ju­ga­do­res pe­ti­sos. Mi­ro có­mo jue­gan to­dos en ge­ne­ral. En la Li­ga me fi­jo mu­cho en Pao­lo Quin­te­ros, co­mo se mue­ve y có­mo ar­ma el ti­ro. Tam­bién es increíble có­mo Die­go Gar­cía (Quim­sa) sa­le y ar­ma el ti­ro. Y de an­tes, si bien era otro es­ti­lo a mí y un po­co más ba­jo, mi­ro mu­chos vi­deos del Pu­ma Mon­tec­chia. De la NBA, J.J. Re­dick, de Clip­pers, Patt Mills, de San An­to­nio, Ch­ris Paul. Tam­bién tra­to de co­piar el drib­bling de Curry (Gol­den Sta­te)... La tem­po­ra­da pa­sa­da era impresionante có­mo nos ubi­ca­ba Pan­cho (Ja­sen) en la can­cha. De to­dos se pue­de apren­der.

EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Siem­pre cer­ca del cesto, Lu­cio Re­di­vo -mien­tras otros des­can­san- tra­ba­ja in­ten­tan­do su­mar re­cur­sos pa­ra po­ten­ciar­se co­mo ju­ga­dor pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.