De re­gre­so, con to­dos los ho­no­res

La Nueva - - OPINIÓN -

EN EL mes de ju­nio de 1982, ter­mi­na­do el con­flic­to de Mal­vi­nas, va­rios tre­nes trans­por­tan­do com­ba­tien­tes lle­ga­ron a la ciu­dad sin que na­die se en­te­ra­ra. “CUAN­DO ARRI­BA­MOS a la es­ta­ción, apa­ga­ron to­das las lu­ces”, se­ña­ló un cons­crip­to bahien­se que es­tu­vo des­de el 2 de abril de 1982 has­ta el día de la ren­di­ción en las is­las. AQUE­LLA AC­TI­TUD del Go­bierno de es­con­der, ig­no­rar y es­tig­ma­ti­zar a quie­nes pu­sie­ron el cuer­po, el al­ma y el co­ra­zón en el con­flic­to del Atlán­ti­co Sur es men­cio­na­da por to­dos lo ve­te­ra­nos. ES UN com­por­ta­mien­to que se ex­ten­dió du­ran­te mu­chos (de­ma­sia­dos) años, y que los obli­gó a abrir un nue­vo fren­te de com­ba­te en la so­cie­dad de la cual se au­sen­ta­ron dos me­ses pa­ra cum­plir una mi­sión hon­ro­sa, úni­ca y he­roi­ca. POR ESO re­sul­tó gra­ti­fi­can­te la idea de la Agru­pa­ción de Ju­bi­la­dos y Pen­sio­na­dos de la ciu­dad de Bahía Blan­ca de “re­com­po­ner” aque­lla ac­ti­tud a par­tir del en­sa­yo de un nue­vo re­ci­bi­mien­to -sim­bó­li­co pe­ro real- a aque­llos jó­ve­nes, hoy adul­tos, en los mis­mos an­de­nes que ha­ce trein­ta y tres años es­ta­ban va­cíos. EL HE­CHO fue or­ga­ni­za­do el pa­sa­do 9 de es­te mes, en coin­ci­den­cia con el 199 aniver­sa­rio de la de­cla­ra­ción de la In­de­pen­den­cia, y con­tó con el apo­yo de las agru­pa­cio­nes de ve­te­ra­nos, las cua­les no du­da­ron en abor­dar en el Par­que de Ma­yo un tren que los con­du­jo has­ta la Es­ta­ción Sud, don­de fue­ron re­ci­bi­dos por cien­tos de bahien­ses, fa­mi­lia­res, ve­ci­nos, in­te­gran­tes de las fuer­zas ar­ma­das, po­lí­ti­cos y es­co­la­res. EL SA­BER po­pu­lar ase­gu­ra que “nun­ca es tar­de cuan­do la di­cha es bue­na”, y po­drá dis­cu­tir­se si tres dé­ca­das des­pués se pue­den sa­nar las he­ri­das que de­ja­ron cicatrices tan com­ple­jas. PE­RO SIN du­da la ini­cia­ti­va da cuen­ta de una vo­lun­tad: la de co­rre­gir y me­jo­rar. La de dar a quie­nes fue­ron mal­tra­ta­dos el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cen, de po­ner­los en un lu­gar de re­le­van­cia. EN ESA ma­ra­ña que es nues­tra his­to­ria, pla­ga­da de si­len­cios, men­ti­ras, omi­sio­nes y erro­res, la Gue­rra de Mal­vi­nas, o al me­nos sus pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les, los com­ba­tien­tes, van en­con­tran­do su lu­gar. Su es­pa­cio de hé­roes, de víc­ti­mas an­tes que de vic­ti­ma­rios. ES­TE TI­PO de ac­tos es vá­li­do, ade­más, en una ciu­dad co­mo Bahía Blan­ca, por cu­yas ca­lles ca­mi­nan cien­tos de pro­ta­go­nis­tas de aque­lla ges­ta.

El re­ci­bi­mien­to que se dio a los ve­te­ra­nos de Mal­vi­nas el 9 de ju­lio pa­sa­do es un ges­to que bus­car re­pa­rar una in­jus­ti­cia his­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.