Un fla­ge­lo que no ce­sa

La Nueva - - OPINIÓN - por Luis Ta­ru­llo Luis Ta­ru­llo es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN.

Si hay al­go que ca­rac­te­ri­za a es­te Go­bierno, más allá de mu­chas con­si­de­ra­cio­nes que pue­dan ha­cer­se, es su pa­to­ló­gi­co em­pe­ño por sos­te­ner reali­da­des que so­lo exis­ten en su ima­gi­na­ción.

Es lo que ocu­rre con uno de los dra­mas his­tó­ri­cos de la Ar­gen­ti­na, cual es la po­bre­za.

No hay es­tu­dio in­de­pen­dien­te que no sos­ten­ga que la po­bre­za al­can­za a más de un cuar­to de la po­bla­ción, pe­ro la ad­mi­nis­tra­ción Fer­nán­dez, empantanada en sus ama­ña­das es­ta­dís­ti­cas (o “no es­ta­dís­ti­cas”) sos­tie­ne que ese fla­ge­lo es in­fi­ni­ta­men­te in­fe­rior.

Qui­zás sean de­ma­sia­dos los fun­cio­na­rios que, tan ocu­pa­dos en sus ta­reas, no tie­nen tiem­po ni de sa­lir a la ca­lle a ca­mi­nar un po­qui­to en­tre gen­te co­mún y co­rrien­te que ha­ce ma­la­ba­res pa­ra so­bre­vi­vir, in­clui­dos aque­llos que ha­cen ma­la­ba­res en las es­qui­nas pa­ra que ma­nos ca­ri­ta­ti­vas les den una mo­ne­da.

El te­ma sa­lió a flo­te nue­va­men­te por­que la UCA di­fun­dió su ha­bi­tual in­for­me so­bre la can­ti­dad de ciu­da­da­nos po­bres exis­ten­te en la Ar­gen­ti­na.

Y ahí no­más, co­mo ca­da vez que es­te tra­ba­jo, co­no­ce la luz, se desata la po­lé­mi­ca.

Pe­ro el de­ba­te, que ad­quie­re ca­rac­te­rís­ti­cas vi­ru­len­tas des­de el mo­men­to mis­mo de la ré­pli­ca pro­ve­nien­te del ofi­cia­lis­mo, tam­bién se tor­na des­equi­li­bra­do por las pro­pias con­tra­dic­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

Por un la­do es­tán la foto y la pe­lí­cu­la, que po­nen en evi­den­cia lo que la ad­mi­nis­tra­ción pre­ten­de ma­qui­llar a su gus­to.

Y por otro la des­le­gi­ti­ma­ción pa­ra re­ba­tir que im­pli­ca el he­cho de que el pro­pio Go­bierno di­jo que no iba a dar más da­tos de po­bre­za, en­tre otras co­sas por­que con­si­de­ra que es di­fí­cil me­dir­la.

En­ton­ces, aun­que sue­na a al­go sú­per ló­gi­co, hay que de­cir que si no hay da­tos con­cre­tos pa­ra con­tras­tar es ca­si im­po­si­ble avan­zar en la dis­cu­sión.

En­ci­ma, del otro la­do hay información en ba­se a apli­ca­ción de prin­ci­pios cien­tí­fi­cos.

Po­bres son tam­bién los ar­gu­men­tos ofi­cia­les pa­ra in­ten­tar la ré­pli­ca, co­mo de­cir que una ex­tre­ma­da­men­te ín­fi­ma par­te de la en­cues­ta fue he­cha de ma­ne­ra te­le­fó­ni­ca. La UCA ape­ló al te­lé­fono en los ca­sos de con­sul­ta que no po­día ha­cer­se de ma­ne­ra per­so­nal, de­bi­do jus­ta­men­te a que esas per­so­nas es­tán ocu­pa­das y, en con­se­cuen­cia, for­man par­te de los “no po­bres”.

Pe­ro mi­lla­res de ciu­da­da­nos fue­ron con­sul­ta­dos en vi­vo y en directo y con­ta­ron sus pe­nu­rias, se­gún ex­pli­ca­ron los res­pon­sa­bles de la eva­lua­ción.

Vá­li­da se­ría la pul­sea­da si el Go­bierno con­tra­pu­sie­ra una en­cues­ta con da­tos cer­te­ros y re­ca­ba­dos en un tra­ba­jo de cam­po se­rio y efec­ti­vo.

Pe­ro a es­ta al­tu­ra es inú­til es­pe­rar un cam­bio de con­duc­ta de par­te de las au­to­ri­da­des que es­tán em­pa­can­do pa­ra ir­se en di­ciem­bre. Va­le des­ta­car que mu­chos de esos fun­cio­na­rios so­lo ten­drán que ir a bus­car sus ma­le­tas pa­ra lle­var­las a otras ofi­ci­nas, pues se re­ci­cla­ron in­ter­na­men­te pa­ra tra­tar de ate­rri­zar en un even­tual go­bierno de Da­niel Scio­li.

Cla­ro que an­tes tie­nen que dar­se dos si­tua­cio­nes cla­ves: Scio­li de­be con­se­guir la gra­cia del vo­to po­pu­lar y des­pués ver sus de­ci­sio­nes acer­ca de su acep­ta­ción o no de esos re­ci­cla­dos de la úl­ti­ma ho­ra.

De to­das ma­ne­ras, es­to es pu­ra es­pe­cu­la­ción, bá­si­ca­men­te el te­ma de quién se­rá el pri­mer man­da­ta­rio, por­que los po­ro­tos se cuen­tan al final.

Por aho­ra, aun­que sue­ne a re­sig­na­ción, so­lo res­ta desear que los po­bres no cai­gan más ba­jo y pue­dan man­te­ner­se afe­rra­dos con sus uñas a la lí­nea de la su­per­vi­ven­cia -que a es­ta al­tu­ra pa­re­ce un alam­bre de púas-, has­ta que lle­gue quien se apia­de de ellos. Po­bres po­bres...

“No hay es­tu­dio in­de­pen­dien­te que no sos­ten­ga que la po­bre­za al­can­za a más de un cuar­to de la po­bla­ción, pe­ro la ad­mi­nis­tra­ción Fer­nán­dez sos­tie­ne que ese fla­ge­lo es in­fi­ni­ta­men­te in­fe­rior”.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.