La­dro­nes ata­ca­ron a una pa­re­ja de ju­bi­la­dos en su ca­sa

Ac­tua­ron tres la­dro­nes que los re­du­je­ron y ata­ron pa­ra apo­de­rar­se de más de 5 mil pe­sos y jo­yas.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

“Lo lla­ma­ron a mi 'Vie­jo' pa­ra de­cir­le que te­nía al­go del co­rreo y que ba­ja­ra a fir­mar un re­mi­to o al­go así, y cuan­do fue a abrir la puer­ta del de­par­ta­men­to ya es­ta­ban arri­ba. Eran tres hom­bres, lo ti­ra­ron pa­ra atrás, co­rrie­ron la me­sa del co­me­dor y en­tra­ron”.

El re­la­to per­te­ne­ce a Ma­ría del Car­men Ferreras, y es­ta vez, el cuen­to del tío lo pa­de­ció un ma­tri­mo­nio ma­yor, al que los de­lin­cuen­tes ma­nia­ta­ron y le sus­tra­je­ron más de cin­co mil pe­sos, ade­más de al­gu­nas jo­yas de oro, en los po­cos mi­nu­tos que, en la tar­de de la vís­pe­ra, per­ma­ne­cie­ron en el de­par­ta­men­to “E” del cuar­to pi­so del edi­fi­cio Em­pe­ra­dor, ubi­ca­do en Be­rut­ti 87.

“Mi ma­má es­ta­ba acos­tán­do­se un ra­to la sies­ta, por­que eran, más o me­nos, las tres me­nos cuar­to y sa­lió pa­ra ver qué pa­sa­ba y cuan­do lo vio di­jo 'qué te pa­só, ¿te caís­te?', o al­go así y los tres la aga­rra­ron en el pa­si­llo y la lle­va­ron a la ha­bi­ta­ción”, de­ta­lla Ma­ría del Car­men, quien ha­ce re­fe­ren­cia a una “pre­cau­ción” que des­de ha­ce bas­tan- te tiem­po to­mó su ma­dre.

“Le ro­ba­ron to­do lo que te­nía de oro y un po­co de di­ne­ro que te­nía a mano por las du­das, por­que ella siem­pre di­jo 'bueno, si me pa­sa al­go que ten­gan ahí pa­ra lle­var­se'”.

Ase­gu­ró que los de­lin­cuen­tes “se lle­va­ron en­tre cin­co y seis mil pe­sos, por­que ade­más de lo que siem­pre tu­vo pa­ra es­tos me­nes­te­res, tam­bién le sa­ca­ron un po­qui­to de la bi­lle­te­ra. Ella siem­pre di­jo 'bueno, si en­tra al­guien que se lle­ve lo que quie­ra, pe­ro que a no­so­tros no nos ha­ga na­da'. Es que a ve­ces pa­sa que te ha­cen al­go a vos por­que no en­cuen­tran na­da. Mi 'Vie­ja' es de la idea de 'te­ner al­go por las du­das'”.

Se pre­su­me que los tres de­lin­cuen­tes con­ta­ron con apo­yo de, al me­nos, otro in- di­vi­duo que ha­bría si­do el que lla­mó a tra­vés del por­te­ro eléc­tri­co, del edi­fi­cio de diez pi­sos y va­rios lo­ca­les co­mer­cia­les que dan al sec­tor de la ve­re­da.

“Los ma­nia­ta­ron a los dos. Su­pon­go que los ata­ron con las ma­nos ade­lan­te, por el ges­to que siem­pre me hi­cie­ron. Y creo que los de­ja­ron sen­ta­dos, lo que sé es que no los hi­cie­ron que­dar­se en el pi­so... No hu­bo mal­tra­to, más allá de es­to; pe­ro son dos per­so­nas ma­yo­res. Mi pa­pá es­ta­ba muy asus­ta­do”.

El hom­bre tie­ne 83 años de edad y su mu­jer, 75, y “en cuan­to se desata­ron, me avi­sa­ron. Yo vi­vo a dos cua­dras de acá y vi­ne vo­lan­do”.

In­di­có lue­go que los des­co­no­ci­dos uti­li­za­ron pa­ra la bús­que­da de di­ne­ro el po­co tiem­po que per­ma­ne­cie­ron en el lu­gar.

“Es­tu­vie­ron cin­co mi­nu- tos, pe­ro la ha­bi­ta­ción es­ta­ba to­da re­vuel­ta. Bus­ca­ban pla­ta, na­da más. Y aun­que ha­bía po­cas, tam­bién se lle­va­ron al­gu­nas jo­yas aun­que, eso sí, to­do de oro; que, más que na­da, te­nía un va­lor sen­ti­men­tal. A mi ma­má le lle­va­ron la alian­za, que pa­ra ella era fun­da­men­tal”.

Hu­bo una for­tui­ta cir­cuns­tan­cia que hi­zo des­es­ti­mar a los de­lin­cuen­tes la po­si­bi­li­dad de que­dar­se más tiem­po en el de­par­ta­men­to.

“Su­pues­ta­men­te ya es­ta­ban arri­ba cuan­do mi ma­má aten­dió el te­lé­fono; eran de Te­le­fó­ni­ca. Ellos es­cu­cha­ron ese lla­ma­do y, cuan­do mi ma­má les di­jo 'aho­ra va a ve­nir mi hi­jo' lo re­la­cio­na­ron. Por­que en un mo­men­to uno ellos men­cio­nó: 'an­tes la lla­ma­ron por te­lé­fono, vá­mo­nos, vá­mo­nos, por­que es­to me hue­le mal'”.

De to­dos mo­dos, acla­ró que un hallazgo los hi­zo du­dar.

“Uno en­con­tró una ca­ji­ta fuer­te y pre­ten­dió abrir­la, por eso pi­dió he­rra­mien­tas y se pu­sie­ron a abrir­la. Mi ma­má les vol­vió a de­cir 'va a ve­nir mi hi­jo, va a pa­sar cual­quier co­sa; por fa­vor, vá­yan­se'”, co­men­tó.

El de­par­ta­men­to cuen­ta con una puer­ta de ac­ce­so que, des­de el ex­te­rior, só­lo se pue­de abrir con lla­ve.

“Co­mo mi ma­má les res­pon­dió que sí, cuan­do le pre­gun­ta­ron '¿tu hi­jo tie­ne lla­ve?, (los de­lin­cuen­tes) di­je­ron 'vá­mo­nos' y se fue­ron”.

Por úl­ti­mo, Ferreras men­cio­nó que los de­lin­cuen­tes “no te­nían ar­mas” y “se lle­va­ron un ma­no­jo de lla­ves y le di­je­ron 'de­ci­me cuál es la aba­jo por­que sino te ma­to'”.

Uno de los de­lin­cuen­tes in­ten­tó abrir una pe­que­ña ca­ja fuer­te, pe­ro la su­pues­ta lle­ga­da de un hi­jo de la víc­ti­ma pro­vo­có que de­ci­die­ran dar­se a la fu­ga rá­pi­da­men­te.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Per­so­nal de Po­li­cía Cien­tí­fi­ca se hi­zo pre­sen­te en el lu­gar del he­cho po­co des­pués de que to­ma­ran co­no­ci­mien­to del asal­to ocu­rri­do en el edi­fi­cio ubi­ca­do en Be­rut­ti 87.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.