In­da­gan a los dos arres­ta­dos por el cri­men en Vi­lla Ro­sa­rio

Ro­ber­to Ma­nuel Ale­gre y Jonthan Cen­teno fue­ron aprehen­di­dos en re­la­ción con la muer­te de Ben­ja­mín Gó­mez So­to. La víc­ti­ma fa­tal re­ci­bió una pu­ña­la­da en el co­ra­zón y gol­pes.

La Nueva - - SEGURIDAD - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El fis­cal es­pe­cia­li­za­do en de­li­tos com­ple­jos in­da­ga­rá hoy a los dos aprehen­di­dos en re­la­ción con el ho­mi­ci­dio ocu­rri­do ayer en un sec­tor del ba­rrio Vi­lla Ro­sa­rio, don­de un jo­ven per­dió la vi­da al re­ci­bir una pu­ña­la­da en la zo­na del co­ra­zón du­ran­te una dis­cu­sión

Se tra­ta de Ro­ber­to Ma­nuel Ale­gre y Jho­na­tan Cen­teno (28 años), quie­nes es­tán impu­tados del de­li­to de ho­mi­ci­dio y fue­ron arres­ta­dos en el mercado de fru­tas, ubi­ca­do en Thom­pson y 1810, don­de desa­rro­lla­rían sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les, y pues­tos a dis­po­si­ción del fis­cal Ch­ris­tian Long, a car­go de la UFIJ Nº 5.

Fuen­tes ofi­cia­les in­for­ma­ron que el he­cho se pro­du­jo en la ca­lle Jun­cal al 100, a me­tros de su in­ter­sec­ción con Saa­ve­dra, don­de Ben­ja­mín Eze­quiel Gó­mez So­to (23) fue ata­ca­do con un cu­chi­llo.

La po­li­cía in­for­mó que apa­ren­te­men­te Ale­gre se­ría la per­so­na que le apli­có los puntazos, mien­tras que Cen­teno lo gol­peó fe­roz­men­te.

El sub­co­mi­sa­rio Gus­ta­vo Chep­pi, a car­go de la co­mi­sa­ría Pri­me­ra, di­jo que la víc­ti­ma era pa­dre de una ne­na de cor­ta edad.

Se­gún tras­cen­dió, Gó­mez con­cu­rrió al bar ubi­ca­do en Li­ber­tad y Da­rre­guei­ra, de don­de se re­ti­ró lue­go de man­te­ner una dis­cu­sión con sus ata­can­tes, quie­nes lo ha­brían per­se­gui­do jun­to a otros dos in­di­vi­duos que no fue­ron iden­ti­fi­ca­dos.

Jor­ge Alar­cón, quien se do­mi­ci­lia en el sec­tor don­de se pro­du­jo el cri­men, brin­dó al­gu­nos de­ta­lles de lo ocu­rri­do.

“Al mu­cha­cho que ma­ta­ron no lo co­no­ce­mos por­que no vi­ve en es­te ba­rrio. Eran tres que es­ta­ban dis­cu­tien­do: dos es­ta­ban en una mo­to y el chi­co ase­si­na­do es­ta­ba so­lo. Tu­vie­ron una dis­cu­sión en la es­qui­na, pe­ro no fue con la fi­na­li­dad de ro­bar­le”, ma­ni­fes­tó.

Gó­mez So­to re­ci­bió un pun­ta­zo en la re­gión de la te­ti­lla iz­quier­da y gol­pes en el ros­tro.

“Mi se­ño­ra es la que vio to- do por­que a eso de las 7.30 (de la vís­pe­ra) fue a de­jar a nues­tro ne­ne a la pa­ra­da del co­lec­ti­vo y me di­jo que se no­ta­ba que es­ta­ban dis­cu­tien­do. La víc­ti­ma le di­jo `¿qué hi­cis­te?´ a uno de los de la mo­to que es­ta­ba pa­ra­do y se que­jó. Los otros arran­ca­ron la mo­to y se fue­ron, y él ca­yó muer­to ahí”, agre­gó.

“Nun­ca lo ha­bía­mos vis­to por acá. A esa ho­ra to­da­vía era de no­che y mi mu­jer no pu­do ver a los que es­ta­ban en una mo­to vie­ja, que se­ría una 110cc. No sa­be­mos por qué dis­cu­tían; lo que me­nos se iba a ima­gi­nar mi se­ño­ra es que iban a ma­tar al mu­cha­cho. Por lo que se pu­do ver cuan­do le le­van­ta­ron la ro­pa, el jo­ven te­nía un cor­te a la al­tu­ra del co­ra­zón; mu­rió en el ac­to. Des­pués vino el mé­di­co fo­ren­se en una ca­mio­ne­ta y se lle­va­ron el cuer­po”, con­ti­nuó di­cien­do.

En el si­tio la po­li­cía se­cues­tró un cu­chi­llo ti­po Tramontina, con la ho­ja do­bla­da.

“No sé quién ha­brá lla­ma­do a la po­li­cía. Es­te es un ba­rrio tran­qui­lo y ha­cía mu­cho que no pa­sa­ba al­go así, por eso es­ta­mos me­dio cons­ter­na­dos. Es­tos pi­bes no eran de acá y su­pues­ta­men­te ve­nían pe­lean­do de otro lu­gar”, fi­na­li­zó el hom­bre.

El sub­co­mi­sa­rio Chep­pi di­jo que la mu­jer de Alar­cón de­cla­ró ha­ber es­cu­cha­do una dis­cu­sión, pe­ro no vio cuán­tos eran los vic­ti­ma­rios ni en qué di­rec­ción se die­ron a la fu­ga, en con­tra­dic­ción con la ver­sión brin­da­da por su ma­ri­do.

“Gó­mez So­to ha­bía es­ta­do en Chile has­ta ha­ce po­co, adon­de ha­bía via­ja­do por pro­ble­mas de vie­ja da­ta. La víc­ti­ma te­nía fa­mi­lia­res con do­mi­ci­lio en cer­ca­nías del lu­gar del he­cho”, agre­gó el po­li­cía.

Fi­nal­men­te, de acuer­do con la información suministrada por per­so­nal del Co­man­do de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria (CPC), el mó­vil del ata­que mortal no ha­bría si­do el ro­bo, ya que en po­der de la víc­ti­ma en­con­tra­ron di­ne­ro, un te­lé­fono ce­lu­lar y au­ri­cu­la­res.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Sec­tor en el que se ha­bría pro­du­ci­do el des­cen­la­ce de la dis­cu­sión que el fa­lle­ci­do ha­bría man­te­ni­do con al­gu­nas per­so­nas tras re­ti­rar­se de un bar.

Jor­ge Alar­cón brin­dó al­gu­nos de­ta­lles del he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.