El si­len­cio no ayu­da a la pro­ble­má­ti­ca

La Nueva - - LA CIUDAD -

Due­ña de un fron­do­so pal­ma­rés pro­fe­sio­nal co­mo pe­rio­dis­ta, más allá de sus 42 años, Ot­ta­viano re­cor­dó los tiem­pos en que se sos­te­nía que no con­ve­nía in­for­mar so­bre los sui­ci­dios en pro­cu­ra de evi­tar el de­no­mi­na­do “efec­to imi­ta­ti­vo”.

“No es in­vi­si­bi­li­zan­do a un pro­ble­ma co­mo se lo re­suel­ve. Un sui­ci­dio no es ta­bú, no es pe­ca­do, no es de­li­to, no tie­ne cul­pa­bles. Es una pro­ble­má­ti­ca so­cial y co­mo tal de­be tra­ba­jar­se de ma­ne­ra pre­ven­ti­va. No es real que si­len­ciar el te­ma sea de uti­li­dad”, definió.

Ade­más ex­hor­tó a evi­tar caer en los ex­tre­mos de ha­blar tan­to de “so­lu­cio­nes co­bar­des” co­mo de “he­roís­mo” o bien de “éxi­to o fra­ca­so” a la ho­ra de ca­li­fi­car los he­chos y ale­jar­se del afán por la “es­pec­ta­cu­la­ri­za­ción” que ca­rac­te­ri­za a cier­to pe­rio­dis­mo.

Tras men­cio­nar al­gu­nos ca­sos con­cre­tos en los cua­les se de­tec­tó un mal ejer­ci­cio de la información a la ho­ra de dar no­ti­cia so­bre sui­ci­dios.

“Las so­cie­da­des evo­lu­cio­nan. Ha­ce un tiem­po se ha­bla­ba de tra­ta de blan­cas o de crí­me­nes pa­sio­na­les, y en­tre to­dos, fui­mos des­cu­brien­do que no eran los tér­mi­nos co­rrec­tos. Las pa­la­bras tie­nen his­to­ria y hay nue­vas for­mas de de­cir que nos pue­den ir acer­can­do ca­da vez más a un apren­di­za­je com­par­ti­do, en es­te y otros te­mas”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.