Nor­ber­to Arec­co

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

ces que iba a tra­ba­jar “con ho­nes­ti­dad y te­són”.

Su ges­tión se des­ta­có por la im­por­tan­te can­ti­dad de obras pú­bli­cas y cul­tu­ra­les, co­mo la inau­gu­ra­ción del Mu­seo His­tó­ri­co en el sub­sue­lo del Tea­tro Mu­ni­ci­pal.

Fue el res­pon­sa­ble de la com­pra de vein­te tro­le­bu­ses pa­ra me­jo­rar el trans­por­te ur­bano. Pe­se a que com­pró e ins­ta­ló dos sub­es­ta­cio­nes ita­lia­nas y la red de ali­men­ta­ción eléc­tri­ca, las uni­da­des Mer­ce­des Benz ja­más lo­gra­ron po­ner­se en mar­cha.

Re­ele­gi­do en 1952, Arec­co com­ple­tó su se­gun­do man­da­to en abril de 1955. A po­co de de­jar el car­go, fi­jó re­si­den­cia en Mar del Pla­ta.

Lo su­ce­dió en el go­bierno el doc­tor San­tia­go Ber­gé Vi­la, tam­bién pe­ro­nis­ta, quien ocu­pó el des­pa­cho de Al­si­na 65 has­ta los acon­te­ci­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios del 16 de sep­tiem­bre de 1955.

El in­ge­nie­ro Arec­co vi­si­tó por úl­ti­ma vez nues­tra ciu­dad fue en ju­nio de 1986, in­vi­ta­do en oca­sión del cen­te­na­rio del pri­mer go­bierno mu­ni­ci­pal.

Mu­rió seis años des­pués, a po­co de ha­ber cum­pli­do sus 89 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.