Un cam­bio cul­tu­ral

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Ale­jan­dro Ol­me­do Zu­ma­rán Ale­jan­dro Ol­me­do Zu­ma­rán es abo­ga­do. Re­si­de en Bue­nos Ai­res.

Mien­tras lee­mos has­ta el can­san­cio no­ti­cias que nos in­for­man que “Cris­ti­na par­ti­ci­pa de la úl­ti­ma reunión de pre­si­den­tes del Mer­co­sur”, su go­bierno ac­túa co­mo si su man­da­to fue­ra vi­ta­li­cio y el país to­do fue­ra de su pro­pie­dad; no so­la­men­te los tres po­de­res, que de in­de­pen­dien­tes na­da tie­nen.

¿Có­mo he­mos lle­ga­do a es­te ni­vel ex­tre­mo de de­gra­da­ción?

Bad in­for­ma­tion es so­lo una mí­ni­ma ex­hi­bi­ción de la fal­ta de educación, cul­tu­ra, cla­se, ca­li­dad, pre­sen­cia, pru­den­cia, mo­ral, ho­nes­ti­dad, cohe­ren­cia, ca­pa­ci­dad y bon­dad que emer­ge de nues­tra Ar­gen­ti­na.

Nos es­tán lle­van­do a con­fun­dir la ma­la educación, agre­si­vi­dad, re­sen­ti­mien­to y gro­se­ría pen­den­cie­ra con in­te­li­gen­cia y for­ma­ción. Si has­ta es­cu­cha­mos que es una gran ora­do­ra… ¿Per­dón? Nun­ca en 215 años he­mos vis­to a al­guien que ejer­za la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra en for­ma tan des­afor­tu­na­da y pa­té­ti­ca, ejer­ci­cio que re­ba­ja la fi­gu­ra pre­si­den­cial a los más ba­jos es­tra­tos.

Yen­do más a fon­do en el aná­li­sis, no so­la­men­te la con­duc­ta pre­si­den­cial es un bo­chorno, sino que la co­ro­na la anomia de la ma­yo­ría de la so­cie­dad, que so­mos quie­nes ele­gi­mos a los que nos go­ber­na­rán, re­pre­sen­ta­rán y juz­ga­rán.

Que la cla­se po­lí­ti­ca y di­ri­gen­te na­cio­nal ha­ya de­ve­ni­do en al­go que nos da ver­güen­za aje­na no es no­ve­dad, pe­ro que su de­te­rio­ro si­ga pro­gre­san­do sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad da pa­ra pen­sar que en­fren­ta­re­mos gra­ves pro­ble­mas en el fu­tu­ro.

El te­rre­mo­to cul­tu­ral que arra­só con el al­mi­ran­te ge­no­vés Cris­tó­bal Co­lón, re­em­pla­za­do por Jua­na Azur­duy, que tie­ne me­re­ci­dos re­co­no­ci­mien­tos, es una de es­tas bar­ba­ri­da­des co­me­ti­das por es­te gru­po de po­pu­lis­tas ig­no­ran­tes que es­tán en el go­bierno.

Y no es la úni­ca bar­ba­ri­dad, aho­ra se en­fo­ca­rán a las ca­lles Al­si­na y Pe­rú, don­de se en­cuen­tra el mo­nu­men­to al gran pre­si­den­te Ju­lio Ar­gen­tino Ro­ca, a quien acu­san, en su ig­no­ran­cia e irres­pon­sa­bi­li­dad, de ge­no­ci­da.

Si fi­nal­men­te el kirch­ne­ris­mo se re­ti­ra del po­der, du­do que quien lo re­em­pla­ce ten­ga cla­ro quién fue y que sig­ni­fi­có pa­ra la Ar­gen­ti­na el pre­si­den­te Ro­ca.

Es de es­pe­rar que so­bre­ven­ga un cam­bio cul­tu­ral que pon­ga én­fa­sis en la ho­nes­ti­dad y en el no ro­ba­rás, ba­sa­do en una educación de ca­li­dad co­mo la de aque­lla glo­rio­sa épo­ca y co­rri­ja es­ta bar­ba­rie que so­lo fo­men­ta ig­no­ran­cia, odio y co­rrup­ción.

De un su­je­to ma­lo e ig­no­ran­te po­co pue­de es­pe­rar­se; sin em­bar­go, que­rer cam­biar la his­to­ria fa­bri­can­do otra pa­ra di­vi­dir y per­pe­tuar­se en el po­der es in­jus­ti­fi­ca­ble.

Ha­ce dé­ca­das, quie­nes aún per­ma­ne­cen en el po­der fo­men­ta­ban y di­fun­dían otras his­to­rias que los be­ne­fi­cia­ron y con­vir­tie­ron en en­ri­que­ci­dos y gran­des pro­pie­ta­rios, co­mo por ejem­plo con la dic­ta­to­rial 1.050.

Da mu­cha pe­na y do­lor es­cri­bir es­ta no­ta, que es­pe­ro evi­te que nos acos­tum­bra­mos a vi­vir acep­tan­do un po­pu­lis­mo teo­crá­ti­co, fun­da­men­ta­lis­ta e ig­no­ran­te que in­ten­ta go­ber­nar­nos por me­dio de im­pul­sos neu­ró­ti­cos.

El ata­que im­pla­ca­ble a la Jus­ti­cia y a to­do aquel que se atre­va a in­ves­ti­gar los lú­gu­bres y co­rrup­tos sen­de­ros de es­te po­der, ade­más de ile­gal es sis­te­má­ti­co. Ana­li­zar si rea­li­zan es­tas ar­bi­tra­rie­da­des por­que son cul­pa­bles de to­das las acu­sa­cio­nes o si es­tán de­bi­li­ta­dos por­que el po­der se les es­tá yen­do de las ma­nos no ayu­da.

En cam­bio, po­de­mos in­te­rrum­pir es­ta ca­rre­ra si nos da­mos cuen­ta en for­ma sim­ple y cla­ra de que el sis­te­ma vi­gen­te en la Ar­gen­ti­na des­de ha­ce dé­ca­das ha si­do per­fec­cio­na­do y ele­va­do a la má­xi­ma po­ten­cia en los úl­ti­mos 12 años, trans­for­man­do la good co­rrup­tion en fa­tal ko­rrup­tion.

So­lo un ac­cio­nar sin­ce­ro, pro­fun­do y ob­je­ti­vo que pon­ga al ser­vi­cio de la Na­ción -¡sí, al ser­vi­cio de la Na­ción y no la Na­ción al ser­vi­cio de los es­pu­rios in­tere­ses del go­ber­nan­te de turno!- po­si­bi­li­ta­rá nues­tra re­cu­pe­ra­ción.

Los más idó­neos, pre­pa­ra­dos, cul­tu­ral y mo­ral­men­te, que com­pren­dan que les cabe ser ejem­plo pa­ra la so­cie­dad y no ti­ra­nos cu­yo ob­je­ti­vo es en­gro­sar su pa­tri­mo­nio y el de sus fa­mi­lia­res la­van­do di­ne­ro y adue­ñán­do­se de una can­ti­dad tan gran­de de bie­nes que ni en cua­tro ge­ne­ra­cio­nes po­drán uti­li­zar, son los res­pon­sa­bles a car­go de quie­nes el fu­tu­ro espera en su gran­de­za.

Pa­ra quie­nes sos­tie­nen que en es­te pe­río­do K hu­bo co­sas bue­nas, con fir­me­za les res­pon­de­mos que no fue así, ya que tras un ob­je­ti­vo no­ble siem­pre hu­bo un fin es­pu­rio.

“Ha­ce dé­ca­das, quie­nes aún per­ma­ne­cen en el po­der fo­men­ta­ban y di­fun­dían otras his­to­rias que los be­ne­fi­cia­ron y con­vir­tie­ron en en­ri­que­ci­dos y gran­des pro­pie­ta­rios, co­mo la cir­cu­lar 1.050”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.