Pa­ra achi­car los cos­tos, al ho­tel lo atien­den ro­bots

El cos­to es de 80 dó­la­res. Tie­ne pa­ne­les de ra­dia­ción pa­ra de­tec­tar el ca­lor cor­po­ral y ajus­tar la tem­pe­ra­tu­ra.

La Nueva - - SOCIEDAD - EN LA CIU­DAD DE NA­GA­SA­KI, JA­PÓN Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Des­de el re­cep­cio­nis­ta has­ta el ma­le­te­ro au­to­má­ti­co, ca­si to­do el per­so­nal del Ho­tel Ex­tra­va­gan­te de Na­ga­sa­ki, Ja­pón, es­tá in­te­gra­do por ro­bots pa­ra aho­rrar cos­tos.

Hi­deo Sa­wa­da, que di­ri­ge el ho­tel co­mo par­te de un par­que de di­ver­sio­nes, in­sis­te en que los ro­bots cons­ti­tu­yen un es­fuer­zo se­rio por uti­li­zar la tec­no­lo­gía y me­jo­rar la efi­cien­cia.

El ro­bot re­cep­cio­nis­ta que ha­bla in­glés tie­ne la apa­rien­cia de un di­no­sau­rio y el que ha­bla ja­po­nés se­me­ja una hu­ma­noi­de con pes­ta­ñas.

"Si quie­re re­gis­trar­se, pre­sio­ne el 1", di­ce el di­no­sau­rio. El clien­te aprie­ta un bo­tón so­bre el mos­tra­dor y ano­ta su información en una pan­ta­lla.

El Ho­tel Henn na, co­mo se lla­ma en ja­po­nés, fue pre­sen­ta­do ayer an­tes de su aper­tu­ra al pú­bli­co ma­ña­na.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca del ho­tel es el uso de la tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to fa­cial en vez de las tar­je­tas elec­tró­ni­cas ya que re­gis­tra la ima­gen di­gi­tal del clien­te cuan­do se re­gis­tra.

¿Por qué se to­mó es­ta me­di­da? Por­que los ro­bots no son efi­cien­tes pa­ra re­em­pla­zar tar­je­tas si los clien­tes las pier­den.

Un enor­me bra­zo ro­bó­ti­co ope­ra den­tro de un cuar­to con pa­ne­les de vi­drio en el rin­cón del ves­tí­bu­lo. Le­van­ta una de las ca­jas me­tá­li­cas en un ar­ma­rio en la pa­red y la aso­ma por un ori­fi­cio, don­de el clien­te pue­de co­lo­car per­te­nen­cias a mo­do de ca­ja fuer­te.

"Qui­se po­ner de ma­ni­fies­to las in­no­va­cio­nes", di­jo Sa­wa­da a la prensa. "Tam­bién que­ría ha­cer al­go fren­te al au­men­to de los cos­tos ho­te­le­ros".

El cos­to de las ha­bi­ta­cio­nes en el Henn na em­pie­zan en los 9.000 ye­nes (80 dó­la­res), una ver­da­de­ra gan­ga en Ja­pón, don­de al­guno de los ho­te­les más ele­gan­tes pue­de cos­tar fá­cil­men­te 2 o 3 ve­ces más.

En el ho­tel tam­bién hay pa­ne­les de ra­dia­ción ca­pa­ces de de­tec­tar el ca­lor cor­po­ral y de ajus­tar la tem­pe­ra­tu­ra de las ha­bi­ta­cio­nes, así co­mo ta­ble­tas pa­ra so­li­ci­tar di­fe­ren­tes ser­vi­cios.

El con­ser­je es un ro­bot mu­ñe­ca con re­co­no­ci­mien­to de voz que en­tre­ga información so­bre el desa­yuno y otros even­tos ho­te­le­ros. Pe­ro no pue­de pe­dir un ta­xi ni ha­cer otros en­car­gos.

Ca­da uno de los ro­bots del ho­tel ja­po­nés es ca­paz de ha­cer con­tac­to vi­sual con los hués­pe­des, ade­más de do­mi­nar di­fe­ren­tes idio­mas co­mo chino, ja­po­nés, co­reano e in­glés.

Ja­pón es lí­der mun­dial en ro­bó­ti­ca. Los ro­bots se usan des­de ha­ce tiem­po en ma­nu­fac­tu­ra. Tam­bién se es­tá ex­plo­ran­do el po­ten­cial de su in­ter­ac­ción con los se­res hu­ma­nos, in­clu­yen­do la aten­ción de los an­cia­nos.

THEOTAKUEXCEPTION.COM

Una ca­rac­te­rís­ti­ca del ho­tel es el re­co­no­ci­mien­to fa­cial en vez de las tar­je­tas elec­tró­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.