Nue­va York le da la es­pal­da a uno de sus hi­jos pró­di­gos

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Ma­riano An­dra­de

El mul­ti­mi­llo­na­rio Do­nald Trump pue­de es­tar su­bien­do en las en­cues­tas na­cio­na­les en­tre los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos en la ca­rre­ra ha­cia la Ca­sa Blan­ca, pe­ro sus úl­ti­mas con­tro­ver­ti­das de­cla­ra­cio­nes han si­do la go­ta que col­mó el va­so pa­ra Nue­va York, que ha de­ci­di­do dar la es­pal­da a su hi­jo pró­di­go.

Lue­go de que Trump car­ga­se con­tra los in­mi­gran­tes ile­ga­les me­xi­ca­nos y cues­tio­na­se el es­ta­tu­to de "hé­roe de gue­rra" del se­na­dor John McCain, el al­cal­de de­mó­cra­ta Bill de Bla­sio in­di­có el lu­nes que la ciu­dad no ha­rá más ne­go­cios con el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio.

"Do­nald Trump no re­pre­sen­ta la opi­nión de la gen­te de es­ta ciu­dad. Cier­ta­men­te no la de la ma­yo­ría", afir­mó De Bla­sio, agre­gan­do que las po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes del can­di­da­to pre­si­den­cial "son un te­ma en el que de­be tra­ba­jar la gen­te del otro par­ti­do", en re­la­ción a los re­pu­bli­ca­nos.

De Bla­sio ad­mi­tió sin em­bar­go que su ad­mi­nis­tra­ción no po­drá in­te­rrum­pir los con­tra­tos en vi­gen­cia que unen al mag­na­te con Nue­va York. "Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te ya no ha­re­mos nin­gún ti­po de ne­go­cio con Trump, de aho­ra en ade­lan­te", ase­gu­ró.

"Lo que el se­ñor Trump di­jo so­bre el se­na­dor McCain es inacep­ta­ble. El se­na­dor McCain es un hé­roe de gue­rra por don­de se lo mi­re. De­be­ría pe­dir dis­cul­pas por lo que di­jo", agre­gó De Bla­sio.

Trump se ha con­so­li­da­do co­mo lí­der en­tre los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos pa­ra las pre­si­den­cia­les de 2016, se­gún un son­deo pu­bli­ca­do el lu­nes, aun­que efec­tua­do an­tes de sus de­cla­ra­cio­nes del sá­ba­do con­tra McCain, ex­pi­lo­to que pa­só más de cin­co años en una cár­cel en Viet­nam lue­go de que su avión fue­ra de­rri­ba­do en 1967.

El mag­na­te, de 69 años, ob­tu­vo 24% de res­pal­do en­tre elec­to­res re­pu­bli­ca­nos, de acuer­do con esa en­cues­ta en la que al­can­za el me­jor apo­yo pa­ra un can­di­da­to es­te año, muy por de­lan­te de sus ri­va­les Scott Wal­ker (13%) y Jeb Bush (12%).

Apa­ren­te­men­te exas­pe­ra­do por las crí­ti­cas de McCain tras sus de­cla­ra­cio­nes an­ti­in­mi­gran­tes, Trump afir­mó que el se­na­dor no era "un hé­roe de gue­rra". "Yo quie­ro a la gen­te que no fue cap­tu­ra­da", di­jo.

Los se­ve­ros re­pro­ches que le hi­cie­ron otros pre­can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos, co­mo el ex­go­ber­na­dor de Te­xas Rick Perry y el se­na­dor Lind­sey Graham, no lo lle­va­ron a mo­de­rar sus in­ter­ven­cio­nes.

Graham es "un pe­so pluma to­tal", di­jo Trump el mar­tes en un dis­cur­so en Ca­ro­li­na del Sur, an­tes de dar a co­no­cer el nú­me­ro de te­lé­fono mó­vil del se­na­dor y lla­mar a los pre­sen­tes a te­le­fo­near­lo.

Tam­bién se mo­fó de Perry por­que "se po­ne ga­fas pa­ra ha­cer creer que es in­te­li­gen­te, pe­ro eso no fun­cio­na" y a Jeb Bush le re­pro­chó que no fue­ra un "buen ne­go­cia­dor".

Los ta­bloi­des de de­re­cha de la ciu­dad, el "New York Post" y el "Daily News", a ve­ces con­des­cen­dien­tes con los exa­brup­tos del mag­na­te, han si­do muy du­ros en los úl­ti­mos días.

En su por­ta­da del mar­tes, el "Daily News" pu­bli­có una foto de un jo­ven Trump en la aca­de­mia mi­li­tar con el tí­tu­lo "G.I Jo­ke" ("sol­da­do de bro­ma"), acu­sán­do­lo de ha­ber re­cu­rri­do a va­rias pró­rro­gas por es­tu­dios y una des­ca­li­fi­ca­ción mé­di­ca pa­ra no ser lla­ma­do a fi­las e ir a la gue­rra de Viet­nam.

"Trump po­drá ha­cer creer a los es­ta­dou­ni­den­ses que es un hom­bre de su­per­la­ti­vos, ex­tra­or­di­na­ria­men­te ri­co, sal­va­je­men­te exi­to­so, el ti­po más in­te­li­gen­te en cual­quier lu­gar, el más du­ro en la es­ce­na mun­dial, pe­ro aho­ra tie­ne que mos­trar a Es­ta­dos Uni­dos de qué es­tá he­cho ver­da­de­ra­men­te. Y no va a ser bo­ni­to", di­jo el dia­rio en un edi­to­rial.

El do­min­go, el "Post" ha­bía pu­bli­ca­do una ca­ri­ca­tu­ra de Trump en una bal­sa en al­ta mar con un ti­bu­rón a la vis­ta y el tí­tu­lo "Don Vo­ya­ge", un jue­go de pa­la­bras en­tre su pri­mer nom­bre y la fra­se en fran­cés desean­do "Buen via­je" ( bon vo­ya­ge).

Des­de el lan­za­mien­to de su can­di­da­tu­ra a me­dia­dos de ju­nio, Trump ha op­ta­do por un es­ti­lo muy pro­vo­ca­dor, y lo pri­me­ro que hi­zo fue des­cri­bir a los me­xi­ca­nos que en­tran ile­gal­men­te a Es­ta­dos Uni­dos co­mo nar­co­tra­fi­can­tes, cri­mi­na­les y vio­la­do­res.

"Cuan­do Mé­xi­co en­vía a su gen­te, no en­vía a la me­jor. Es­tán tra­yen­do dro­gas, cri­men y a sus vio­la­do­res", de­cla­ró.

La ola de re­cha­zo no se hi­zo es­pe­rar. Uni­vi­sión, lí­der en­tre los la­ti­nos y una de las ca­de­nas más vis­tas en Es­ta­dos Uni­dos, rom­pió con la or­ga­ni­za­ción Miss Uni­ver­so de Trump, y el mag­na­te tam­bién per­dió ne­go­cios con la te­le­vi­so­ra NBC y las tien­das Macys.

Le si­guie­ron la ac­triz de ori­gen hondureño Amé­ri­ca Fe­rre­ra, estrella de la se­rie de te­le­vi­sión Ugly Betty; la can­tan­te co­lom­bia­na Sha­ki­ra, que lo til­dó de "ra­cis­ta"; y el ra­pe­ro cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­se Pit­bull, quien ase­gu­ró que no se pre­sen­ta­ría en los ho­te­les del mag­na­te. Ma­riano An­dra­de agen­cia AFP-NA.

“Do­nald Trump po­drá ha­cer­les creer a los es­ta­dou­ni­den­ses que es un hom­bre de su­per­la­ti­vos, pe­ro aho­ra tie­ne que mos­trar a Es­ta­dos Uni­dos de qué es­tá he­cho ver­da­de­ra­men­te. Y no va a ser bo­ni­to”.

es pe­rio­dis­ta de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.