Li­niers le in­yec­tó a Fe­rro un ve­neno mortal en el final

Apa­re­ció la Co­bra Iván Ló­pez y su pi­ca­du­ra re­sul­tó le­tal a tres mi­nu­tos de la fi­na­li­za­ción. Has­ta el gol, los bahien­ses no ha­bían te­ni­do chan­ces en el com­ple­men­to.

La Nueva - - DEPORTES - Ja­vier Os­car Sch­wab jsch­wab@la­nue­va.com

FUE 1-0 EN EL CO­LA­SUR­DO iniers se trans­for­mó, úl­ti­ma­men­te, en un ase­sino silencioso es­pe­ran­do su mo­men­to pa­ra atra­par a su víc­ti­ma. Es­tu­dia a su ad­ver­sa­rio, le po­ne obs­tácu­los di­fí­ci­les de sor­tear, lo va en­ce­rran­do en su pro­pio la­be­rin­to y, cuan­do se des­cui­da, le in­yec­ta un ve­neno mortal.

Se­me­jan­za de lo su­ce­di­do ayer en Ola­va­rría, don­de en­con­tró el an­tí­do­to per­fec­to y el mo­men­to opor­tuno –fal­ta­ban 3 mi­nu­tos pa­ra el cie­rre— de pi­car don­de más due­le con una de sus ar­mas pre­di­lec­tas: el ve­neno de la Co­bra Iván Ló-

Lpez. Go­la­zo por don­de se lo mi­re, con un ges­to téc­ni­co de crack pa­ra gi­rar so­bre su eje y cla­var un de­re­cha­zo tre­men­do con­tra el pa­ran­te de­re­cho de Mo­co­roa. Pe­ro los mé­ri­tos se acu­mu­lan en lo rea­li­za­do con an­te­rio­ri­dad. Por­que si bien Li­niers no lle­vó a Ola­va­rría a su for­ma­ción prin­ci­pal, fue cons­cien­te de sus li­mi­ta­cio­nes, no se ex­pu­so de­ma­sia­do y cuan­do tu­vo opor­tu­ni­da­des lle­vó pe­li­gro al ar­co ri­val.

Bien aga­za­pa­do atrás, con He­rre­ra y Pa­cho co­mo es­tan­dar­tes de los re­cha­zos, la vi­si­ta fre­nó el ím­pe­tu de los car­bo­ne­ros, quie­nes pe­se a mos­trar un jue­go atil­da­do, pro­cu­ran­do dar un buen des­tino al ba­lón, ca­re­cie­ron de pro­fun­di­dad pa­ra las­ti­mar.

A la de­fen­sa la apun­ta­ló el tra­ba­jo de Adrián Mon­zón y el res­pal­do pro­li­jo de Mon­tiel ju­gan­do ape­nas por de­lan­te de la lí­nea de cua­tro co­mo un ver­da­de­ro lim­pia­pa­ra­bri­sas.

Se acor­ta­ron es­pa­cios y se re­ple­gó con or­den. Los chi­vos tu­vie­ron ini­cia­ti­va y apro­ve­cha­ron el des­con­cier­to de los lo­ca­les en la ma­te­ria re­tro­ce­so. Por eso Stau­ti­ner in­quie­tó con un ti­ro li­bre; Pul­gar ca­si con­vier­te des­vian­do la tra­yec­to­ria de un ba­lón en­via­do por Mon­zón y Acos­ta obli­gó a la in­ter­ven­ción rá­pi­da del ar­que­ro en un mano a mano.

En Fe­rro, la tem­pra­na sa­li­da de Joel Zal­zar por un gol­pe en el to­bi­llo obli­gó a re­plan­teos. La fal­ta del crea­ti­vo vo­lan­te se sin­tió con cre­ces, a tal pun­to que Par­tal pa­só to­tal­men­te en esa frac­ción ini­cial.

Con Nievas en can­cha en el com­ple­men­to --Ju­lián Sa­le se le­sio­nó a los 5m.-- la de­fen­sa si­guió ofre­cien­do ga­ran­tías, por­que He­rre­ra se ubi­có co­mo se­gun­do cen­tral y Fran­co cu­brió el la­te­ral iz­quier­do. Fe­rro, en tan­to, co­lo­có a Pie­cen­ti co­mo en­la­ce y des­ar­ti­cu­ló el 4-4-2 pa­ra pa­sar al 4-3-1-2.

Li­niers aguan­tó a pie fir­me y so­por­tó una en­tra­da so­li­ta­ria de Joa­quín Za­la­zar (re­ma­tó muy des­via­do con el ar­co a su mer­ced) y un dis­pa­ro des­via­do de Pie­cen­ti, quien in­ten­tó con un ti­ro cru­za­do.

La rú­bri­ca del em­pa­te es­ta­ba al caer, cuan­do los in­gre­sa­dos Gon­za­lo Ba­rez e Iván Ló­pez ar­ma­ron un des­ca­la­bro y le pu­sie­ron la fru­ti­lla al pos­tre. El pri­me­ro pei­nó el ba­lón y el se­gun­do con­vir­tió un go­la­zo. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com So­lo por el gol que hi­zo se ga­nó to­dos los aplau­sos. “Fue de suer­te…”, di­jo el de­lan­te­ro. Pe­ro la for­ma en que aco­mo­dó el cuer­po pa­ra gi­rar y des­pa­char el de­re­cha­zo cru­za­do aba­jo no tie­ne na­da de ca­sua­li­dad.

Fi­gu­ra II El pi­be cre­ce día a día. No tu­vo mu­cho tra­ba­jo en el pri­mer tiem­po, pe­ro des­pués se can­só de re­cha­zar ba­lo­nes. Ya con Nievas en can­cha se ar­mó una du­pla com­pac­ta.

Con ba­lón al pie, Ju­lio Acos­ta pro­cu­ra pro­gre­sar en el cam­po an­te la mar­ca de Car­luc­ci. Li­niers vol­vió a ga­nar afue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.