An­te un di­le­ma de la pro­pia es­tra­te­gia

La Nueva - - EN PRIMER PLANO -

Fue un cim­bro­na­zo di­fí­cil de di­ge­rir por Mau­ri­cio Ma­cri pe­ro, di­ce el re­frán, "si hay mi­se­ria que no se no­te". El Pro ga­nó la Ca­pi­tal Fe­de­ral y re­tu­vo el go­bierno, aun­que el tram­po­lín so­ña­do a ni­vel na­cio­nal que­dó pos­ter­ga­do jus­ta­men­te en el dis­tri­to que ad­mi­nis­tra des­de ha­ce ocho años, el lu­gar des­de don­de de­bía par­tir una im­pa­ra­ble "ola ama­ri­lla" rum­bo a oc­tu­bre. Al­go ma­gu­lla­do, igual­men­te, Ma­cri dio vuel­ta la pá­gi­na y se mos­tró co­mo pre­si­den­cia­ble, pe­ro es evi­den­te que Scio­li y Massa se re­la­men.

An­tes de la elec­ción, cual­quier ci­fra con un seis ade­lan­te era más que bue­na, ya que ése iba a ser con­si­de­ra­do el "pi­so" ma­cris­ta en la Ciu­dad pa­ra las PA­SO pri­me­ro y pa­ra las ge­ne­ra­les des­pués, pe­ro los ciu­da­da­nos de­ter­mi­na­ron que Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta cru­za­ra con mu­le­tas la mi­tad más uno.

Jun­to al ra­zo­na­ble desem­pe­ño que se des­cuen­ta pue­de te­ner Ma­cri en Cór­do­ba, San­ta Fe, Men­do­za, En­tre Ríos y Sal­ta, se tor­na­ba más que com­pe­ti­ti­vo a ni­vel na­cio­nal si ga­na­ba có­mo­da­men­te en la Ca­pi­tal. An­tes de la elec­ción, se de­cía que el test al que lo es­ta­ba so­me­tien­do Lous­teau só­lo le ha­bía de­mo­ra­do la cam­pa­ña allí don­de ne­ce­si­ta mos­trar for­ta­le­za.

Pe­ro no fue so­la­men­te eso, ya que la iz­quier­da y quie­nes vo­ta­ron por el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria en la pri­me­ra vuel­ta ca­pi­ta­li­na de­ja­ron de la­do la op­ción del vo­to en blan­co, se de­ci­die­ron por el can­di­da­to de Eco, le hi­cie­ron ga­nar en me­dia Ca­pi­tal y le ba­ja­ron el op­ti­mis­mo al ma­cris­mo, pe­ro tam­bién a bue­na par­te de la opo­si­ción al go­bierno na­cio­nal.

En un tra­ba­jo de des­gas­te ha­cia la in­ter­na de las PA­SO, pue­de ser que el pro­pó­si­to del ex mi­nis­tro de Economía ha­ya si­do ju­gar a fa­vor de Er­nes­to Sanz o de Eli­sa Ca­rrió, aun­que ter­mi­nó sien­do fun­cio­nal al kirch­ne­ris­mo. Lo de Lous­teau fue una irres­pon­sa­bi­li­dad den­tro del es­pa­cio "Cam­bie­mos".

Aho­ra, pa­ra Ma­cri se abre el de­sa­fío de re­mon­tar es­te tra­go amar­go, mu­cho más do­lo­ro­so por­que el freno ha­cia la ca­rre­ra na­cio­nal se le ha pre­sen­ta­do en la Ca­pi­tal. Los vo­tos que re­ci­bió Lous­teau obli­gan al can­di­da­to a pre­si­den­te a en­ca­rar una cam­pa­ña me­nos light, mar­can­do mu­cho más las di­fe­ren­cias con el ofi­cia­lis­mo na­cio­nal.

Sin em­bar­go, no al­can­za to­da­vía con tan­tas ex­pre­sio­nes de de­seos co­mo las que des­pa­rra­mó Ma­cri en el dis­cur­so post-elec­ción, ya to­tal­men­te vol­ca­do a la Na­ción, re­ci­tan­do una es­pe­cie de cre­do cí­vi­co al­go per­so­na­lis­ta, por cier­to, una mo­da­li­dad que qui­zás sea un lei­mo­tiv de su cam­pa­ña.

Sin re­fe­rir­se a la elec­ción que tan­to lo de­be ha­ber fas­ti­dia­do, Ma­cri res­pi­ró hon­do y pu­so so­bre la me­sa las cues­tio­nes más crí­ti­cas de su agenda: la po­bre­za, el rol del Es­ta­do y el va­lor de las em­pre­sas pú­bli­cas (ANSeS, YPF y Ae­ro­lí­neas), el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal a la Jus­ti­cia y el "no" al pen­sa­mien­to úni­co.

Si es­te blan­queo de te­mas sir­ve tam­bién pa­ra que los de­más can­di­da­tos quie­ran ga­nar la pre­si­den­cial plan­tean­do ideas, qui­zás és­ta ha­ya si­do la bue­na no­ti­cia que de­jó la com­pul­sa por­te­ña pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na.

Al­go ma­gu­lla­do, Ma­cri dio vuel­ta la pá­gi­na y se mos­tró co­mo pre­si­den­cia­ble, pe­ro es evi­den­te que Scio­li y Massa se re­la­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.