Des­cu­bri­rían a 37 mi­llo­nes de per­so­nas in­fie­les

Un gru­po hac­ker le exi­ge a la em­pre­sa due­ña del si­tio dar­lo de ba­ja jun­to a otra de sus pá­gi­nas.

La Nueva - - COMPUSER -

LA COR­TA VI­DA DE LA PÁ­GI­NA DE CI­TAS El si­tio de se­xo ca­sual e in­fi­de­li­da­des Ash­ley Ma­di­son fue hac­kea­do, com­pro­me­tien­do la ba­se de da­tos del ser­vi­cio, la información fi­nan­cie­ra y de­ta­lles pri­va­dos de más de 37 mi­llo­nes de usua­rios.

El in­ves­ti­ga­dor en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca Brian Krebs fue el pri­me­ro en re­por­tar el ata­que, aun­que lue­go fue con­fir­ma­do por el CEO de Avid Li­fe Me­dia, Noel Bi­der­man.

Es­ta em­pre­sa es due­ña de Ash­ley Ma­di­son y otros dos si­tios si­mi­la­res: Cou­gar Li­fe y Es­ta­blis­hed Men.

“No ne­ga­mos lo que es­tá pa­san­do”, afir­mó Bi­der­man.

Un hac­ker o gru­po que se ha­ce lla­mar The Im­pact Team se au­to­pro­cla­ma co­mo el cau­san­te de la bre­cha.

“Los hac­kers nos es­tán ame­na­zan­do con pu­bli­car to­da la información de los clien­tes, in­clu­yen­do sus per­fi­les, sus fan­ta­sías se­xua­les, sus transac­cio­nes con la tar­je­ta de cré­di­to, sus nom­bres reales y di­rec­cio­nes”, ex­pli­có el CEO.

Los ata­can­tes planean pu­bli­car es­ta información a me­nos que la em­pre­sa clau­su­re la pá­gi­na y Es­ta­blis­hed Men.

The Im­pact Team pre­sen­tó un “do­cu­men­to mo­ral” ex­pli­can­do sus ac­cio­nes.

En el es­cri­to cri­ti­ca du­ra­men­te a los usua­rios y al si­tio de in­fi­de­li­da­des.

Ash­ley Ma­di­son ofre­ce un ser­vi­cio que per­mi­te “bo­rrar per­ma­nen­te­men­te” to­da la información de su ba­se de da­tos por 19 dó­la­res.

Sin em­bar­go, el gru­po afir­ma lo con­tra­rio: “Esa ca­rac­te­rís­ti­ca es una men­ti­ra. En 2014 re­cau­dó 1.700 mi­llo­nes de dó­la­res pe­ro los da­tos pre­sen­ta­dos pa­ra rea­li­zar el pa­go efec­tua­do con la tar­je­ta de cré­di­to no son eli­mi­na­dos y es­to in­clu­ye el nom­bre y la di­rec­ción real”, ex­pli­có el gru­po en su ma­ni­fies­to. Po­cas op­cio­nes A pe­sar de to­do, los hac­kers no le ofre­cen mu­chas op­cio­nes a los usua­rios del si­tio.

“Lo la­men­ta­mos por aque­llas per­so­nas que en­ga­ñan pe­ro no me­re­cen dis­cre­ción”.

Cabe des­ta­car que, si bien Ash­ley Ma­di­son es el “si­tio nú­me­ro uno en in­fie­les”, el ob­je­ti­vo real del ata­que es Es­ta­blis­hed Men.

Es­ta pá­gi­na fue eti­que­ta­da co­mo “una red de pros­ti­tu­ción y trá­fi­co hu­mano uti­li­za­da por hom­bres ri­cos y po­de­ro­sos” de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá.

La vi­da es cor­ta...

"La vi­da es cor­ta. Ten una aven­tu­ra”. Con es­ta fra­se la pá­gi­na de ci­tas Ash­ley Madi- son ha­bía lo­gra­do atraer a más de 37 mi­llo­nes de usua­rios re­gis­tra­dos y “anó­ni­mos”.

El es­tric­to ano­ni­ma­to era su me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción. Ya no: la pá­gi­na ha si­do hac­kea­da. El au­tor del ata­que ase­gu­ra te­ner los da­tos de to­dos los usua­rios.

Si bien es el “si­tio nú­me­ro uno en in­fie­les”, el ob­je­ti­vo real del ata­que es

una pá­gi­na con ac­ti­vi­da­des po­lé­mi­cas.

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

"La vi­da es cor­ta. Ten una aven­tu­ra". Esa era la fra­se de por­ta­da del si­tio. Pa­re­ce que fue más cor­ta de lo es­pe­ra­do.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.