El com­ple­jo rol de la es­cue­la en una épo­ca vio­len­ta

La Nueva - - OPINIÓN - Por Lau­ra Hoj­man

El ase­si­na­to de un ni­ño de 5 años a ma­nos de su pa­dras­tro, se­gún la cau­sa ju­di­cial, ter­mi­nó de dis­pa­rar y po­ner una vez más so­bre la me­sa de fun­cio­na­rios, do­cen­tes, le­gis­la­do­res, es­pe­cia­lis­tas y la so­cie­dad en ge­ne­ral, el pa­pel de­ci­si­vo de la ins­ti­tu­ción es­co­lar en ca­sos en que la fa­mi­lia ya no es un es­pa­cio de con­ten­ción y afec­to, sino que no es más que una ame­na­za pa­ra la vi­da del me­nor de edad.

La pér­di­da de una cor­ta vi­da, la de Agus­tín Ma­rre­ro, víc­ti­ma de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, con de­ri­va­cio­nes de una su­pues­ta vio­len­cia de gé­ne­ro del pa­dras­tro a una so­me­ti­da ma­dre, plan­tó un mo­jón en el de­ba­te res­pec­to a la es­cue­la que, co­mo lu­gar de con­ten­ción de ni­ños y ado­les­cen­tes, no se pue­de per­mi­tir fa­llar.

El ca­so tam­bién dis­pa­ro una huel­ga cum­pli­da por só­lo 5 de 17 sin­di­ca­tos do­cen­tes por­te­ños, di­vi­di­dos por la va­li­dez o no de me­di­da y la efec­ti­vi­dad o no de la se­pa­ra­ción pre­ven­ti­va de dos do­cen­tes mien­tras se sus­tan­cia el su­ma­rio que no die­ron par­te ni aler­tas fue­ra del es­ta­ble­ci­mien­to de los gol­pes y au­sen­cias del ni­ño.

El de­ba­te la­men­ta­ble­men­te fue más allá del pe­di­do de Jus­ti­cia por el pe­que­ño ase­si­na­do a gol­pes en su ca­sa y del cre­cien­te nú­me­ro de ni­ños que asisten a las es­cue­las víc­ti­mas de mal­tra­tos y otras vio­len­cias, y di­vi­dió co­mo sue­le su­ce­der a una so­cie­dad me­dio­cre las opi­nio­nes so­bre la ac­tua­ción de una maes­tra y una di­rec­to­ra que no die­ron avi­so a or­ga­nis­mos su­pe­rio­res de esas "se­ña­les" o "gol­pes", que por si so­los ha­bla­ban.

Es cier­to que la "po­da" del go­bierno me­ne­mis­ta en los 90 al des­ac­ti­var y ce­rrar tra­di­cio­na­les "ga­bi­ne­tes" de las es­cue­las aten­di­dos por psi­có­lo­gos, psi­co­pe­da­go­gos y asis­ten­tes so­cia­les, pa­ra ca­sos de pro­ble­mas de con­duc­ta, adap­ta­ción o apren­di­za­je, fue­ron una sig­ni­fi­ca­ti­va pér­di­da pa­ra la la­bor do­cen­te, que prác­ti­ca­men­te que­dó desamparada.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos sie­te años los go­bier­nos na­cio­nal, bo­nae­ren­se y por­te­ño dic­ta­ron di­ver­sas nor­ma­ti­vas na­cio­na­les y lo­ca­les so­bre Pro­tec­ción de los De­re­chos de Ni­ños y Ado­les­cen­tes, y de Vio­len­cia Fa­mi- liar y de Gé­ne­ro, ade­más de ar­mar guías, ma­nua­les o pro­to­co­los pa­ra maes­tros y pro­fe­so­res en ca­sos de si­tua­cio­nes de vio­len­cia den­tro y fue­ra de la es­cue­la.

La ase­so­ra tu­te­lar ge­ne­ral de la Ciu­dad, Yael Ben­del, se re­fi­rió en diá­lo­go con DyN a las ar­gu­men­ta­cio­nes de la huel­ga do­cen­te res­pec­to de so­bre­ta­rea o po­si­ble des­am­pa­ro del edu­ca­dor y sos­tu­vo que "es­to que pa­só con la maes­tra es una ex­cep­ción a la regla".

"Des­ta­co to­dos los días la la­bor de los do­cen­tes, que es la más aten­ta de to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va", aña­dió, aun­que re­cor­dó que "los do­cen­tes sa­ben cual es el pro­to­co­lo, en ese jar­dín se es­ta­ban aten­dien­do 12 ca­sos" de po­si­ble vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar.

"La co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va sa­be que exis­te en Con­se­jo de Ni­ños y Ado­les­cen­tes en la Ciu­dad, co­no­cen la lí­nea 102 y los telefónos y guar­dias de abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos de la Ase­so­ría y la De­fen­so­ría", aña­dió pa­ra de­ta­car que "ade­más de los pro­to­co­los del mi­nis­te­rio de Educación, hay una ley mar­co, que es la Jus­ti­cia de la Ciu­dad que re­pre­sen­ta a los ni­ños y se en­car­ga de con­tro­lar la le­ga­li­dad de los or­ga­nis­mos del Eje­cu­ti­vo".

El ám­bi­to edu­ca­ti­vo -des­de es­cue­las has­ta uni­ver­si­da­des- cum­plió ro­les im­por­tan­tes en las cri­sis argentinas, co­mo en 2000 cuan­do se pu­so a prue­ba en dar con­ten­ción, tra­ba­jo y ali­men­to a mi­les de ni­ños y fa­mi­lias, al tiem­po de man­te­ner ín­te­gros los va­lo­res y la dig­ni­dad de mu­chos ar­gen­ti­nos.

Hoy las es­cue­las y la so­cie­dad en ge­ne­ral asisten a una inusi­ta­da rup­tu­ra de los víncu­los fa­mi­lia­res, de fal­ta de ape­go de pa­dres ha­cia sus hi­jos, de res­pe­to a ca­te­go­rías y au­to­ri­da­des que de­ri­va en re­pe­ti­das vio­len­cias co­ti­dia­nas ca­da vez más com­ple­jas.

Se­gu­ra­men­te el maes­tro de­be­ría de­di­car­se fa­ci­li­tar el apren­di­za­je y la so­cia­li­za­ción de ni­ños y jó­ve­nes, y ha­cer bien esa ta­rea, pe­ro esa cues­tión só­lo su­ce­de en so­cie­da­des que se ajus­tan a las nor­mas, tan­to des­de el Es­ta­do, los po­de­res y la so­cie­dad ci­vil, bie­nes­tar tam­bién que trae la paz so­cial.

Em­pe­ro, en es­tas épo­cas en que se res­pon­sa­bi­li­za de la vio­len­cia a la di­fu­sión de la mis­ma y no se asu­men las atri­bu­cio­nes pa­ra fre­nar­la, prin­ci­pal­men­te ha­cia los más des­po­seí­dos co­mo los ni­ños, el maes­tro se­rá por mu­cho tiem­po una fi­gu­ra ines­ti­ma­ble pa­ra co­la­bo­rar en la pre­ven­ción y erra­di­ca­ción del fla­ge­lo.

“En los úl­ti­mos sie­te años los go­bier­nos na­cio­nal, bo­nae­ren­se y por­te­ño dic­ta­ron di­ver­sas nor­ma­ti­vas na­cio­na­les y lo­ca­les so­bre Pro­tec­ción de los De­re­chos de Ni­ños y Ado­les­cen­tes”.

Lau­ra Hoj­man es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN, es­pe­cia­lis­ta en te­mas de educación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.