Una pau­sa siem­pre vie­ne bien

La Nueva - - LA CIUDAD. -

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, los chi­cos ne­ce­si­tan gas­tar ener­gía, mien­tras que los pa­dres, que no en to­dos los ca­sos es­tán de va­ca­cio­nes co­mo sus hi­jos, no dan abas­to con sus de­man­das. Lle­gar a ca­sa y en­con­trar más cria­tu­ras que de cos­tum­bre, más pe­lo­ta­zos con­tra el por­tón o sim­ple­men­te más gri­te­río, pue­de al­te­rar a más de uno.

Tam­bién acon­se­jan de­jar que los chi­cos se abu­rran un po­co y que ellos mis­mos ha­llen la for­ma de di­ver­tir­se. Po­ner lí­mi­tes de ho­ra­rios, ali­men­ta­ción y ac­ti­vi­da­des es tam­bién esen­cial pa­ra que “va­ca­cio­nes” no sea si­nó­ni­mo de “des­con­trol”.

Pe­ro me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pro­duc­to­ras de es­pec­tácu­los y has­ta el mis­mo Es­ta­do ofre­cen a esos pa­dres de­ses­pe­ra­dos la “sal­va­ción”, di­fun­dien­do una am­plia agenda de en­tre­te­ni­mien­tos pa­ra que los chi­cos se man­ten­gan ocu­pa­dos esas cin­co ho­ras que nor­mal­men­te pa­san en el co­le­gio.

¿Pe­ro es ese el úni­co aná­li­sis po­si­ble? No, se­gu­ra­men­te en la otra ve­re­da es­ta­rán los pa­dres que ce­le­bran la pau­sa en me­dio del ci­clo lec­ti­vo pa­ra dis­fru­tar de sus hi­jos, al­go que, por la vo­rá­gi­ne y la fal­ta de tiem­po, no pue­den ha­cer en mu­chos otros mo­men­tos del año.

Cla­ro es­tá que no to­dos pue­den ha­cen coin­ci­dir sus va­ca­cio­nes con las de sus chi­cos y que to­mar el au­to, su­bir a to­da la fa­mi­lia y ha­cer un via­je de pla­cer, pue­de a ve­ces sig­ni­fi­car un lu­jo.

Pa­ra col­mo, ade­más de la es­cue­la, las ac­ti­vi­da­des “ex­tra” tam­bién se to­man des­can­so. De­por­tes, idio­mas, mú­si­ca u otras ar­tes se ha­cen a un la­do y, aho­ra, de­jan su lu­gar al ci­ne, tea­tro, cir­co, tí­te­res, pla­zas y par­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.