Mi­chael Pe­ña, el nue­vo de los mi­ma­dos

Mi­chael Pe­ña, es­ta­dou­ni­den­se, de ori­gen me­xi­cano, es un ele­gi­do de la in­dus­tria. Se lo pue­de ver en El Hom­bre Hor­mi­ga.

La Nueva - - PORTADA - LO TIE­NEN EN CUEN­TA Y NO FA­LLA

Mi­chael Pe­ña lle­va años dem os t r an do que se mue­ve co­mo pez en el agua en Holly­wood, ya sea en gran­des pro­duc­cio­nes co­mo la re­cién es­tre­na­da El Hom­bre Hor­mi­ga, o en cin­tas in­de­pen­dien­tes co­mo Exor­cis­mo en el Va­ti­cano, que se ve­rá a par­tir del 6 de agos­to, don­de se atre­ve con el te­rror por pri­me­ra vez.

Pe­ña se su­ma en El Hom- bre Hor­mi­ga a la lis­ta de la­ti­nos con pa­pe­les re­le­van­tes en el uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Mar­vel, don­de ya fi­gu­ran Zoe Sal­da­ña y Be­ni­cio del To­ro gra­cias a Guar­dia­nes de la Ga­la­xia, y no sa­tis­fe­cho con eso, aguar­da el es­treno en oc­tu­bre de The Mar­tian, la nue­va aven­tu­ra es­pa­cial de Rid­ley Scott.

El ac­tor es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen me­xi­cano, co­no­ci­do por sus tra­ba­jos En la mi­ra, Es­cán­da­lo ame­ri­cano o Co­ra­zo­nes de hie­rro, vi­ve uno de sus me­jo­res mo­men­tos pro­fe­sio­na­les, pe­ro no tie­ne una res­pues­ta pa­ra de­ter­mi- nar qué es exac­ta­men­te lo que ofre­ce a una in­dus­tria que ha apos­ta­do cla­ra­men­te por él.

"Hay que tra­ba­jar du­ro y te­ner al­go de suer­te. Hay quien tra­ba­ja y es­tu­dia más que yo y no con­si­gue esos ro­les. ¿Qué es lo que ha­go di­fe­ren­te? No lo sé. Es cues­tión de apro­ve­char tu mo­men­to. To­do em­pe­zó con Vi­das cru­za­das (2004), que me im­pul­só a lo­grar to­do lo de­más. Ha­ce 20 años me es­for­za­ba igual, pe­ro no me co­no­cían", ex­pli­có Pe­ña.

Des­de la os­ca­ri­za­da Vi­das cru­za­das, el ac­tor Mi­chael Pe­ña en­la­zó otra pre­mia­da co­mo Mi­llion do­llar baby (di­ri­gi­da por Clint East­wood), Ba­bel (de Ale­jan­dro González Iña­rri­tu), Las To­rres Ge­me­las (de Oli­ver Sto­ne), Ti­ra­dor (jun­to a Mark Wahl­berg), Leo­nes por cor­de­ros (pro­ta­go­ni­za­da por Ro­bert Red­ford, Meryl Streep y Tom Crui­se), Ob­ser­ve and re­port, Invasión del mun­do: Ba­ta­lla Los An­ge­les, Cul­pa--

ble o inocen­te (jun­to a Matt­hew McCo­naug­hey),

Fuer­za an­ti­gans­ter (con Sean Penn y Ryan Gos­ling) y

Cé­sar Chá­vez, en­tre otros tí­tu­los, ade­más de la se­rie te­le­vi­si­va The Shield.

Esa va­rie­dad de gé­ne­ros lo han con­fir­ma­do co­mo uno de los ac­to­res más ver­sá­ti­les de su ge­ne­ra­ción.

"Cuan­do rue­do una pe­lí­cu­la gran­de co­mo El Hom­bre Hor

mi­ga, sien­to la ne­ce­si­dad de vol­ver a lo pe­que­ño. Y cuan­do ha­go una co­me­dia, el cuer­po me pide ac­ción. Un tra­ba­jo es un tra­ba­jo", co­men­tó.

Por eso no ha du­da­do en em­bar­car­se en Exor­cis­mo en

el Va­ti­cano, su pri­me­ra in- cur­sión en el te­rror, un gé­ne­ro con el que dis­fru­ta es­pe­cial­men­te co­mo es­pec­ta­dor.

"Mi in­te­rés siem­pre em­pie­za por el guión, y en es­te ca­so me gus­ta­ba la his­to­ria y el per­so­na­je, un sa­cer­do­te sin ex­pe­rien­cia en ma­te­ria de exorcismos que ayu­da al Va­ti­cano a cum­plir su mi­sión. Me en­can­tan aque­llas pe­lí­cu­las en las que ocu­rren co­sas que pien­sas que po­drían pa­sar", de­cla­ró Pe­ña.

La cin­ta, di­ri­gi­da por Mark Ne­vel­di­ne, pro­po­ne la ba­ta­lla final en­tre el bien y el mal y arran­ca cuan­do una jo­ven de 27 años co­mien­za a ex­pe- ri­men­tar fe­nó­me­nos ex­tra­ños y pro­vo­ca se­rias le­sio­nes e in­clu­so la muer­te a quie­nes la ro­dean.

Tras ser exa­mi­na­da y com­pro­bar que pue­de tra­tar­se de un ca­so de po­se­sión, el Va­ti­cano apa­re­ce en es­ce­na pa­ra lle­var a ca­bo un exor­cis­mo, pe­ro los sa­cer­do­tes im­pli­ca­dos des­cu­bri­rán que la fuer­za sa­tá­ni­ca que en­cie­rra el cuer­po de la jo­ven es mu­cho más po­de­ro­sa de lo que ima­gi­na­ban.

"Ter­mi­né de leer el guión y me dio mu­cho mie­do. Ade­más, jus­to oí al pa­pa Fran­cis­co di­cien­do que el mal vi­vía en­tre no­so­tros. En ese mo­men­to, su­pe que te­nía que ha­cer es­ta pe­lí­cu­la", con­fe­só el in­tér­pre­te, cons­cien­te de que el gé­ne­ro es uno de los fa­vo­ri­tos del pú­bli­co la­tino, tra­di­cio­nal­men­te muy li­ga­do a te­mas re­li­gio­sos. "Pa­sé 14 años es­tu­dian­do

La Bi­blia y yen­do a mi­sa ca­da do­min­go", in­di­có el ac­tor, cu­ya ma­dre na­ció en Char­cas (San Luis Po­to­sí) y su pa­dre en Pu­ri­fi­ca­ción, Jalisco.

"Mi ma­má aga­rra­ba un hue­vo y con él me lim­pia­ba to­do el cuer­po. Que­ría que la ener­gía ne­gra se fue­ra de mí. Con 5 años me da­ba mu­cho mie­do aque­llo pe­ro ella de­cía que era por mi bien", sos­tu­vo el na­ci­do en Chica­go, hoy de 39 años.

Pe­ña man­tie­ne su fe y cree que el mal es­tá muy pre­sen­te en el mun­do.

"Pa­ra mí exis­te el bien y el mal", de­cla­ró. "En la so­cie­dad ac­tual ves a gen­te cons­cien­te de su mal­dad que di­ce: `¿por qué pa­rar?´ Eso es lo peor. Los lo­cos al me­nos no sa­ben lo que ha­cen", fi­na­li­zó.

Mi­chael Pe­ña na­ció en Chica­go, Illi­nois, el 13 de enero de 1976. Es­tá ca­sa­do con la ac­triz y es­cri­to­ra Brie Shaf­fer, con quien tie­ne un hi­jo, Ro­man, de 7 años.

ARCHIVO LA NUE­VA.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Siem­pre con­vo­ca­do. Mi­chael Pe­ña, en Holly­wood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.