Chi­cos y va­ca­cio­nes: ¿paz o caos?

Pa­re­jas que en am­bos ca­sos tra­ba­jan o ma­dres so­las, du­ran­te el re­ce­so es­co­lar: ¿có­mo ha­cen pa­ra no des­aten­der­los? ¿Hay tiem­po pa­ra to­do?

La Nueva - - PORTADA - Fe­de­ri­co Mo­reno fmo­reno@la­nue­va.com

Ma­ría Inés tie­ne una hi­ja de 12 años a la que no de­ja so­la en ca­sa y con la cual, por sus ho­ra­rios la­bo­ra­les, no pue­de apro­ve­char to­da la ofer­ta de en­tre­te­ni­mien­to in­fan­til que hay en la ciu­dad.

“De­pen­do prin­ci­pal­men­te de la bue­na vo­lun­tad de otras fa­mi­lias, con­tra­tar una ni­ñe­ra es un gas­to que no cual­quie­ra pue­de afron­tar”, acla­ra. Y agre­ga: “El pro­ble­ma se da tam­bién e in­clu­so peor en ve­rano. Tra­to de guar­dar­me una se­ma­na de las va­ca­cio- nes pa­ra ese mo­men­to, así pue­do es­tar con ella”.

¿Qué ha­cer con los adul­tos en va­ca­cio­nes? Per­dón, con los chi­cos. ¿Son dos se­ma­nas de sa­tu­ra­ción pa­ren­tal o un buen mo­men­to del año pa­ra dis­fru­tar de los hi­jos? To­do de­pen­de de la óp­ti­ca con que se lo mi­re.

An­te la lle­ga­da del re­ce­so in­ver­nal, pa­re­ce que ade­más de la va­cu­na con­tra la gri­pe es ne­ce­sa­rio en­con­trar el re­me­dio pa­ra "com­ba­tir" la pre­sen­cia de esos se­res in­quie­tos e inocen­tes en nues­tros ho­ga­res.

An­drea, ma­má de Pedro (9) y Ju­lie­ta (6), ha­ce co­mo Ma­ría Inés: "Por mi tra­ba­jo en un co­mer­cio del cen­tro no me pue­do que­dar to­do el día con ellos. Por suer­te, ten­go bue­nos ami­gos y ve­ci­nos que se los lle­van a sus ca­sas, sino no sé qué ha­ría".

Eri­ca tie­ne una ne­na de 7 años que, se­gún su ma­dre, “bien me­re­ci­do tie­ne el des­can­so, po­der acos­tar­se y le­van­tar­se con más li­ber­ta­des que de cos­tum­bre”.

Mu­jer de dos tra­ba­jos, apro­ve­cha la pau­sa en su rol do­cen­te pa­ra ha­cer las co­sas que ha­bi­tual­men­te no pue­de.

“El pro­gra­ma lo­cal de es­pec­tácu­los es muy lin­do, en lo que va de las va­ca­cio­nes ya fui­mos al ci­ne y al tea­tro”, cuen­ta es­ta ma­dre que no tie­ne en la ciu­dad fa­mi­lia­res su­yos ni de su ma­ri­do que le pue­dan dar una mano con el cui­da­do de Isa.

Por lo ge­ne­ral, cuan­do ni ella ni su pa­re­ja es­tán en ca­sa, lla­man a una ni­ñe­ra o la de­jan en ca­sa de una ami­ga.

Os­val­do y Ce­les­te son pa­dres de Pedro (11 me­ses) e Isa­be­lla (4 años).

“Mi mu­jer y yo tra­ba­ja­mos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y tra­ta­mos de aco­mo­dar nues­tros tiem­pos pa­ra cui­dar­los no­so­tros, pe­ro cuan­do na­ció el be­bé tu­vi­mos que con­tra­tar a una ni­ñe­ra, que nos da una mano a la ma­ña­na”, di­jo él.

Cuen­tan que, en va­ca­cio­nes, a la más gran­de la lle­van al tea­tro o al ci­ne y que ella pide ir a cier­tos res­tau­ran­tes o ca­sas de co­mi­das rá­pi­das por­que “le gus­tan los pa­tios de jue­gos”.

Ali­cia es­tre­nó ha­ce diez me­ses el tí­tu­lo de abue­la, pe­ro no se ol­vi­da de cuan­do lo que más dis­fru­ta­ba era la lle­ga­da de las va­ca­cio­nes pa­ra es­tar con sus hi­jos.

“No me gus­ta cuan­do se ha­bla de los chi­cos co­mo una car­ga o una res­pon­sa­bi­li­dad in­de­sea­da, he lle­ga­do a es­cu­char ha­blar de con­se­jos pa­ra 'so­bre­vi­vir' a las va­ca­cio­nes con los chi­cos y me pa­re­ce preo­cu­pan­te. Los hi­jos es­tán pa­ra que­rer­los, cui­dar­los y de­di­car­les nues­tro tiem­po”, afir­mó.

Los pa­dres más ocu­pa­dos re­cu­rren a ni­ñe­ras. Si no tie­nen di­ne­ro, bus­can co­la­bo­ra­ción en las ca­sas de los ami­gos o bien los ve­ci­nos.

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS - LA NUE­VA.

Más pe­lo­ta­zos que lo ha­bi­tual, una ima­gen clá­si­ca en es­ta épo­ca. Las chi­cas, en ge­ne­ral, son un po­co más tran­qui­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.